El Asian Film Festival Barcelona acerca su mirada a los conflictos de la vida cotidiana

La octava edición del Asian Film Festival Barcelona (AFFBCN) , una de las actividades culturales más importantes que organiza Casa Asia, volverá a apostar por el mejor cine de autor asiático actual y lo hará hasta el 8 de noviembre en un formato híbrido, presencial en las cinco sedes del festival: Cinemes Girona, CaixaForum, Filmoteca de Catalunya, el Instituto Francés y el CineBaix de Sant Feliu de Llobregat y también virtual, a través de la plataforma Filmin, donde el pasado mes de julio se inauguró el Canal Casa Asia, y que acogerá unos 40 títulos que se podrán ver de forma escalonada a lo largo del certamen.

El festival dirigido por Menene Gras Balaguer cuenta con una programación de 118 largometrajes -el año pasado eran 131- que proceden de más de 25 países con una geografía y una diversidad cultural muy extensa de la región de Asia-Pacífico: Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán, Irán, Pakistán, Bangladesh, Afganistán, Nepal, BanglaDesh, China, Hong Kong, Taiwan, Mongolia, Corea, Japón, Sri Lanka, Malasia, Myanmar, Tailandia, Singapur, Filipinas, Indonesia, Camboya, Laos, Vietnam, Australia y Nueva Zelanda. Gras Balaguer afirma que la intención de la muestra es “que haya una coherencia y entender el festival como si fuera un viaje a través del cine del que vas saltando de un país al otro”.

El festival es como un viaje a través del cine del que vas saltando de un país a otro”

En este sentido, en esta edición juega un papel muy importante la cinematografía de Afganistán, presente con seis títulos, entre ellos la cinta inaugural este miércoles 28 de octubre en el CaixaForum The Orphanage , de la directora Shahrbanoo Sadat, con “una narrativa muy interesante, ambientada en el final de la ocupación soviética en el país y con una gran carga dramática”. De hecho, el drama es el centro que ocupa las temáticas de casi todas las películas. “El género dramático es fundamental en este festival porque se alía bien con las narrativas que queremos transmitir y que se vean”, admite la directora del AFFBCN. Otra propuesta que gira entorno al cine afgano es el documental de Ariel Nasr titulado The forbidden reel, basado en el archivo fílmico del país.

El cine iraní será otro de los platos fuertes con 18 producciones. “Es un cine con una arquitectura literaria importante, con unos guiones muy sólidos y casi teatrales”. Precisamente de Irán procede Zero Floor , del director Ebrahim Ebrahimian, el filme que clausurará el Asian Film Festival Barcelona el 8 de noviembre en los cinemes Girona.

El festival dará voz asimismo a las historias independientes y experimentales de países con una cinematografía cada vez más sólida, como es el caso de Mongolia (Black milk, The steed) Nepal (Ama Khando, Bulbul, Katha ’72) o Filipinas, que presenta diez películas, entre ellas Mindanao y The Halt (2019), de dos aclamados directores, Brillante Mendoza y Lav Díaz, respectivamente. The halt, un thriller distópico de cuatro horas y media de duración, estará disponible en Filmin. El cine del sudeste asiático cuenta con un mayor protagonismo, representado por una veintena de producciones procedentes de la mencionada Filipinas, Myanmar, Indonesia, Vietnam, Laos, Camboya y Tailandia.

En esta línea, se presenta el proyecto cinematográfico Mekong 2030 una película compuesta por 5 cortos sobre el futuro del río Mekong, a cargo de los directores Kulikar Sotho (Camboya), Anysay Keola (Laos), Sai Naw Kham (Myanmar), Anocha Suwichakornpongy (Tailandia) y Pham Ngog Lan (Vietnam), que crean un relato común e interconectado alrededor del río, fuente de vida para sus habitantes.

Fotograma de 'The halt', de Lav Diaz
Fotograma de ‘The halt’, de Lav Diaz (AFFBCN)

Otra de las piezas destacadas de esta edición marcada por la pandemia es True mothers, de la japonesa Naomi Kawase, un relato que aborda la maternidad y la adopción que pasó por el festival de Toronto y San Sebastián y que se estrena en una sesión especial mañana 29 de octubre a las 19.30h en los Cinemes Girona antes de su llegada a las salas comerciales en 2021. Y de Japón también procede la directora Kinuyo Tanaka, protagonista de la retrospectiva de cinco de sus largometrajes en la Filmoteca organizada por la Japan Foundation.

El certamen mantiene sus secciones habituales: Oficial, Oficial Panorama, Discoveries, Netpac y Especial, todas ellas a competición y la mayoría de largometrajes son de 2019. Las migraciones, la violencia de género, el acoso escolar y laboral y la soledad son temas recurrentes a todas ellas vinculados con “los conflictos domésticos y sociales” de la vida cotidiana.

Gras Balaguer ha insistido en la dificultad de que muchas películas puedan estar disponibles en Filmin porque “las distribuidoras y las productoras no quieren quemar sus películas en las plataformas, quieren seguir estrenando en salas de cines”. Y ella misma opina que “hay que ir al cine” y el festival tiene cinco sedes físicas para que el público pueda escoger entre la extensa programación.

La directora del AFFBCN también ha querido hacer hincapié en los cinco jurados “excepcionales” de este año con nombres como Ángel Sala, director del Festival de Sitges; el director y productor Luis Miñarro; el cineasta Pedro Ballesteros o la guionista Marta Grau y ha animado a que los espectadores acudan a esta nueva edición del festival de cine asiático porque “un festival es un evento para ver cine todo el día, un acontecimiento único al que hay que dedicar tiempo para disfrutar de las películas”.

El certamen mantiene sus secciones habituales a competición, igual que los jurados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *