¿Cómo consiguió la gran diva Maria Callas bajar de 110 kilos a 53?

Perfeccionista y obsesionada con el físico, la cantante de ópera más eminente del siglo XX quedó marcada para siempre tras leer en un periódico la reseña de una de sus primeras interpretaciones de Aida.

“Imposible distinguir entre las patas de los elefantes del escenario y las piernas de la Aida interpretada por Maria Callas”. Así es como el crítico le adjudicaba una elefantiasis. Ya llorada, y aunque nunca se resarciría de su complejo de caderas anchas y tobillos hinchados, Maria Anna Cecilia Sofia Kalogeropoúlou decidió solucionarlo.

El gran cambio

El súbito adelgazamiento de la Callas sucedió entre 1953 y 1954, tenía treinta años. Pasó de ser una soprano obesa a lucir figura de modelo. Perdió 30 kilos entre su primera interpretación de La Gioconda (pesaba casi cien kilos) y la de Don Carlos, en la Scala. Finalmente se quedó en 53 kilos ( 1,75 metros de altura).

Pidió ayuda a Madame Biki, gran diseñadora de Milán. “La primera vez que vi a la Callas entrando en mi tienda me pareció una campesina en un paseo dominical”. Zapatos planos, pendientes de plástico….

María Callas en Lido Beach el 6 de septiembre de 1957
María Callas en Lido Beach el 6 de septiembre de 1957 (Gtresonline)

Le enseñaron a caminar sobre tacones y destacar sus ojos acuosos con delineadores azabache. “Si utilizaba velos resultaba todavía más misteriosa”. Creía que pesando más de cien kilos no convencería encarnando a criaturas tan delicadas como Madame Butterfly, Medea o Violetta, la tísica cortesana.

Cómo logró bajar de peso Callas es un misterio. Idolatraba a Audrey Hepburn e inició una dieta de ensalada y carne casi cruda. Nada. En México visitó un cirujano plástico por si alguna operación aminoraba sus piernas hinchadas. Tampoco. Meneghini –su pareja, antes de que apareciera Onassis– confesó que pidieron consejo a ilustres médicos pero “ninguno se atrevía a experimentar con una diva”.

María Callas
María Callas (Gtresonline)

Pero la hipótesis más brutal de su transformación defendía que Maria Callas era poseedora de una taenia soliu, una lombriz, que se encargaba de hacer el trabajo. No quedaba claro si llegó a su cuerpo de modo accidental o voluntario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *