Así es el proyecto Tir-For, el Google Maps del Imperio Romano

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Patrocinado por la Unión Académica Internacional (UAI) y gracias a la colaboración de expertos de diversos países, el proyecto Tir-For. desarrolla el primer mapa digital al detalle sobre la Antigua Roma, el Google Maps del Imperio.

Basado en la información acumulada en casi cien años de investigación y en el uso de las informaciones técnicas y arqueológicas más nuevas, Tir-For es el resultado de la unión de los proyectos Tabula Imperii Romani (Tir) y Forma Orbis Romani (For); dos proyectos clave durante el siglo XX para la topografía cartográfica de la antigüedad romana.

El Institut d’Estudis Catalans (IEC), que preside la Comisión Internacional de TIR-FOR desde 2014, ha creado una plataforma «on line» internacional con una base de datos única para todos los países con información de todos los lugares y accidentes geográficos del mundo romano.

También se ha elaborado un visor del mapa que incluye información sobre las principales vías, ciudades, asentamientos, necrópolis, monumentos, puertos o instalaciones industriales de época romana.

Cualquier persona interesada en el Imperio o en conocer una área geográfica donde querría viajar puede consultar información sobre cada uno de los puntos, hacer búsquedas sobre temas diversos y generar mapas temáticos y cronológicos a demanda.

Proyecto casi centenario

La Tabula Imperii Romani (TIR), en cierta manera, ya comenzó en 1928 cuando el geógrafo O. G. S. Crawford formuló el proyecto de elaborar un «mapa de todo el Imperio romano» basado en el International Map of the World (IMW), a escala 1:1.000.000, subdividido en cincuenta y seis hojas y tomando como ejemplo el mapa de Gran Bretaña elaborado por él mismo. Después de la Segunda Guerra Mundial y de un periodo sin nuevas publicaciones, el proyecto se reemprendió con fuerza gracias a formar parte de los proyectos patrocinados por la UAI.

La Forma Orbis Romani (FOR) es una ampliación de la TIR mediante una cartografía más detallada. Se utilizan mapas arqueológicos muy precisos para reconstruir el territorio antiguo por medio de una cartografía generalmente a escala 1:25.000, o como máximo 1:50.000, lo que permite una geolocalización con coordenadas precisas. Este trabajo, además de ser útil para la investigación histórica, incide también en la conservación y utilización del patrimonio arqueológico en el territorio.

Recordemos que, según la información que maneja María Elvira Roca Barea en su «Imperiofobia y la Leyenda Negra», el Imperio Romano no fue el más extenso de la historia (fue el Británico) alcanzando un máximo de 6,5 millones de kilómetros cuadrados en tiempos de Trajano. Por no mencionar las famosas calzadas romanas, las construcciones más importantes del Imperio y que a lo largo de 80.000 kilómetros contribuyeron a difundir su poder por el mundo, en donde circularon mercancias, ejércitos y todo tipo de pensamientos religiosos, filosóficos y artísticos, desde Lisboa a las costas del Mar Negro.

A propósito de las calzadas y Google Maps, precisamente, apuntar también que el año pasado ya hablamos de Orbis, elaborado por la Universidad de Standford, otra especie de mapa virtual que recreaba digitalmente y de forma interactiva el sistema de transporte romano, también al estilo del Maps de Google. En donde podías poner un origen como Tarraco y un destino como Corduba, y darle a «calcular ruta» para saber que el camino más corto era de 1.442 kilómetros y 14,4 días.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/abci-proyecto-tir-for-google-maps-imperio-romano-202011031307_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-proyecto-tir-for-google-maps-imperio-romano-202011031307_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *