Cayetana, la pregunta perversa y la tauromaquia

La periodista teledirigida y bisoña de TVE abrió fuego sobre <strong>Cayetana Álvarez de Toledo </strong>sin medir con que toro se salía a los medios: "¿Es…

La periodista teledirigida y bisoña de TVE abrió fuego sobre Cayetana Álvarez de Toledo sin medir con que toro se salía a los medios: «¿Es bueno para la figura del Rey, y la para la Monarquía en general, que el Partido Popular y Vox abanderen la defensa de la Casa Real?» «Es que le pregunta es, permítame que se lo diga, taaan perversa?», contestó Cayetana como un seco frontón devolviendo la metralla.

La perversión del planteamiento sobre la defensa del Rey y la Monarquía es exactamente el mismo que vierten sobre la tauromaquia las izquierdas y los nacionalistas coaligados cuando los populares y la formación de Abascal defienden la tauromaquia. Alteremos el perverso cuestionamiento y verán: «¿Es bueno para la figura del toreo, y en general para la Tauromaquia en general, que el Partido Popular y Vox abanderen la defensa del mundo de los toros?» Que responda Álvarez de Toledo tal cual dijo en Televisión Expañola: «Es absolutamente perversa por lo siguiente: aquí hay unos que atacan sistemáticamente la institución [la fiesta brava] y cuando otros la defienden les acusan de politizar. El dilema que plantea la izquierda política y el nacionalismo en alianza es o depuesto [el Rey/el toreo] o de derechas. Acusan de politizar la Monarquía a quienes las defienden cuando son ellos los que atacan. Lo que nos están diciendo es ‘vosotros calladitos, no defendáis a la Corona [Tauromaquia] que nosotros ya nos encargamos de demolerla y de conseguir erosionarla de una manera sistemática'».

¿Es o no es? La misma perversión, la misma lluvia idelógica que cala. Ojalá contáramos con un paraguas como el de Cayetana. Incluso para cuando el PP se encoge como un caracol sin sol.


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Considerando en fríoLo paramos unidos
TribunaLas batallas del Partido Popular
IntemperieCasado y el problema del PP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *