Alerta roja en la industria de la música: "Hay gente desesperada que ya se ha ido al campo a recoger fruta"

700.000 personas trabajan en la industria musical. Este jueves protestarán en casi 30 ciudades para pedir ayuda a las administraciones

Pin, pan, fuera. La semana pasada el Ministerio de Sanidad lanzó una agresiva campaña para concienciar a la población contra la expansión de la Covid-19. Para pedir prevención, el anuncio muestra al público apelotonado en un concierto y a continuación a una anciana sobre una camilla junto a un sanitario; la primera imagen sin duda es de archivo, pues desde el mes de marzo no se celebra en España una sola actuación musical en la que los asistentes se reúnan como en ese anuncio.

En realidad, son las 700.000 personas que trabajan de manera directa o indirecta para la industria musical los que están pin, pan, fuera. «La situación es dramática y alarmante, y no hay a la vista una posible recuperación progresiva durante 2021», afirma Ana Alonso, técnico de prevención, trabajadora de una empresa de Madrid.

«Nuestro sector ha sido especialmente perjudicado. Están cerrando empresas y salas de conciertos, hay miles de familias sin un euro desde hace siete meses, muchos trabajadores han cambiado de profesión, hay gente desesperada que se ha ido al campo a recoger fruta», revela Alonso, que es una de las portavoces de la plataforma Alerta Roja, que este jueves 17 ha convocado movilizaciones en toda España para «visibilizar la vulnerabilidad y el desamparo del sector musical ante la situación actual».

Esta jornada de protestas en casi 30 ciudades señala directamente a las administraciones municipales y regionales y al Gobierno de Pedro Sánchez. «Dentro de las industrias culturales se ha dejado atrás a la música mientras otros sectores han podido ir reenganchándose en la nueva normalidad. El ministro de Cultura podría haber hecho más por proteger al sector, pero esta situación afecta a más ministerios como Turismo, Industria o Hacienda», señala Alonso.

Ante la movilización de este jueves, la semana pasada el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, invitó a los representantes de la plataforma a una reunión urgente con la intención de evitar esta jornada de protestas, pero éstos prefirieron «mantener la reunión después de las movilizaciones, para poder tener una base para trabajar».

Sin festivales ni grandes conciertos desde el mes de marzo, con unas pocas actuaciones condicionadas por las limitaciones de seguridad y prevención, el sector ha sufrido además un sinfín de cancelaciones de última hora ordenadas por administraciones locales. «Así es, muchas cancelaciones unos pocos días antes del concierto o incluso el mismo día, pese a cumplir con todas las exigencias, sobre todo por parte de ayuntamientos temerosos».

La lista de músicos que apoyan la protesta es interminable. Raphael, Rozalén, Jorge Drexler, Coque Malla, Kiko Veneno, Sergio Dalma, Vetusta Morla, Miguel Poveda, Rebeca, Carmen Boza, Izal, Canijo de Jerez, Sidecars… A ellos se suman agencias de representación, productoras, salas de conciertos, festivales…

«En una gira hay un artista conocido y 39 personas que están detrás», recuerda Alonso. «Necesitamos medidas urgentes, pero no para estar mejor, sino simplemente para sobrevivir».

Numerosos artistas han apoyado la movilización en sus redes sociales, así como empresas y salas de conciertos.


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

TeatroLa catarsis de las artes escénicas: Jauría triunfa en unos premios Max muy reivindicativos
Música100 años de Charlie Parker, el saxofonista más importante de la historia del jazz
MúsicaAdele es acusada de "apropiación cultural" por lucir un bikini con la bandera de Jamaica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *