Babuinos momificados por los antiguos egipcios arrojan luz sobre el paradero del reino perdido de Punt

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Cuesta creerlo ahora, pero los antiguos egipcios recurrían al reino de Punt para conseguir muchos de los tesoros que forjaron la mítica opulencia faraónica. Artículos de lujo como incienso, oro, pieles de leopardo y babuinos vivos llegaban al Valle del Nilo procedentes de este país, un socio comercial clave durante al menos 1.100 años.

Situado en algún lugar entre África y Arabia en el sur del Mar Rojo, su paradero exacto se desvaneció con el tiempo y comenzaron a surgir leyendas que tenían a Punt como protagonista. Sin embargo, una nueva investigación publicada en la revista «eLife» arroja luz sobre la situación del misterioso reino al tiempo que demuestra los grandes avances náuticos que consiguieron los primeros marinos egipcios.

Un equipo interdisciplinar liderado por la universidad americana de primatólogos, egiptólogos, geógrafos y geoquímicos ha rastreado tanto los orígenes geográficos de los babuinos momificados descubiertos en los templos y tumbas del antiguo Egipto y ejemplares modernos prodecentes de África oriental y el sur de Arabia para abarcar todas las hipotéticas localizaciones de Punt.

«La navegación de larga distancia entre Egipto y Punt, dos entidades soberanas, fue un hito importante en la historia de la humanidad porque impulsó la evolución de la tecnología marítima. El comercio de artículos de lujo exóticos, incluidos los babuinos, fue el motor de las primeras innovaciones náuticas», explica en un comunicado el autor principal del estudio Nathaniel J. Dominy, profesor de antropología en Dartmouth.

«Muchos académicos ven el comercio entre Egipto y Punt como el primer paso marítimo largo en una red comercial conocida como la ruta de las especias-prosigue este especialista-, que continuaría dando forma a fortunas geopolíticas durante milenios».

Por qué se momificaban

Mapa de África y cráneo del espécimen EA6738, dell Museo Británico. Su análisis isotópico indica la importación de algún lugar de la región sombreada en rojo – Jonathan Chipman y Nathaniel J. Dominy.

Los babuinos eran fundamentales para este comercio y este análisis es el primero que muestra cómo los ejemplares momificados pueden arrojar luz sobre la ubicación de Punt, objeto de debate académico durante 150 años.

Los antiguos egipcios veneraban a los babuinos -incluso llegaron a deidificarlos- a lo largo de su historia, y la evidencia más antigua data del 3000 a. C. Sin embargo, nunca existieron de forma natural en la región y fueron producto del comercio exterior.

Entre los tipos de estos mandriles que se momificaban estaba el «Papio hamadryas» (el babuino sagrado), cuyas momias tenían la misma posición con la que se representaba en pinturas murales y otras obras: como macho, en una posición sentada con la cola doblada hacia la derecha de su cuerpo. Otra especie, «Papio anubis» (el babuino oliva) también se momificaba, pero de una manera que reflejaba mucho menos cuidado.

El estudio se centró en babuinos momificados del período del Imperio Nuevo (1550-1069 a. C.) disponibles en el Museo Británico y especímenes del período ptolemaico (305-30 a. C.) disponibles en el Museo Petrie de Arqueología Egipcia del University College de Londres. Además, los autores examinaron tejidos de 155 babuinos de 77 ubicaciones en el este de África y el sur de Arabia.

El equipo midió las composiciones de isótopos de oxígeno y estroncio y utilizó un método llamado mapeo isotópico para estimar los orígenes geográficos de los especímenes recuperados de los sitios.

El estroncio es un elemento químico específico de una ubicación geográfica. A medida se erosiona, su composición se absorbe en el suelo y el agua y entra en la red alimentaria. A medida que los animales beben agua y comen plantas, sus dientes, pelo y huesos obtienen una firma geográfica que refleja dónde han vivido.

Los hallazgos demuestran que los dos babuinos P. hamadryas momificados del período del Nuevo Reino, EA6738 y EA6736, nacieron fuera de Egipto. Lo más probable es que procedieran de Eritrea, Etiopía o Somalia, lo que limita la ubicación de la legendaria tierra de Punt a esas zonas geográficas.

Cinco especies de P. anubis momificadas del período ptolemaico reflejaron niveles de estroncio que son consistentes con un origen egipcio, lo que proporciona indicios de una cría en cautiverio, probablemente en Memphis, la antigua capital del Bajo Egipto, al noroeste de el Mar Rojo.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/abci-babuinos-momificados-antiguos-egipcios-arrojan-sobre-paradero-reino-perdido-punt-202012170135_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-babuinos-momificados-antiguos-egipcios-arrojan-sobre-paradero-reino-perdido-punt-202012170135_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *