Atrapados por la lengua: las palabras que delatan a los asesinos

A la izquierda, Emilio Muñoz, el asesino de Anabel Segura. A la derecha, Unabomber

Atrapados por la lengua: las palabras que delatan a los asesinos

En un párrafo o en 5 minutos de charla dejamos rastros inevitables que estudia la lingüística forense. Esta técncia ha servido para cazar a terroristas como Unabomber, homicidas con acento o aspirantes a estafadores

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Óscar Sánchez, un lavacoches de Barcelona, penó 626 días en una cárcel de Nápoles. Lo detuvieron en 2010 y lo extraditaron a Italia, acusado de traficar con drogas para la Camorra. La prueba clave, una llamada hecha desde un móvil a su nombre (alguien había suplantado su identidad con su DNI). Una pericial lingüística realizada por un supuesto experto dinamitó su vida. El narco del pinchazo telefónico seseaba, voseaba y soltaba palabras como guacho o rebueno. Unos giros inusuales en Motngat, el pueblo del Maresme del que procedía Óscar, que no distinguió el perito porque ni siquiera dominaba el español. No importó: le condenaron a 14 años y fueron necesarias seis periciales más desmontando la tesis inicial para que

https://www.abc.es/cultura/abci-atrapados-lengua-palabras-delatan-asesinos-202101311736_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-atrapados-lengua-palabras-delatan-asesinos-202101311736_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *