Buena faena de Román en una gran corrida de Santiago Domecq

El valenciano corta dos orejas al mejor toro en una gran tarde en la que Manuel Escribano logró un trofeo de cada uno de su…

Cabra (Córdoba) fue el escenario del inicio de la gira organizada por la Fundación Toro de Lidia y patrocinada por el Canal Toros de Movistar Plus. El desolador panorama de los tendidos no rebajó la ilusión del primer paso de este plan beneficioso para la temporada y para la tauromaquia. El alcalde la localidad cordobesa puso la condición a la organización de poner a la venta tan sólo 200 entradas para autorizar la corrida. Respuesta al descontrol de la situación pandémica en municipios aledaños.

Cuatro toros de Santiago Domecq, de diferentes capas y hechuras, pero todos ellos de preciosa estampa. Agradable para los toreros y más que digna para ser televisada. El más completo fue el cuarto, el que abrochó la gran corrida de la divisa gaditana. Román, todo entrega, lo recibió de rodillas por verónicas, tuvo que incorporarse ante el torrente de bravura que se le venía encima en el tercer lance. El toro lo hizo todo por abajo, con ritmo y transmisión. Definido desde salida, aprovechado por Román con lances hasta los medios. Tuvo el gesto el valenciano de ceder un quite a Chapurra, clásico sobresaliente, que resolvió con aire. El toro fue a más en una faena muy centrada de Róman, que supo guiar la acometividad desbocada pero no tonta. Le pegó una fuerte voltereta en un desarme en el que se quedó a merced en la cara. Los derrotes viajaron por todo el cuerpo, afortunadamente sin consecuencias. Se repuso y siguió con toda su raza a disposición de la bravura de ‘Emperador’. El final por bernadinas estuvo al nivel de emoción vertiginosa de la faena. Dos orejas para el valenciano y vuelta al ruedo al gran toro que cerró la primera corrida de la gira de reconstrucción. Al primer toro del valenciano del faltó ritmo pero tuvo temple que se vio en una buena tanda al natural. No se volvieron a entender como en aquel momento. Se dobló con buena intención en un jaleado final. La espada no viajó certera (saludos).

El primero de la tarde tuvo una clase excepcional, descolgó desde los primeros capotazos de Manuel Escribano. Empujó con fuerza y por abajo en el peto hasta meter en el callejón al picador al abrirse la puerta de detrás en la atropellada pelea. Cogió los palos el torero de Gerena con un comprometido par al quiebro citando sentado en el estribo. El toro desarrolló clase. El brindis fue a través de los micrófonos para Antonio Ruiz ‘Espartaco padre’ que gracias a su incombustible pundonor está superando una grave situación de salud. La faena de Escribano, tan honrado en la profesión, tuvo sus momentos. La espada se le fue unos dedos baja (oreja). Deslumbró en el saludo capotero al segundo de su lote, con una suavidad oculta en las batallas de cada tarde que forma la carrera de Manuel Escribano. Meció el percal para recordar. En banderillas destacó el primer par, de poder a poder. El toro fue cambiante, del tercer muletazo en adelante de cada serie protestaba. Escribano aplicó su buen oficio para manejar al toro con determinación (oreja).


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

La entrevista finalCarlos Crivell: "Hay un maltrato al sector taurino que raya en la prevaricación"
Añover de TajoTriunfo de José Garrido con Murteira Grave
TelevisiónCanal Toros de Movistar +, presente en las ferias de primera de Francia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *