Alexander Grahovsky: «Llevo tiempo dándole vueltas a la idea de que el espectador toque y escuche la pintura»

Madrid Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Nombre completo: Alexander Grahovsky. Lugar y fecha de nacimiento: Alicante, 5 de septiembre de 1980. Residencia actual: Madrid. Formación: Artística, ninguna. Empecé a pintar en 2014 con Luisa Pallarés en Madrid cuando me quedé en paro. También he estado una temporada con Alejandro Carpintero y he hecho un par de workshops con otros pintores. Ocupación actual: Pintor figurativo y desarrollador front end.

Qué le interesa. La mayor parte de mi obra se centra sobre todo en el retrato. En concreto, el retrato de gente haciendo pompas de chicle. Lo que empezó como una excusa formal, ha ido creciendo, para terminar hablando del tiempo y de cómo lo experimentamos. Sobre todo cuando parece que no pasa, cuando hay algún tipo de tensión producto de la espera o repetición. 

Detalle de una de las piezas del autor en la muestra «Navel Art» – A. G.

De dónde viene. He expuesto en el Club Diario Información en Alicante, con la Aduana de Rousseau y en Navel Art, en Madrid; con Escalera de Incendios y en Espronceda Institute of Art & Culture en Barcelona. También con Creative Debuts Londres y en galería Léucade, en Murcia. Quizás los que guardo con mejor recuerdo son los dos proyectos de 2018: Retratos, chicles y una piscina, en el Diario Información (Alicante),y Carta de exploración cósmica, con Escalera de Incendios durante el festival Young Gallery Weekend (Barcelona). En el primero me enfrenté a una sala enorme, y en el segundo pude mostrar el proceso de varios retratos: desde bocetos pequeños a boli hasta lienzos tapados que no funcionaban, enfrentados con la versión final que normalmente vemos en una exposición. Me interesa mucho todo el proceso de cómo se construye una pintura.

Detalle de la expo «Retratos, chicles y una piscina» en Club Diario Información (Alicante) – A. G.

Supo que se dedicaría al arte… Siempre he dibujado. Desde que recuerdo, mi casa estaba llena de cómics y libros de arte, y siempre me imaginé siendo dibujante de cómics de superhéroes. Estuve cerca, pero no tengo lo que hace falta para desarrollar esa labor. En 2014, empecé a estudiar pintura, aquí, en Madrid, y poco a poco la técnica se fue imponiendo a lo demás.

A. G.

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el arte para «sobrevivir»? No recuerdo nada especialmente raro. Aunque en mi transición del cómic a la pintura también me dediqué a la ilustración editorial y tuve algunos encargos peculiares como, por ejemplo, un retrato de Trump.

Participación en el Young Gallery Weekend de Barcelona de 2018 (Escalera de Incendios) – A. G.

Su yo «virtual». Casi todos los encargos y ventas de originales han llegado a través de redes sociales e internet. También formo parte de una serie de tiendas online de prints que me permiten vender prácticamente en todo el mundo, y es lo que de verdad me da unos ingresos relativamente estables. Además está mi web que es más un portafolio online sencillo con contacto y un pequeño statement.

Dónde está cuando no hace arte. De vez en cuando, aún realizo algún trabajo de ilustración editorial, y el pasado mes de septiembre organizamos la primera exposición del colectivo que hemos formado varios artistas de Navel Art, el espacio donde tengo el estudio en Madrid.

Participación en el Young Gallery Weekend de Barcelona de 2018 (Escalera de Incendios)

Le gustará si conoce a… Hay muchos artistas de cómic que siempre están ahí, pero, sobre todo, las ilustraciones de Liberatore y el Moebius más extraño y surrealista. Fuera de este ámbito, las piscinas de Hockney, el ambiente de Hopper y el misterio o extrañeza de Lynch me seducen. Esto último nunca me lo había planteado, pero en los últimos años, cada vez que alguien ve la parte de mi obra que se aleja del retrato, siempre menciona su nombre, y, la verdad, algo de razón lleva. Otro pintor maravilloso es Hurvin Anderson, con su forma como mojada de pintar, que parece que los cuadros resbalen. Y la fotógrafa Viviane Sassen también me hizo plantearme los retratos de otra manera, como si fueran sombras o impresiones de las personas.

Ahora mismo destacaría a nivel nacional a autores como Yolanda Dorda, Julia Santa Olalla, Iñigo Navarro, Eloy Morales, Javier Ruíz, Miguel Gómez Losada, Alejandro Carpintero o, al que hace poco que descubrí, Hugo Fontela. La lista podría se gigantesca: la pintura española está viviendo un momento fantástico. También hay dos nombres a nivel internacional que creo que merecen mucho la pena: Zoey Frank y Jas Knight.

Presentación de las obras en Creative Debuts, en Londres – A. G.

Qué se trae ahora entre manos. Estoy probando cosas. Siempre hay unos meses en invierno en los que parece que me pierdo un poco y pinto por pintar. He hecho una lista de todo lo que siempre me han dicho que no había qué hacer con el óleo y he empezado a hacerlo. La idea es acercarme a la figuración de otra manera a como lo he hecho hasta ahora. También llevo un tiempo dándole vueltas a la idea de que el espectador toque la pintura y la «escuche». Estoy jugando con varias tecnologías que pueden permitirme enlazarlo todo, pero la idea aún está muy verde y apenas he empezado con las primeras pruebas. Me gustaría tener una pieza que funcionara en este sentido para la próxima exposición del colectivo en mayo.

Una de las obras del artista – A. G.

Proyecto favorito hasta el momento.How far is a light year?. Este cuadro me ha abierto muchas puertas y ha viajado por todo el mundo gracias a las reproducciones. La mayoría de mis encargos me han llegado gracias a ella. Además lo pinté en un momento complicado y fue mi primera venta internacional.

Detalle de «How far is a light year?» – A. G.

¿Por qué tenemos que confiar en él? Creo que no soy yo quien debería responder a esta pregunta, puesto que no desarrollo mi proceso creativo tratando de convencer a nadie. Se trata de la soberanía del artista para explicarse a través de su obra, en detrimento de las teorías que el propio creador pueda desarrollar por medio de ella.

Una de las piezas delautor

¿Dónde se ve de aquí a un año? No lo sé. A veces creo que me gustaría estar totalmente centrado en la pintura. Aunque la verdad es que mantener un pie fuera del arte, como lo tengo ahora trabajando también en el mundo del desarrollo web, ayuda a oxigenar. Soy un pintor relativamente joven, empecé hace seis años, y desde hace unos tres puedo dedicarme casi por completo a la pintura, así que espero seguir creciendo. A veces es complicado lo de tener los días partidos en dos, pero, de momento, lo llevo bien.

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? A Anna García. Como fotógrafa, me gusta mucho su mirada, y su labor como gestora cultural con Escalera de Incendios me parece genial. Es de las personas con más pasión por todo tipo de arte que he conocido y además fue de las primeras en apostar por mi trabajo.

Defínase en un trazo.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-alexander-grahovsky-llevo-tiempo-dandole-vueltas-idea-espectador-toque-y-escuche-pintura-202101041859_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-alexander-grahovsky-llevo-tiempo-dandole-vueltas-idea-espectador-toque-y-escuche-pintura-202101041859_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *