El arte del sueño americano que terminó en pesadilla

Los reyes del pop artístico imperan en esta exposición de más de doscientos grabados en los que Roy Lichtenstein, Willem de Kooning, y más tarde Mel Bochner o Julie Mehretu dejaron impresas sus percepciones y sentimientos sobre las ilusiones y pesadillas de Estados Unidos a lo largo de los últimos 60 años.

La muestra, titulada El sueño americano. Del pop a la actualidad y presentada este jueves en CaixaForum Madrid , reúne 218 obras, de 63 artistas, en su mayoría procedentes de la colección del British Museum. La colectiva estará abierta al público en este centro entre mañana viernes y hasta el 31 de enero. Después viajará a Barcelona, donde podrá verse del 3 de marzo al 13 de junio de 2021.

El consumismo de los sesenta, las ambiciones y los desengaños políticos en los setenta y ochenta; las reivindicaciones feministas y antirracistas en todos esos años, y finalmente los horrores del 11-S y la crisis financiera en el nuevo siglo tienen una de sus mejores y más críticas expresiones en las obras gráficas con las que los artistas expandieron su producción al tiempo que experimentaron con nuevos materiales y formas creativas.

Fascinados por el consumismo

La historia de este sueño devenido en angustia se cuenta partiendo de los felices tiempos en que, en pleno boom económico de EE.UU. tras haber superado lo peor de la posguerra, autores como Andy Warhol, Roy Lichtenstein, James Rosenquist o Claes Oldenburg se vieron fascinados por el consumo a lo grande, la publicidad y los medios de comunicación en EE.UU.

Bajo la etiqueta de “artistas pop”, y desde la costa Oeste y Nueva York sobre todo, estos pioneros acabaron con la hegemonía del expresionismo abstracto y, como indicaron en la presentación de la muestra sus comisarios Catherine Daunt y Stephen Coppel (ambos del British Museum), “desdibujaron los límites entre el arte culto y el arte popular mediante el uso de técnicas asociadas a la impresión comercial, como la serigrafía”.

Los iconos de Warhol

Este último arma de difusión masiva del arte fue el que permitió a Warhol popularizar las series de Liz Taylor y Marilyn Monroe, o la de Jackie Kennedy en el funeral de su marido, que ahora se exhiben en las primeras salas de CaixaForum Madrid. Cerca están la famosa serie de las banderas de Jasper Johns en 1973 y las también célebres obras punteadas de Roy Lichtenstein, al estilo de las viñetas de cómic.

La obra 'I Love Liberty' (1982), de Roy Lichtenstein,  en la exposición 'El sueño americano', de CaixaForum Madrid
La obra ‘I Love Liberty’ (1982), de Roy Lichtenstein, en la exposición ‘El sueño americano’, de CaixaForum Madrid (CAIXAFORUM)

La exposición incluye dos importantes grabados de gran formato de Robert Rauschenberg: Booster (1967), que representa a su propio esqueleto, de 1,8 metros de altura, y Sky Garden (1969), que refleja el momento del lanzamiento del cohete Saturn V y que con su altura de 2,2 metros superó el récord de litografí́a estampada a mano más grande, alcanzado por él mismo con Booster.

Batallas contra la marginación

Otras piezas reseñables son uno de los grabados de la campaña contra el Sida que emprendió el colectivo “General Idea” y el icónico cartel de las Guerrilla Girls, ¿Deben ir desnudas las mujeres para entrar en el Metropolitan Museum?, de (1989). Y es que menos de un 5% de los artistas de las secciones de arte moderno de ese museo eran mujeres, y el 85% de los desnudos allí expuestos, femeninos.

'Standard Station' (1963), de Ed Ruscha, en la exposición 'El sueño americano' en CaixaForum Madrid
‘Standard Station’ (1963), de Ed Ruscha, en la exposición ‘El sueño americano’ en CaixaForum Madrid (CAIXAFORUM)

Los maestros del grabado de la Costa Oeste ocupan un espacio destacado. Lo suyo son los paisajes vistos desde el coche, el sol y el mar. Sobresalen las gasolineras de Ed Ruscha, que en los años 60 pintó en vivos colores y en el 2011 reprodujo una de ellas en un blanco mortecino rotulado en relieve bajo el título Ghost Station (Estación fantasma): una simple pero contundente alegoría de la evolución del país desde el tiempo en que los cochazos y las gasolineras simbolizaban la opulencia esos otros en que el abandono de las viejas infraestructuras eran signo del declive de un imperio sumido en la crisis.

Declive y esperanza

Ésa y otras obras de Ruscha sobre el abandono y la añoranza de los buenos tiempos comparten sala con dos aguafuertes de Mel Bochner, ambos realizados en el 2008 tras el estallido financiero, en los que el artista ironiza con la combinación de una frase lapidaria de épocas pasadas, “No hay nada mejor que esto”, y otra muy directa: “Ya he tenido bastante”.

Frente a estos cuadros, una serie más esperanzadora de Julie Merethu, Algoritmos, Apariciones, Traducciones, del 2013, con otros cinco aguafuertes que los comisarios interpretar en clave de dinamismo y como afirmación de “la extraordinaria e incansable fuerza y capacidad de renovación que aún distingue a Estados Unidos”.

'Eric' (1984), de Robert Longo, en la exposición 'El sueño americano' en CaixaForum Madrid
‘Eric’ (1984), de Robert Longo, en la exposición ‘El sueño americano’ en CaixaForum Madrid (CAIXAFORUM)

El director del Área de Cultura y Ciencia de la Fundación ”la Caixa”, Ignasi Miró; la directora de CaixaForum Madrid, Isabel Fuentes, participaron en lapresentación de la muestra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *