Dulce Pontes: “Sin la música y las artes nos convertimos en bichos”

La cantante y compositora Dulce Pontes (Montijo, Portugal, 1969) anuncia este viernes su ingreso en la Sociedad General de Autores (SGAE), que de este modo administrará a partir de los derechos generados por su repertorio en todo el mundo. La fadista y música portuguesa actuará mañana sábado en Palma de Mallorca, en el concierto inaugural del Jazz Voyeur Festival en el Trui Teatre. Pontes ofreció una entrevista telefónica a La Vanguardia con motivo de este enésimo viaje suyo al que ha convertido en su segundo país, su segundo hogar.

¿Cómo es que se mete en la SGAE, con la mala fama que tiene esta organización?

No tengo ni idea de eso que me dice. Lo que tengo son buenas referencias de los gestores actuales de la SGAE. Y sé que han cambiado de dirección recientemente. Y luego está el hecho de que éste es el país donde más he trabajado en toda mi vida.

Con España mantengo una relación de amor y de gran conocimiento mutuo. Madrid es la capital donde más he actuado”

¿Qué le pasa con España?

Pues ha sido el destino. Fue el primer país que conocí después de Portugal y desde entonces se estableció entre nosotros una relación de amor y de gran conocimiento mutuo. Madrid ha sido la capital donde más he actuado.

¿Más que en Lisboa?

Más que en Lisboa.

La relación tiene ya 24 años. El público madrileño es muy abierto a la novedad. Muy participativo. Y tengo muchos amigos ahí.

¿Qué me dice de Barcelona?

Le digo Montserrrat Caballet, que era maravillosa y con la que tenía planes que lamentablemente no dio tiempo a realizar. Tuvimos encuentros muy emocionantes. También le digo Palau de la Música. Podría cantar en el Palau toda la vida si me aceptaran como residente. Es el escenario más bonito del mundo; más que el Carnegie Hall de Nueva York, que lo es un montón y tiene buena acústica pero no la magia del Palau. Me gustan los escenarios antiguos, también muchos que he pisado en Italia.

Podría cantar en el Palau toda la vida si me aceptaran como residente; es el escenario más bonito del mundo”

Uno diría que los portugueses miran más y mejor a nuestro país que nosotros al suyo…

Pues yo creo que los portugueses piensan lo mismo. Todavía en algunas generaciones de mi país hay reticencias con España. Muchos piensan que los españoles se gustan demasiado a sí mismos y viven mejor que nosotros. Pero de forma general se aprecia mucho España.

Y usted, ¿no percibe que aquí hacemos poco caso a lo que ocurre en Portugal?

No sé yo. Con respecto a lo que yo hago, veo al público español mucho más abierto a la música portuguesa que los portugueses a la música española. Mis compatriotas no conocen casi nada de lo que hacéis ahí. Y es una pena porque se pierden a grandes artistazos.

Veo al público español mucho más abierto a la música portuguesa que los portugueses a la música española”

¿Por ejemplo?

Tendría que destacar muchos nombres y me da miedito de olvidarme a alguien importante. Pero no puedo dejar de citar a Estrella Morente. O a Enrique Morente: en Portugal son poquísimos los que les conocen.

¿Cómo es que viene a dar un concierto a Palma de Mallorca, con lo difícil que está todo?

Todavía no me lo creo. A ver si realmente sucede. Es como un milagro. Y que la gente esté comprando entradas en masa… Pero es que, además, a mí la vida no me gusta sin cantar.

¿Cómo lleva usted la pandemia?

Es terrible. Hay mucha gente pasando hambre por esto. Lo que yo digo es: a cada día su tiempo. Hay que ir día a día. Y relativizar. Cuidarnos y esperar que todo esto pase. La humanidad ha pasado por situaciones. Tenemos que superarlo. Es difícil porque no podemos tocarnos ni estar con nuestros mayores.A todo el mundo le afecta de manera muy intensa. Pero hay que mantenerse muy positivo. Puede sonar contradictorios. Pero conmigo funciona. Hay que pensar que s Somos seres altamente adaptables. Venceremos a este virus tremendo, como antes hicimos con la peste negra y tantas otras desgracias

La música es el arte de expresar emociones y sentimientos a través de los sonidos, y lo que nos urge ahora es eso: expresar, compartir”

Siempre defiende la música como una especie de magia que todo lo cura. ¿Pero cómo funcionar eso ahora mismo, con la que tenemos encima?

Si antes de tenerlo encima funcionaba, ahora aún más. ¿Qué es la música? El manual dice que la música es el arte de expresar emociones y sentimientos a través de los sonidos. Lo que nos urge ahora es justamente eso: expresar, compartir. Porque, como seres humanos que somos, necesitamos cercanía, tenemos que socializar. Si no, nos convertimos en bichos, en seres extraños. Y cuando hablo de expresar no me refiero sólo a la música sino a todas las formas de arte.

El mundo se ha vuelto loco últimamente. Entonces, ¿la solución está en el arte?

En parte sí, pero también en un cambio de mentalidad general. Lo peligroso es que la situación que estamos viviendo ofrece un terreno muy fértil para los extremistas. Yo no tengo color político, pero temo a los personajes que sacan partido de estos momentos. Ellos pueden engañar a mucha gente. Frente a todo eso, hay que pensar poco a poco, de manera inteligente y adaptándose.

Lo peligroso de la situación que estamos viviendo es que ofrece un terreno muy fértil para los extremistas”

El fado, que es lo que usted más abandera, le pone a uno triste. ¿Es necesaria la melancolía?

No abandero el fado. Me encanta, es una de mis formas de expresión. Y sí, es triste. Como lo es el blues. Eso me gusta. Pero hay también un fado humorístico y un folclore muy anterior al fado, que es del siglo XIX. Merece la pena indagar en otros ritmos. Es un patrimonio infinito que me ha permitido acercarme a otros géneros. Ahora, con mi grupo más íntimo, estoy muy volcada con Elis Regina, a la que quiero homenajear porque es mi maestra; también con Carmen Miranda; con Amália Rodrigues por el centenario de su nacimiento y por supuesto con Ennio Morricone, con quien tuve el gran placer de trabajar.

Dulce Pontes
Dulce Pontes (Kiko Huesca / EFE)

Al hablar de su grupo más íntimo supongo que se refiere al trío formado por el contrabajo Yelsy Heredia, el guitarrista Luis Guerreiro y el pianista Sergio Fernández, con quienes actuará en Mallorca. ¿Qué puede esperar el público mallorquín que acuda al Trui Teatre?

Puedo decirle lo que siento yo: tanto amor y tanta saudade… Y aunque cada vez que canto es como si fuera la última, la emoción ahora es aún mayor. En estos tiempo todo cobra un nuevo sentido cuando sales al escenario.

Mi territorio es la expresión de la libertad”

Usted hace a todo en la música. ¿En qué territorio diría que se encuentra en este momento?

En mi hábitat natural, que es una mezcla. Soy portuguesa pero me encanta tener una cultura multifacética y siempre abierta al mundo. Mi territorio es el de la expresión de la libertad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *