Buena réplica de Guillermo Hermoso a un magistral Hermoso de Mendoza en Logroño

El joven rejoneador corta una oreja en una emotiva faena y su padre, que también logra un trofeo, firma una inspirada faena

El coso de la Ribera de Logroño tan sólo podía acoger mil espectadores. Nunca les había costado tan poco a los Hermoso de Mendoza demostrar su tirón. Su ‘norte’ respondió como siempre. La sensación de polideportivo de las plazas cubiertas se incrementó por la dispersión del público en unos tendidos con capacidad diez veces superior a la asistencia permitida.

Una polvareda se creó cuando el primer toro de Capea pisó el albero de Logroño. Cada carrera equina creaba una nube que subía por las barreras. Un solo rejón de castigo fue suficiente para ahormar el buen son murube del pupilo del maestro salmantino. Hermoso de Mendoza, siempre en maestro, mostró compromiso desde el principio. Logró momentos brillantes con Arsenio y debutando a Deseado en las últimas arrancadas emotivas del buen toro que se terminó viniendo abajo. El final sobre Corsario en banderillas cortas remató la elegante obra. El rejón de muerte fue certero, antes de doblar le pegó un susto al subalterno José Francisco Serrano ‘Greño’ (oreja).

Entre toro y toro durante toda la tarde fue el turno de la manguera que trató de combatir la dureza y la sequedad del piso, como dirían en México. De punta a punta cruzó Guillermo Hermoso el ruedo de La Ribera a lomos de un precioso caballo llamado Alquimista. El brindis fue para la familia torera Gutiérrez Lorenzo. El segundo toro tuvo muchos pies, el joven Hermoso lo paró en redondo con tanta emoción como polvo levantado de nuevo. El agua no había sido suficiente. Tras el rejón de castigo, bordó un quiebro en los medios que sorprendió mucho. El gran jefe asentía entre barreras. Mucha disposición durante toda la faena por parte de Guillermo hasta el tramo final con Esencial en dos ajustadas banderillas cortas y en un par final volcándose en el morrillo. En el único momento en el que acusó la inactividad el joven rejoneador estellés fue en la suerte suprema (silencio).

Una oreja cortó del que cerró la tarde, un toro al que le faltó humillación pero tuvo movilidad. Guillermo volvió por la senda de la raza en una faena muy arrebatada. Rompió del todo la afición con el final con las rosas y el par en lo alto con las cortas.

A través del micrófono del Canal Toros de Movistar Plus, Pablo Hermoso de Mendoza se acordó de toda la generación de personas mayores «a las que tanto debemos y que tan mal lo están pasando». Un brindis de respeto y admiración. El maestro de Estella formó un lío a lomos de Berlín, el caballo con el que logró la Puerta Grande de Madrid en 2019. Galopó a dos pistas hasta quitarle la grupa en el último momento y escaparse por dentro. La hermosina a continuación y varias banderillas en lo alto en limpios quiebros al buen toro de Carmen Lorenzo. Una gran faena con la mácula del rejón de muerte que no manejó con acierto.


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

DespedidaSebastián Castella se retira del toreo: "Hay otros universos por descubrir"
Gira de ReconstrucciónDos orejas al temple de Álvaro Lorenzo en Úbeda
Gira de ReconstrucciónBuena faena de Román en una gran corrida de Santiago Domecq

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *