¿Dónde están las más de 200 obras que faltan?

“No hay duda que con la recuperación de este conjunto de obras, las colecciones públicas de Barcelona se enriquecen mucho, pero todavía hay que profundizar mucho en el estudio de las piezas, porque hasta ahora sólo las hemos visto a través de fotografías en blanco y negro. Hay que ser muy prudentes”, señala Nuria Rivero, una de las especialistas de la Fundación Julio Muñoz Ramonet que, junto a Francesc Fontbona y Bonaventura Bassegoda, está trabajando en el inventario.

La lista de obras es notable, está plagada de grandes nombres y aún podría dar nuevas sorpresas. Rivero desvela que entre las pinturas rescatadas hay también algunas que podrían haber salido de la de la mano de Giovanni Battista Tiepolo, Murillo, Velázquez, Goya… Así figuran al menso en los inventarios de la época. El Ayuntamiento no los incluyó en la lista dada a conocer ayer y la experta apela de nuevo a la cautela. “Son obras que no han sido vistas por los especialistas desde hace más de cincuenta años, por lo tanto no se puede dar nada por bueno de antemano. Sabemos que en la época en la que formó la colección Bosch i Catarineu las atribuciones se realizaban de una forma muy laxa y ya no te cuento cuando pasó a la de Muñoz Ramonet, una colección que no nace de la sensibilidad de su propietario sino de su afán de prestigio”. “Ya veremos….”, insiste. “Hemos visto el Murillo a través de una foto y tiene buen aspecto, pero será el especialista en Murillo quien tendrá la última palabra”.

“Hasta ahora sólo las hemos visto a través de fotografías en blanco y negro. Hay que ser muy prudentes”, señala la especialista Nuria Rivero

Quedan por recuperar unas cincuenta pinturas y dibujos, siete esculturas, 173 miniaturas y 13 marfiles, entre ellos tablas góticas (Bartolomé Bermejo, Pere Serra, Lluís Borrassà, Gonçal Peris); ejemplos de pintura renacentista y barroca como los retratos de Manuel Castelo Branco y su esposa Branca de Vilhena, de Juan Pantoja de la Cruz, o el retrato del cardenal Sabas Millini, de Juan Carreño. Faltan también obras de Winterhalter, Anglada Camarasa, Alonso Cano, Ribera, Lucas Giordano, Sorolla o Marià Fortuny, así como cuadros de Goya y varios de El Greco. La Guardia Civil no descarta que hayan sido vendidas a terceros y que incluso se encuentren ya fuera de España.

La Guardia Civil no descarta que las obras que faltan hayan sido vendidas a terceros y que incluso se encuentren ya fuera de España

Una de las mayores decepciones de los especialistas ha sido el no haber podido recuperar la parte más significativa de las tablas y retablos góticos que pertenecieron a la colección Bosch i Catarineu y que vendrían a complementar los importantes fondos de arte medieval del MNAC. Rivero recuerda que cuando se inauguró el Museu Nacional muchas de esas obras colgaban junto a las pinturas románicas y las esculturas medievales de la colección Plandiura, que en 1932 adquirió la Junta de Museos, junto al resto de su inmensa colección por 7 millones de pesetas. Dos años después, el acuerdo para comprar la Bosch i Catarineu ya no fue posible. “Y es una pena porque se expusieron codo a codo y ambas se complementan”, concluye Rivero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *