El Aquitània, al rescate de los ‘pequeños’ grandes éxitos del joven teatro catalán

El Aquitània Teatre da un golpe de timón a su programación. En un momento en el que la pandemia está teniendo un indeseado efecto paralizante en muchos ámbitos de la cultura, el espacio de la avenida Sarrià, la antigua sede de la Filmoteca de Barcelona, redobla su apuesta apostando por “un teatro de calidad” que no renuncia a la comercialidad y el entretenimiento” y cuya mirada estará puesta en la dramaturgia catalana contemporánea y la creación joven. Eso sí, “sólo éxitos”, bromea a modo de resumen Andreu Rami, integrante junto a Blanca de Carreras, Rubén García y Sem Pons de la cooperativa BARC, a quienes los gestores del Aquitània confiaron meses atrás el cambio de rumbo.

Los nuevos rogramadores del Aquitània Teatre, junto a otros miembros del  equipo de gestión
Los nuevos rogramadores del Aquitània Teatre, junto a otros miembros del equipo de gestión (Natàlia Costa / ACN)

“El reto es grande, titánico, pero no se nos ocurrió decir que no. Luego llegó el virus y este tiempo de espera ha sido largo, incierto, con la inquietud de que el tren que se nos había puesto delante pasara de largo, pero paró”, explica Blanca de Carrera. Aunque todos ellos vinculados de lejos al mundo de la escena, los cuatro proceden de la comunicación y el marketing.

El espacio quiere posicionarse como trampolín hacia los grandes teatros de propuestas que han triunfado en salas de pequeño formato

“En primer lugar somos espectadores y, en ese sentido, pensamos en aquellas obras que nos gustaría ver en un teatro”, apunta Sem Pons. Pero atendiendo a las necesidades de la ciudad y del sector. Por ejemplo, convirtiéndose en un espacio puente que por sus dimensión media (326 espectadores) sirva de trampolín hacía las grandes salas a aquellas compañías que han triunfado ya en salas de pequeño formato y merecería una vida más larga.

Una escena de Kràmpack , de Jordi Sánchez
Una escena de Kràmpack , de Jordi Sánchez (Aquitania)

La nueva etapa del Aquitània contará con cuatro líneas (programación estable, humor, familiar y escolar), y contará con el estreno absoluto del nuevo texto de Guillem Clua, Smiley, després de l’amor , una nueva historia, con los mismos protagonistas (Ramon Pujol y Albert Triola) de la comedia romántica que jugaba con humor con los estereotipos de la comunidad gay y traspasó fronteras.

Joan Negrié y Albert Triola volverán a protagonizar 'La marató de Nova York'
Joan Negrié y Albert Triola volverán a protagonizar ‘La marató de Nova York’ (Aquitania)

El resto, éxitos pasados que piden a gritos su vuelta a escena: Kràmpack , de Jordi Sánchez; La marató de Nova York, una producción de la Sala Trono dirigida por Juan Carlos Martel –actual director del Lliure– que vuelve diez años después de su estreno en La Villarroel con el mismo reparto: Joan Negrié y Albert Triola. También se recuperan Ovelles , comedia de Carmen Marfà y Yago Alonso que dejó público a las puertas de la Sala Flyhard y la comedia de Marta Aran sobre la anorgasmia femenina Els dies mentits , galardonada con un Max a la autora revelación. Y, desde el Teatro Akadèmia saltará La Mascarada de Els Pirates Teatre.

'La mascarada', de Els Piratas Teatre
‘La mascarada’, de Els Piratas Teatre

Antes del esperado estreno de Guillem Clua (el 16 de octubre), el próximo viernes levanta el telón a las risas con Impro Side Story , una propuesta que combina improvisación, humor y musical. Este mismo mes actuarán humoristas como Mónica Pérez y Jordi Ríos, y en los próximos meses se presentará el musical cómico Autónomos , en las que será su quinta temporada, así como monologuistas como Víctor Parrado o Tian Lara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *