El arte liberado de las garras de la censura

Cuando en 2018 adquirió Presos políticos en la España contemporánea , la controvertida pieza de Santiago Sierra que fue descolgada del stand de la galería Helga de Alvear en la feria Arco, Tatxo Benet no tenía ningún proyecto en la cabeza, pero a raíz del escándalo que provocó su censura comenzó a interesarse por otros casos de obras de arte silenciadas en el mundo y, sorprendido no sólo por la dimensión del fenómeno sino sobre todo por la inexistencia de una colección que las redimiera de su invisibilidad, decidió crear una propia. Así nació Censored , Arte para la libertad de expresión y pensamiento , una colección que cuenta ya con un centenar de obras de artistas que van de Ai Wewei, Robert Mapplethorpe, León Ferrari, David Wojnarowicz, Pablo Picasso o Marta Minujín. La muestra se abre este sábado en el Centre d’Art La Panera de Lleida

Tatxo Benet, junto a  'Statue of a girl of peace', de Kim Eun-sung y Kim Seo-kyung
Tatxo Benet, junto a ‘Statue of a girl of peace’, de Kim Eun-sung y Kim Seo-kyung (Oriol Bosch/ACN)

“La misión de la colección es rescatar de la oscuridad estas piezas que alguien se ha creído con el derecho de decidir que el resto de la población no debía ver y devolverlas a la luz pública”, señala Benet. El cofundador de Mediapro dice que a la hora de seleccionar las piezas ha dejado a un lado sus gustos y valores personales, y apela a la tolerancia de los visitantes porque “lo que para unos es vulgaridad, para otros es lírica”. “Cuando se censura no sólo se está atacando una obra, sino la libertad de expresión de todos los artistas”, considera.

'Silence',' de Zoulikha Bouabdellah)
‘Silence’,’ de Zoulikha Bouabdellah) (Oriol Bosch / ACN)

Comisariada por Cèlia del Diego, directora de La Panera, y el director de la colección, Benito Padilla, Líneas rojas , que así se titula la muestra, reúne 31 piezas, entre ellas la escultura de Ines Doujak Not dressed for conquering (No vestida para la conquista), que en el 2015 se llevó por delante el equipo directivo del Macba y en la que se veía a una campesina feminista boliviana sodomizando al rey emérito. Es una de las primeras adquisiciones de la colección, aunque según cuenta la que le hizo pensar que valía la pena embarcarse en la aventura fue Silence , de la artista franco-argelina Zoulikha Bouabdellah. Unas alfombras de oración sobre las que hay colocados pares de stilettos blancos en homenaje a la fortaleza de las mujeres árabes. Se había exhibido con normalidad en Berlín o Madrid, pero que en 2015, con los atentados aún recientes en París, tanto la artista como los comisarios del Pabellón Vendôme donde debía exhibirse protagonizaron un ejercicio de autocensura ante el temor de la reacción de las asociaciones de musulmanes. Al ver las imágenes en la prensa, pensó: “Me gustaría tenerla”.

'Always Franco', de Eugenio Merino
‘Always Franco’, de Eugenio Merino (Oriol Bosch / ACN)

Censored, la colección, no se impone restricciones de ningún tipo. No hay líneas rojas. Tampoco atiende a los motivos que provocaron su condena, ya fueran políticos, religiosos, sociales, culturales o morales.En la exposición puede contemplarse desde el Franco en el interior de una nevera de Coca-Cola tras cuya exhibición en Arco su autor, Eugenio Merino , tuvo que sentarse en el banquillo de los acusados (todas las demandas fueron desestimadas por los jueces, que priorizaron la libertad de expresión) a célebre Shark , del artista checo David Cerny. Un Saddam Hussein en calzoncillos, con las manos atadas a la espalda, flotando en un tanque de agua que recuerda al tiburón de Damien Hirst y la propia historia del dictador, que mandaba arrojar al mar a sus enemigos. Se mostró por primera vez en Praga en 2005 en medio de fuertes polémicas, pero un año después, cuando debía viajar a a la ciudad belga de Middelkerke, su alcalde prohibió la exhibición alegando que “nunca se sabe qué puede pasar cuando se muestran estas cosas tan explosivas”.

McJesus , el  payaso del McDonald's crucificado por el finlandés Jani Leinonen
McJesus , el payaso del McDonald’s crucificado por el finlandés Jani Leinonen (Oriol Bosch / ACN)

Buena parte de las obras que pueden verse en La Panera han sido censuradas por cuestiones religiosas, como McJesus , el payaso del McDonald’s crucificado por el finlandés Jani Leinonen, que fue retirado del museo de Haifa y acusado de “provocador e irresponsable” por la comunidad cristiana. Y paradójicamente algunas de las obras con las que más se ha ensañado la censura han sido las que han acabado consagrando a sus creadores. Es el caso del argentino León Ferrari y La civilización occidental cristina , que representa a Cristo crucificado sobre un avión F-105 de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, en alusión y denuncia a la Guerra de Vietman por la que murieron más de un millón y medio de personas. Ha sido censurada y perseguida por la Iglesia durante décadas. Otra imagen de Cristo, esta de Andrés Serrano, lo muestra sumergido en un bote de orina del artista. La fotografía, Piss Christ , ha sido objeto de actos vandálicos desde su primera representación en 1987 en los Estados Unidos, y en 2011 fue parcialmente destruida por activistas católicos durante su exhibición en una galería de Aviñón.

'Con flores a María' de  Charo Corrales
‘Con flores a María’ de Charo Corrales (Dani Barbeito)

Porque la censura no es cosa del pasado. Con flores a María , de Charo Corrales, todavía muestra la herida reciente que le produjo un visitante con un objeto punzante durante su exhibición, en 2018, en el Palacio de la Merced de Córdoba.¿Se repetirá en Lleida los escándalos o intentos de censura que provocaron las obras cuando fueron exhibidas en otros lugares? La Asociación de abogados Cristianos de Navarra ha hecho ya una llamada para boicotear la exposición a causa de la obra de Abel Azcona Amén , en la que se ve escrita la palabra Pederastia con hostias consagradas. El artista fue llamado a declarar en el juicio y ante su no comparecencia, declarado en rebeldía. También está la Cajita de fósforos del colectivo Mujeres Públicas, donde puede leerse “La única iglesia que ilumina es la que arde”, que en el 2014 estuvo a punto de costar el puesto al director del Reina Sofía.

La Asociación de abogados Cristianos de Navarra ha hecho ya una llamada para boicotear la exposición a causa de la obra de Abel Azcona Amén

A veces las motivaciones por las que se retira una obra no siempre están claras. En una muestra programada en el 2014 sobre arte mexicano en Londres, el artista Yoshua Odón vio cómo de la noche a la mañana su participación caída del cartel porque su obra no era “adecuada para el espacio”, según las palabras de la galerista. Freedom fries: naturaleza muerta muestra semidesnuda a una mujer con sobrepeso recostada en una mesa de un restaurante McDonald’s, mientras al fondo se ve a un empleado de la multinacional limpiar el vidrio donde se reproduce el logo de la marca.

'La Revolución', de Fabián Cháirez, fue objeto de denuncia por parte de los familiares de Emiliano Zapata, desnudo, con sombrero rosa y zapatos de tacón
‘La Revolución’, de Fabián Cháirez, fue objeto de denuncia por parte de los familiares de Emiliano Zapata, desnudo, con sombrero rosa y zapatos de tacón (Dani Barbeito)

Otras de las piezas que pueden verse en La Panera y que el año pasado levantó una gran polvareda mediática es Statue of a girl of peace , de los artistas y activistas Kim Seo-kyung y Kim Eun-sung. La escultura representa a una mujer sentada en una silla con los pies descalzos y un pequeño pájaro en el hombro. Es un homenaje a las esclavas sexuales coreanas que eran ofrecidas para aliviar a los soldados japoneses durante la II Guerra Mundial. La escultura pública -existe en diferentes variaciones– está considerada un monumento a la paz en Corea, pero a lo largo de los años ha provocado incidentes internacionales, amenazas de acuerdos comerciales y ha expuesto profundas y amargas divisiones entre Japón y Corea del Sur.

El Fiat Uno decorado con simbología franquista de Núria Güell y Levi Orta censurado en Figueres volverá a circular por Lleida

Además de los Presos políticos en la España contemporánea , que se exhiben en el Museu de Lleida junto a un Tápies ( Inscripcions i queatre barres damunt arpillera , de 1971, considerada un diccionario de la lucha antifranquista, y obras de Fontcuberta, Daniel G. Andújar y Marta Minujín, en torno a la censura), hay otros casos de censura en España, como el viejo y desvencijado Fiat Uno decorado con simbología franquista de Núria Güell y Levi Orta, al que el Ayuntamiento de Figueres prohibió circular por su Rambla y que este sábado, si nada lo impide, volverá a hacerlo por las calles de Lleida.

La exposición muestra hasta qué punto obras como las de Robert Mapplethorpe, una figura de culto cuyas fotos homoeróticas fueron vistas en su día por los políticos como una amenaza depravada de los valores conservadores continúan siendo hoy profundamente perturbadoras, como demuestra el reciente caso del Museo Serralves de Oporto que, en 2018, no sólo censuró las imágenes de X Portfolio, sino que le costó el puesto a su director.

,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *