Cuando una madre se da cuenta de que no tiene ni idea de cómo es su hija

Cuando una madre descubre a una perfecta desconocida en la persona de su propia hija, con la que vive desde sus 17 años, la experiencia puede resultar “tenebrosa”. Este es el termino que utiliza el cineasta vasco David Pérez Sañudo al comentar su opera prima, Ane . La película se estrena este viernes después de su presentación en el Festival de San Sebastián, donde la cinta en su conjunto pero sobre todo la interpretación de Patricia López Arnáiz en el papel de madre de la criatura recibieron elogios y aplausos.

Lide (López Arnáiz) trabaja como vigilante de seguridad para la empresa que ejecuta unas obras del tren de alta velocidad en Vitoria, año 2009. La expropiación de algunas viviendas en el barrio por el que han de pasar las vías son motivo de conflicto y altercados. Una mañana, Lide comprueba que su hija, Ane, no ha dormido en casa. Al principio no le da importancia. Hasta que comprueba que la chica ha desaparecido. Entonces empieza a buscarla junto a su ex y padre de la adolescente, Fernando (Mikel Losada). Ambos, pero sobre todo ella, van a descubrir en Ane a una joven que no conocían en absoluto.

La idea de la película surgió cuando Sañudo y su coguionista, Marina Parés, andaban por París en el 2016, poco después de los atentados de Charlie Hebdo y Bataclán. La situación en la ciudad les hizo reflexionar sobre “cómo y hasta qué punto el contexto social y político puede incidir en la vida íntima de las personas”.

Fotograma de 'Ane, de David P. Sañudo, con Patricia López Araniz en el papel principal
Fotograma de ‘Ane, de David P. Sañudo, con Patricia López Araniz en el papel principal (TAMARA ARRANZ)

Los dos cienastas son hijos de profesor y esto les llevó a poner el foco en la paradoja que sobreviene “cuando alguien enseña a los hijos de los demás pero tal vez abandona la educación de los suyos”. En el caso de la cinta, “Lide vigila lo ajeno pero descuida lo propio”.

La película habla de fronteras de distinto tipo y de “cómo el contexto social y político puede incidir en la vida íntima de las personas”, explica el director.

La historia habla de fronteras, continúa el realizador. De fronteras entre la infancia y el mundo adulto de Ane; de límites en la comunicación entre madre e hija, de lindes físicos entre dos países… Y de falsas líneas de separación –aquí más bien de conexión– entre géneros cinematográficos que nos empeñamos en etiquetar. Porque el filme es a la vez drama y thriller, sin que lo uno pueda entenderse sin lo otro.

El de Lide es el papel más importante que López Arnáiz –conocida especialmente por su trabajo en la serie La otra mirada – ha hecho en el cine. Y no sólo porque sea su primer rol protagonista para la gran pantalla. Ni porque con él haya cosechado ya los piropos de casi todos los críticos. También lo es por la oportunidad que le ha dado de “participar creativamente” en la construcción de un personaje por el que dice sentir especial apego. “No creo que vuelva a encontrarme fácilmente con el papel de una mujer tan de la tierra, tan callejera y tan auténtica”, dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *