Cuvillo marca la diferencia

Daniel Luque y Emilio de Justo se hacen con un abultado botín de orejas, pero en los dos toros más importantes de la tarde se…

Cuando saltó al ruedo Pocarropa, acababan de apagarse los aplausos del paseíllo, Daniel Luque y Emilio de Justo se calaban de nuevo las monteras y aún se acomodaba la gente en la piedra. Pocarropa venía descolgado dos metros por delante, con todo su portentoso cuello a cuestas. Daniel Luque dibujó verónicas hermosas para remontar un volatín: dejó demasiado muerto el capote abajo al toro de Núñez del Cuvillo y sucedió la tonta pirueta. La media verónica fue espléndida. Como otra de caro broche al

Para seguir leyendo, hazte Premium

¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Mensual

 

1€

primer mes

y después 7,99 €

Anual

4 meses gratis

59€

Gratis 1 año de Legálitas Estándar (valorado en 240€)

Descubre qué es Premium

Cancela cuando quieras

Consulta los términos y condiciones del servicio


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *