Coppola se despide de la familia Corleone con su nuevo montaje de ‘El padrino III’

Cuando Francis Ford Coppola dirigió El padrino tenía solo 32 años. Anteriormente había hecho la cinta de terror de serie B Demencia 13; la comedia Ya eres un gran chico; el musical romántico El valle del Arco iris y la road movie dramática Llueve sobre mi corazón, que ganó la Concha de Oro en San Sebastián. Era la primera vez que el director estadounidense se enfrentaba a una superproducción de la Paramount basada en el best seller de Mario Puzo sobre una familia siciliana asentada en Nueva York en los años cuarenta. Y salió más que airoso pese a los continuos choques y presiones del productor Robert Evans por controlar todos los aspectos del rodaje, empezando por el casting.

Por aquel entonces, Coppola era un don nadie y, aunque le negaron por activa y por pasiva contratar a un desconocido Al Pacino como Michael Corleone y a un Marlon Brando caído en desgracia como el cabeza de familia Don Vito Corleone, acabó saliéndose con la suya. Tras su estreno, la película se convirtió en un éxito inmediato en Estados Unidos y fue por un tiempo la más taquillera de la historia. La crítica se rindió ante esa obra maestra, todo un estudio sociológico de la mafia y de la comunidad ítalo-norteamericana, realzada con la icónica música de Nino Rota, que se alzó con tres premios Oscar: película, actor (Brando) y guion adaptado para Coppola y Puzzo.

El padrino / filme
El padrino / filme (El padrino / filme)

Dos años más tarde llegó la continuación, otra maravilla de película que exploraba los orígenes de un joven Vito en la piel de Robert De Niro abriéndose paso como un poderosísimo jefe del hampa de Nueva York y la elección de Michael como jefe de los negocios familiares. Para muchos, la secuela era incluso mejor que la primera, un drama de época clásico con mayúsculas que se alzó con seis premios de la Academia.

Coppola tardó 16 años en cerrar la trilogía. Los ejecutivos de la Paramount llevaban tiempo intentando convencerle de una tercera entrega, pero él siempre se negaba. Lo hizo incluso cuando estaba agobiado por los problemas financieros de American Zoetrope, la productora que creó junto a George lucas en 1969, y cuando su magia tras la cámara parecía haber quedado marchitada con los fracasos comerciales de Corazonada, Cotton Club o Tucker: Un hombre y su sueño.

Al final, la insistencia surtió efecto y junto a Puzo se encargaron de reestructurar una historia que había pasado por diferentes versiones de guion para poner el foco de atención en los esfuerzos de Michael Corleone por rehabilitarse socialmente y legitimar todas las posesiones de la familia negociando con el Vaticano. El personaje protagonizado por un envejecido Pacino buscaba un digno sucesor de los negocios de la familia, y todo apuntaba a Vincent, el hijo ilegítimo de su hermano Sonny, al que daba vida Andy García. La película iba a tener por título La muerte de Michael Corleone, pero los productores se negaron, ya que consideraban que era demasiado violento y revelador.

El padrino III llegó a los cines de Estados Unidos en la Navidad de 1990, obtuvo una tibia recepción de crítica y público. Sin embargo, acumuló siete candidaturas a los Oscar…., pero todos los honores se los llevó el western Bailando con lobos, de Kevin Costner. El crítico Augusto M. Torres la consideró “la mejor de la saga”, aunque la opinión generalizada tras su estreno es que no estaba a la altura de sus predecesoras, consideradas dos de las mejores películas de la historia. Entre las críticas por el tono lúgubre del filme o la trama enrevesada del guión, la que salió peor parada fue la elección de Sofia Coppola como Mary Corleone. La hija del realizador, carente de una formación como actriz, brindó una interpretación que tambaleaba al lado de la del resto de sus compañeros de reparto. Los Razzie, inevitablemente, se fijaron en ella y le otorgaron dos galardones como peor actriz secundaria y peor nueva estrella.

El padrino III
El padrino III (Paramount)

Francis Ford Coppola, un cineasta obsesivo y perfeccionista con su trabajo, tiene predilección por retocar algunas de sus películas en forma de nuevos montajes. Lo hizo con su película de culto sobre la guerra de Vietnam Apocalypse Now (1979), que en agosto de 2001 pasó a contar con 50 minutos extras con ‘Apocalypse Now Redux’ y otro montaje titulado ‘Apocalypse Now Final Cut’, que apareció con motivo del 40 aniversario de la cinta original y que vendría a ser como un intermedio entre la original y la Redux.

En octubre de 2019 sacó a la luz Cotton Club Encore, con nuevas secuencias del original Cotton Club (1984) en la que los personajes negros, especialmente Gregory Hines, recobraban el protagonismo que merecían en este drama musical ambientado en Harlem en los años treinta interpretado por Richard Gere y Diane Lane.

Treinta años después del sabor agridulce que le dejó El padrino III, el director ha vuelto a la carga para hacer justicia a la película con una nueva versión mejorada, la que tuvo siempre en mente para concluir la saga, que llega ahora a los cines. Entre los cambios que ofrece El padrino, Epílogo: La muerte de Michael Corleone, destaca una escena inédita al inicio y la desaparición de la escena final con la muerte de Michael en la más completa soledad mientras se halla en el jardín de la casa del difunto Don Tommasino en Sicilia. También incluye imágenes y sonido restaurados y secuencias y pistas musicales reorganizadas.

“Para esta versión, he creado un nuevo inicio y un nuevo final, además de reorganizar algunas escenas, planos y pistas de música”, señala el propio Coppola en la nota de prensa que acompaña el estreno. “Con estos cambios y la restauración de la imagen y el sonido, para mí esta es una conclusión más apropiada para El padrino y El padrino 2”. Según las primeras críticas, que son positivas, el nuevo montaje no cambia en lo sustancial el sentido de la película.

Para esta versión, he creado un nuevo inicio y un nuevo final, además de reorganizar algunas escenas, planos y pistas de música”

Diane Keaton, que encarna a Kay, la mujer de Michael, y Andy Garcia, han visto el montaje en los estudios de Paramount y se muestran entusiasmados con el resultado.“Verla ha sido una de las mejores experiencias de mi vida”, aseguró la actriz. “Fue un sueño hecho realidad. Vi la película en una luz completamente diferente. Cuando se estrenó originalmente tenía mis dudas, y no le fue demasiado bien ni en taquilla ni con la crítica. Pero Francis reestructuró el principio y el final de la cinta y ahora funciona mejor”.

Además, la protagonista de Annie Hall espera que esta nueva versión sirva para redimir la actuación de una joven Sofia Coppola, que goza en la actualidad de gran prestigio como cineasta y guionista. “Ya no la van a criticar. Sofia interpretó a la perfección a una persona con un padre así, jefe de una organización criminal. Es una chica que no está segura de sí misma, que se mantiene callada. Un tanto torturada. En mi opinión lo hace fantástico”.

Sofia Coppola y Andy Garcia en 'El Padrino III'
Sofia Coppola y Andy Garcia en ‘El Padrino III’ (Paramount)

Para Paramount, el estreno de este nuevo montaje parece no ser suficiente para poner punto y final a los Corleone y no descarta la idea de prolongar la franquicia con un nuevo filme. Y es que según ha comunicado a The New York Times, “aunque no hay planes inminentes para una nueva película en la saga de El padrino, la fuerza perdurable de su legado hace que este sea una posibilidad si aparece la historia adecuada”. Eso sí, Coppola ya ha dejado claro que no será él quien regrese al universo creado por Puzo: ”Es posible que haya una El padrino IV, una El padrino V y una El padrino VI, pero no seré yo quien las dirija”, ha sentenciado.

Paramount no descarta la idea de prolongar la franquicia con una cuarta entrega. Esta vez, sin Coppola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *