El Comissariat de Propaganda de la Generalitat creó un libro de oro para los ‘turistas de guerra’

En 1999 salió a subasta en Barcelona el Llibre d’or del Comissariat de Propaganda de la Generalitat, institución que funcionó entre octubre de 1936 y febrero de 1939 bajo la dirección de Jaume Miravitlles. En este libro firmaban los “turistas de guerra”, famosos que visitaban Barcelona o eran invitados expresamente para conocer la actividad de la retaguardia republicana. Y allí están, entre otras, las firmas de los escritores John Dos Passos y Jean Giradoux, del candidato a la presidencia americana Norman Thomas, del cantante Paul Robeson o del actor Errol F lynn. Aquella subasta fue suspendida y la Generalitat adquirió este libro, que desde hoy puede verse en la exposición Aixafem el feixisme, dedicada al Comissariat de Propaganda, en el Palau Robert de Barcelona (abierta hasta el 5 de abril).

El actor Errol Flynn fue invitado al Frente y allí simuló que había sido herido para darse publicidad

Según cuenta la comisaria de la exposición, Ester Boquera, fue a finales de marzo de 1937 cuando Miravitlles fue informado que el conocido actor estaba alojado en el Hotel Ritz y deseaba viajar al frente. Desde el Comissariat se le organizó una noche flamenca y al día siguiente se le puso un coche, con chofer y fotógrafo, para que pudiera viajar, acompañado por su amigo Hermann Erben, que un tiempo después se descubrió que era un espía nazi. Unos días después llegaba la noticia de que Flynn había sido heroicamente herido en las líneas de vanguardia. Miravitlles vio algo raro, descubrió que era un montaje orquestado por los agentes del artista y lo expulsó de Catalunya. Pero en el Llibre d’Or quedó su dedicatoria: “With all my simpathy”.

Se sabe que por la sede del Comissariat, en la Diagonal (cerca del cruce con paseo de Gràcia y del Palau Robert, que inicialmente se pensó como sede) pasaron otros intelectuales como George Orwell, Ilya Erhenburg, Nerhu y su hija Indira Gandhi, Robert Capa y Gerda Taro o André Malraux. Este último, que rodó la película Sierra de Teruel, llamó a Miravitlles “la sonrisa de la república”.

Figurita creada por el escultor Miquel Paredes y titulada 'El més petit de tots' que fue adoptda como mascota del Comissariat de Propaganda
Figurita creada por el escultor Miquel Paredes y titulada ‘El més petit de tots’ que fue adoptda como mascota del Comissariat de Propaganda (.)

La exposición explica la estrategia comunicativa del Comissariat que consciente de la importancia que empezaba a tener la propaganda se desplegó en tres ámbitos: la retaguardia catalana, la presencia en el resto de la España republicana (para combatir la idea de que Catalunya no participaba lo suficiente en la guerra) y el ámbito internacional (abrió delegaciones en París, Bruselas, Londres y Estocolmo). Y ya en los últimos tiempos se centró en el frente de batalla y en intentar levantar la moral de la población y del ejército. Se utilizaron todos tipo de instrumentos: libros, folletos, postales, películas, documentales, camiones ambulantes para realizar mini mitings…incluso merchandising. Como el popular muñeco El més petit de tots, creado por el escultor Miquel Paredes, que se convirtió en mascota de la revolución. Esta figura llevaba una bandera en la mano, que podía cambiarse. Se vendieron 60.000 con la senyera, 20.000 con la bandera anarquista, 15.000 con la comunista y 5.000 con la republicana. Todo un sondeo.

Carlel del Comissariat de Propaganda que recoge las palabras de solidaridad del presidente de la Generalitat con el pueblo de Madrid, cercado por el ejército franquista
Carlel del Comissariat de Propaganda que recoge las palabras de solidaridad del presidente de la Generalitat con el pueblo de Madrid, cercado por el ejército franquista (.)

También se hicieron pins con el escudo de Cataluya para los soldados. Otros ejemplos de esta contribución catalana fue el libro Catalanes en Madrid, con prólogo de Rafael Alberti, donde el propio Miravitlles narra una viaje a la capital de una delegación encabezada por la cobla de sardanas Albert Martí. Y dentro de esta campaña de solidaridad se hizo un cartel con una foto del presidente Lluís Companys en un miting en la Monumental, el 14 de marzo de 1937, Día de Madrid. En la exposición se escucha la grabación original en la que Companys clama:“¡Madrileños! Catalunya os ama”.

La famosa imagen del fotógrafo publicitario Pere Català Pic que sirvió como cartel del Comissariat de Propaganda
La famosa imagen del fotógrafo publicitario Pere Català Pic que sirvió como cartel del Comissariat de Propaganda (Palau Robert)

Entre los tesoros que encontrará el visitante están el cartel de Pere Catala Pic Aixafem el feixisme; el borrador de una carta de Salvador Dalí que se ofrece a Miravitlles para dirigir “el comisariado de la imaginación pública”, proponiendo como sede La Pedrera de Gaudí; fotografías recuperadas recientemente de Antoni Campañà, o un cartel del 11 de septiembre de 1938, el último que se celebró antes de la dictadura franquista.

Salvador Dalí propuso a Miravitlles crear un “comisariado de la imaginación pública” con sede en La Pedrera

Una exposición sin aportaciones inéditas pero muy ilustrativa del peso que empezaba a tener la propaganda, también en tiempos de guerra, ilustrativa de la importancia que se le dio desde la Generalitat y de la autonomía de la que dispuso su máximo responsable .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *