Buscando el origen del dinero

Poderoso caballero es don Dinero, que decía Quevedo. Incluso en el siglo XXI, en plena era de las transacciones digital, la moneda (o el papel) sigue siendo símbolo de poder, riqueza, éxito, oportunidades… Un buen fajo de billetes sigue abriendo muchas puertas y comprando demasiadas voluntades. Y la amenaza de una crisis económica en plena pandemia genera miedo en todos los sectores.

La cuestión es ¿dónde está el origen de esta costumbre?¿por qué se empezó a acuñar moneda?¿Estaban los usos pasados del dinero muy ajados de los actuales? El profesor Andrew Meadows, de la Universidad de Oxford, se ha propuesto desentrañar estos y otros muchos misterios que rodean el momento en que la moneda se empezó a usar como una medio válido para el intercambio de bienes.

Asia Menor

En la antigua Anatolia se comenzó a acuñar moneda a finales del siglo VIII antes de Cristo

El investigador pasará los próximos cinco años recopilando pruebas del desarrollo de la economía monetaria en la antigua Anatolia, donde a finales del siglo VIII a.C. se comenzó a acuñar moneda. El trabajo pretende abarcar unos 700 años de historia, justo hasta el momento en el que Roma absorbió la región en el año 30 antes de Cristo.

”Asia Menor (que incluía gran parte de la Turquía actual) fue el primer lugar en el mundo donde se inventó la practica de usar dinero como un medio monetario”, explica Meadows, exconservador de monedas griegas en el Museo Británico y que ha recibido una beca de dos millones de euros del Consejo Europeo de Investigación para el proyecto.

Actual Turquía

En el reino de Lidia nació la primera moneda del mundo, una aleación de oro y plata conocida como ‘electrum’

En el reino de Lidia, actual Turquía, nació en el siglo VII antes de Cristo la primera moneda del mundo, una aleación natural de oro y plata conocida como electrum. Su valor nominal era de un tercio de estatera -medida griega adoptada por varios reinos durante siglos, hasta la llegada del denario romano- y su peso era de apenas 4,75 gramos.

El objetivo es conseguir una descripción completa de las monedas de alrededor de 336 ciudades, cuatro imperios, 60 reinos y alrededor de 50 dinastías independientes en esa región durante este período. El equipo tiene previsto reunir una base de datos de alrededor de 50.000 monedas de múltiples colecciones públicas.

”Estos datos permitirán un mapeo detallado del movimiento del dinero en el tiempo, permitiendo explorar el comportamiento monetario en el espacio político y geográfico”, asegura el profesor Meadows. La idea es conseguir también una lista de documentos que registraron transacciones monetarias en la antigua Anatolia.

Datos

También reunirá una lista de verificación de documentos epigráficos que registraron cambios monetarios

También reunirá una lista de verificación de documentos epigráficos que registraron cambios monetarios. “Esto permitirá una exploración paralela del comportamiento monetario a través de objetos y texto”, dice Meadows.

Más de 2.700 años después de su desarrollo inicial, las monedas siguen estando en todas partes e incluso adquieren un significado político para generar miedo u optimismo en la sociedad. “La acuñación ha tenido una durabilidad notable como medio”, añade el especialista de Oxford.

“Incluso en los días del euro, donde las formas monetarias se unifican, la existencia de billetes y su apariencia -concluye Andrew Meadows- sigue siendo un elemento crucial. Cada país tiene su propio diseño para el euro, lo que es una señal del significado perdurable del medio para nosotros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *