El dilema resuelto por Joselito: «Entre el toro chico y el toro grande, me quedo con el grande»

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Las figuras del toreo de todas las épocas han sufrido la presión y la exigencia de los aficionados. Las cañas se tornan lanzas cuanto más alta es la cima que alcanzan los diestros. Y de esa circunstancia no escapó el que fue considerado Rey de los toreros, Joselito El Gallo, al que cuando, junto con Juan Belmonte, mandaba sin discusión en el mundo de los toros, los públicos encontraban cualquier excusa para lacerarle dentro y fuera de los ruedos.

El tamaño de los toros ha sido un argumento recurrente a la hora de minorar las hazañas de las figuras, y Joselito lo sufrió conforme más grande se hacía su toreo. Estamos en 1917, una de las temporadas en las que toreó más de cien tardes, y desde los tendidos ya comenzaban las intransigencias.

Le acusaban de torear toros sin el trapío que su condición requería, y el pequeño de los Gallo fue claro en unas declaraciones que realizó al escritor José López Pinillos en su obra «Lo que confiesan los toreros». Una conversación en la que Joselito expuso la norma que siempre seguía en la elección del ganado.

-¿Le gusta a usted torear toros chicos, los exige a las empresas?, le espeta el popular literato.

-!Qué ha de ser verdá!, contesta el torero, que quiere dejar las cosas es su sitio: «Esas son cosas de los enemigos que tiene uno en la afisión. No es que yo baile de alegría si me suertan un elefante ni que yo pida elefantes… ¿Pa qué voy a desir una tontera? ¡Pero pedir ratones!… Si es contaprodusente, señor».

Y Gallito ponía un ejemplo: «Figúrese que le presentan tres platos de dursé, uno muy grande, otro muy chico y otro mediano… ¿Cuá escogerá usté?…. Er grande le estomaga y er chico no le deja satisfecho. ¿No escogerá er mediano, que le llena sin indigestarle? Esa es la mía: toros proporsionaos, con edá, con cuernos y con tipo, que no sean montañas ni borreguetes».

-¿Y si no hay’toros proporcionados?, insiste López Pinillos.

-Entre el chico y el grande, me quedo con el grande. ¿No ve usté que el peligro es iguá y que con el grande hay lusimiento y con el chico irrisión? Mire usté: los toros más grandes que he matao este año, menos uno, son los que me han valío más parmas, y eran de Miura y Pablo Romero.

Y en cambio, los más chiquitines… iNo me quió acordá! Seis purgas de Sartiyo, que me cabían por entre las piernas, sin cuernos, sin carnes, como espátulas… Er público, indignao, de uñas, y yo cabreaísimo, sudaba sangre y me estaba viendo con una corná de las gordas ensima, porque cada bicharraco de aquellos, por su podé y sus intensiones, tenía tanto que matá como seis toros.

Fue en Salamanca, y aquellos toros chicos permanecieron siempre en el recuerdo de Joselito, y es que mientras corría, la «gente se reía de mí, no me se orvidarán tan fásirmente».

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/toros/abci-dilema-resuelto-joselito-entre-toro-chico-y-toro-grande-quedo-grande-202101110139_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/toros/abci-dilema-resuelto-joselito-entre-toro-chico-y-toro-grande-quedo-grande-202101110139_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *