De Pablo entre amigos

Luis de Pablo recibe, en pie, los aplausos del público – Rafa Martín

De Pablo entre amigos

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Series 20/21 del CNMDAuditorio 400 del Museo Reina Sofía, Madrid

Cierra el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) el homenaje a dos decanos de la composición española y, tras el concierto dedicado a Cristóbal Halffter, se celebró el lunes un monográfico centrado en la música de Luis de Pablo. El 90 aniversario de ambos es una justificación suficiente aunque no necesaria para volver sobre la obra de quienes han configurado buena parte de la imagen sonora española en la segunda mitad del siglo XX con consecuencias en el actual. Sin duda, este es el aspecto más relevante de sus carreras, aunque no sea el único en el que coinciden a lo largo de una vida en la que ha habido encuentros y discrepancias, éticas y estéticas, todas ellas insertas en un contexto fundamentalmente solidario, en el que la defensa de lo propio siempre ha estado vinculada al esfuerzo por tratar de fortalecer y depurar el entorno artístico español. «Berrinches y alegrías« escribía De Pablo en un libro dedicado a Halffter, añadiendo palabras como imprescindible, admiración, necesidad, agradecimiento… Todas ellas valieron para Halffter y sirven para De Pablo.

Hace unos días, Jorge Fernández Guerra escribía sobre la necesidad de explicar «a las novísimas generaciones hasta qué punto estas figuras se pegaron a la piel de la historia de España en uno de sus periodos históricos más turbulentos y que estén entre nosotros para contarlo y celebrarlo». Es verdad, y también que el olvido es algo contagioso aun con mascarilla; por eso lo primero que llama la atención es la escasa presencia de colegas y profesionales en estos dos conciertos. Para quien siga la vida concertística con regularidad, este pequeño detalle le parecerá normal, pues de forma unánime prima el individualismo en la sociedad musical y apenas se arropan los estrenos, las presentaciones o los homenajes.

Precisamente, todo lo contrario a lo que sucedió en la década de los cincuenta, cuando los veinteañeros Halffter y de Pablo dinamizaron una nueva generación en la que el sentido crítico era parte sustancial de aquella «cultura de la disidencia« que tanto contribuyó a arañar la autarquía y sus principios imperiales. En un momento en el que lo importante era hacer antes que pedir, Luis de Pablo aprendía observando las músicas del mundo mientras encontraba tiempo para organizar conciertos, encuentros, cursos, traducir y escribir libros, introducir en España obras de muchos colegas cercanos además de Stockhausen, Webern, Kagel, Varèse, Ives, Stravinski, Berio Bussotti, Boulez… Dirigir Tiempo y Música, Juventudes Musicales, Forum Musical, Alea, los más famosos y, socialmente desconcertantes, Encuentros de Pamplona o el CDMC, referencias de una biografía que vista en conjunto sorprende por su coherente abundancia.

Luis de Pablo y su mujer, antes del concierto – Rafa Martín

Luis de Pablo estuvo presente en este concierto homenaje y desde su butaca saludó y escuchó la interpretación de Taller Sonoro en torno a cinco obras características de las últimas décadas. El compositor habla del «goce profundo de los sentidos« al referirse más concretamente a su »Segundo trío«, dando una idea cabal de un tránsito estético que se estabiliza con carácter intemporal en una cierta satisfacción sonora tras incurrir en mil aventuras técnicas. En este caso el diálogo se establece entre el piano, el violín y el violonchelo a partir de un juego instrumental que concentra su gramática en gestos precisos y localizados, en la exactitud antes que en la abundancia. Fue una obra determinante a la hora de evaluar el trabajo de Taller Sonoro, pues en su estricta abstracción puso de manifiesto la buena calidad de los instrumentistas, su trabajo minucioso y controlado, y también su poco entusiasta actitud.

Taller sonoro es un grupo de referencia en el ámbito de la música contemporánea. Un vistazo a su página web da idea del grado de implicación y de la formalización de muchos proyectos que han sido decisivos en la promoción de la música actual, particularmente la española. Ellos fueron responsables del estreno en 2015 de «Nubilus«, la partitura que abrió este programa y con el que, de forma inmediata, se definió la dramaturgia del concierto. A favor estaba la tensión ambiental generada por un público cariñoso, que primero observó con cautela la entrada en el Auditorio 400 del Reina Sofía del veterano maestro y finalmente le aplaudió con devoción mientras él saludaba y felicitaba a los intérpretes. También se aplaudieron las interpretaciones de Taller Sonoro pero, en este caso, sus miembros no parecieron dispuestos al protocolo: colocaban atriles y partituras mientras sonaban los aplausos en lugar de entrar, salir y saludar, decidieron reubicarse en un escenario a veces aparentemente desordenado y cuya disposición facilitó poco la interpretación del trío o los ajustes entre percusión y piano de »Gemella dell’acqua« (2016), la más actual de las obras y la más descriptiva a partir del eco veneciano del »acqua alta«.

Este es un detalle argumental que podría haber elevado la interpretación a una posición más brillante, musicalmente más expresiva. Pero de nuevo imperó la timidez y faltó corazón, agallas y acento dejando que todo se normalizara en una bonita propuesta, sutil en el diálogo entre flauta/s y clarinete/s de «Un día tan sólo«, y correcta en la lectura de »Dibujos« cuya gama dinámica tiene origen en lo mínimo. Desde la perspectiva musical, el homenaje a Luis de Pablo transcurrió sobriamente, incurriendo en el viejísimo tópico de un repertorio cuyo contenido intelectual se asoció durante mucho tiempo a la visión austera, seca y objetiva del intérprete. Pero el compositor bilbaino, muy particularmente, en estas obras más tardías, apunta a un mundo sensible que, paradójicamente, se presenta a través de una escritura no siempre inmediata, a la que hay que fortalecer y relanzar. Que en el ánimo de los espectadores estuviera claro cuál era el ámbito de actuación y lo expresara con entusiasmo, demuestra la significación de un concierto que, pese a las dificultades externas, ha tenido la oportunidad de reconocer a un grande de la música.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/musica/abci-pablo-entre-amigos-202010280103_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/musica/abci-pablo-entre-amigos-202010280103_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *