David Broza: «El mayor reto fue grabar con las guitarras de Paco de Lucía»

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Acaba de cumplir 65 años. David Broza (Haifa, Israel, 1955) canta en español, hebreo e inglés y es admirado en todo el mundo. «Siempre filmo todo», comenta. «Ahora he filmado la grabación de En casa Limón. Tuve la suerte de grabar en Madrid con Javier Limón y, para mí, es un homenaje a la guitarra española. No me atrevería a hacer un álbum por el interés de enseñar cómo toco. Nunca me he considerado un guitarrista, ni solista, han sido muy pocas las veces que me han llamado de un estudio para acompañar a un artista. He sido acompañador mío, para mis necesidades, y es verdad que toco de una manera original, diferente, tengo una interpretación».

¿Cuáles son sus fuentes? Porque sí es verdad que a veces recuerda el toque flamenco.

De todo y nada (risas). He escuchado desde jazz hasta Jackson Browne y Paul Simon y James Taylor; y los españoles, Paco de Lucía, con quien he compartido cartel, Manzanita, con quien he trabajado, y cada uno me inspiró, de una manera u otra. Y yo, emulando, copiando los estilos, buscando, Joaquín Rodrigo, el Concierto de Aranjuez

Sí, sí, es que todo eso se ve en el nuevo disco, incluso Django Reinhardt, ¿puede ser?

Django Reinhardt, Stéphane Grappelli… ¿sabes? He tocado con Al Di Meola hace muchos años, en el tiempo en el que utilizaba la rejilla (capodestra) en el traste. En el mundo de los guitarristas no hay leyes. Hay que tocar y sacar lo que tu alma pide de una manera total, y para eso tienes que practicar, practicar y practicar. Tienes que dedicarle toda tu vida a ese instrumento, a tu voz, a lo que sea para que en el momento que te lo pidan o en el momento que tú has decidido sales, y lo das todo, como un torero, no hay otra manera, es tu vida y es tu alma, no hay ni cero ni hay cien, hay miles y miles, tú no das tu cien por cien, eres tú entero lo que das. Es tu piel, es tu hueso, es tu sangre, es todo. Cuando dejas de tocar la canción y la gente te aplaude, no te aplaude porque lo has hecho muy bien, lo hace porque les has tocado el alma. Como dijo Javier Limón cuando entramos en el estudio: «Tenemos que grabar el sonido de la guitarra, como tú la toques, para la eternidad. Para darles inspiración, para entretenerlos, es tu musa, vas a inspirar a mucha gente, es para la eternidad». Esto es el estudio, lo que ocurre en el escenario se queda en el escenario. Y al día siguiente te tienes que reinventar de nuevo. No he hecho otra cosa en mi vida desde el momento que decidí hacerme músico, que no fue antes de cumplir veintidós años. Y en este álbum fue la primera vez que aprendí a mostrarme sin tener vergüenza, delante del micrófono, sin cantar, y decir: «Mira, estos son mis temas y aquí los tienes».

«La gente no aplaude porque lo hayas hecho muy bien, sino porque le has tocado el alma»

Decides grabar solo con el acompañamiento de tu guitarra.

Nunca había tenido la idea de un álbum instrumental. Aunque mis fans muchas veces me lo habían pedido. Entonces es cuando me llama el presidente de S-Curve, el sello, que son de BMG, Steve Greenberg, y me dice que me conoce bien, porque ha grabado dos discos míos, y me pregunta si tengo temas instrumentales. Y le digo: «No, ¿por qué?». Y me responde: «Pues creo que ya es tiempo, porque a mí me falta un álbum instrumental de David Broza». Intenté decirle que el mundo no está esperando eso, que no hace falta. «No -contestó-, hace falta y yo tengo el caché para eso». «Bueno, pues déjame pensarlo». Y no tenía un tema. Así que me senté en casa y empecé a componer por las mañanas.

Eso, ¿cuándo empezaste a componer estos temas?

Creo que hace tres años. Y, después de un año -porque estoy haciendo una media de ciento cincuenta conciertos al año, no paro de tocar por los cinco continentes: Japón, Australia, Estados Unidos…-, tenía ocho temas especiales para el álbum, otro que cogí del de Townes Van Zandt y otro de Parking completo. Al final, cuando le llamé, me dijo que era una lástima, porque ya no tenía el presupuesto, así que esperamos. Entonces pasó un año, llamé a Greenberg para ver con quién lo íbamos a producir, y transcurrieron otros seis meses, hasta que una noche me dice mi mujer: «¿Por qué no llamas a Javier Limón? Él te conoce bien, te respeta mucho». Le envié un whatsapp, justamente él estaba en Cuba grabando, y me dice: «Desde que murió Paco de Lucía no tengo mucha ilusión por hacer un álbum instrumental». Y, diez minutos después, añade: «¿Sabes? Pensando en tu guitarra, en la manera en la que tocas, me encantaría hacerlo, es un mundo diferente a lo que conozco». Así fue cómo quedamos en julio de 2019 y entramos al estudio de la Casa Limón. Tuve antes cuatro meses para practicar ocho horas diarias. Fijamos seis días para grabar doce temas y al cuarto día ya lo teníamos todo. Me dice: «Oye, es que has llegado tan preparado que yo casi solo he tenido que poner el record de grabar». Y, ahí estamos, este es el sonido. Pero el mayor reto fue cuando Javier me pidió grabar con las guitarras con las que grabó Paco de Lucía los últimos álbumes en su estudio. Y yo le dije: «No sé, las guitarras flamencas son muy especiales, mi estilo es mucho más duro». Pues al final hice 11 temas con estas guitarras de Vicente Carrillo, que es un luthier que viene de Cuenca. La única que hago con mi guitarra Contreras, madrileña, con la que toco desde los 12 años, es «Nili’s Waltz». Las flamencas, además del estudio para tocarlas, son muy delicadas en sí mismas. Yo soy rockero, un poco bestia en el escenario, pero en el estudio tenía que controlar mis manos como si fueran dos cuerpos diferentes, la mano derecha tenía que ser flojita y la izquierda como si fuera de hierro para sacar este sonido tan bonito. Y Javier Limón hizo el milagro de grabarlo para la eternidad.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-david-broza-mayor-reto-grabar-guitarras-paco-lucia-202009170057_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-david-broza-mayor-reto-grabar-guitarras-paco-lucia-202009170057_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *