El duro documental que muestra la tragedia humana de la pandemia dentro de las UCIS

Los seguratas de los hospitales le echaban a cajas destempladas. Luego, después de mucho insistir, tuvo la suerte de encontrar a “tres o cuatro personas” que le ayudaron a entrar en algunos centros para quedarse unos días y seguir la evolución de los pacientes de la Covid ingresados en las UCI. De ahí salió el crudo, realista y tal vez imprescindible documental de Hernán Zin, titulado simplemente 2020 . Las cadenas de televisión “no quisieron emitirlo”, pero ahora llega a los cines de toda España.

“Soy muy pesado. Además, vengo de trabajar en Congo, Afganistán, Gaza…, y eso te da callo, explica el director en alusión a los r epetidos mensajes que envió a políticos y gestores responsables de la Sanidad en Madrid para que le permitieran entrar con su cámara en los hospitales. Y, a pregunta nuestra y como acto de justicia, menciona a las personas que sí le respondieron: “Carmen (Martínez de Pancorbo), la directora del 12 de octubre; Pablo Busca, el director del Summa 112, y Nacho Mostazo, director Comunicación de la Comunidad de Madrid”. Sólo gracias a ellos pudo superar unas barreras que “ni en la crisis de Somalia en el 2010” había encontrado antes.

Con crudeza pero sin escenas innecesariamente duras, y con emoción no lacrimógena, el documental muestra los efectos devastadores que la Covid puede causar en personas que de un día para otro se ven “luchando por respirar y sobrevivir”. En el filme vemos a unos cuantos de estos pacientes mientras los médicos, las enfermeras y los celadores les ponen boca abajo en las camas de Cuidados Intensivos para facilitar en lo posible el flujo de oxígeno desde el respirador artificial.

Somos una plaga para el planeta, que al percibirnos así genera sus anticuerpos. O dejamos de darle caña al medio ambiente o pronto saldrán otros bichos”

Vemos asimismo los desenlaces fatales, pero también a parte de esas personas en distintos grados de recuperación. Incluyendo por ejemplo al segundo paciente de Covid en Madrid. “Tenía que dar también algún mensaje positivo”, explica Zin.

El realizador, autor también de documentales como Nacido en Siria o Morir para contar, se llevó una gran decepción cuando las teles, “todas ellas”, le rechazaron la cinta. “¡Y lo siguen haciendo!”, exclama en la víspera del estreno del filme, este viernes, en las salas de cine.

Hernán Zin, director de '2020'
Hernán Zin, director de ‘2020’ (DYP/LVG)

¿Estamos en una sociedad infantilizada que no quiere asumir la dramática y mortífera realidad de la pandemia que estamos sufriendo? El director no lo cree así: “La gente sí es lo bastante madura y está lista para mirar esta desgracia de frente. El paternalismo viene de los políticos y en este caso de los programadores de televisión, que nos tratan como a niños. Los traumas sólo se superan si los encaras sin desviar la mirada, pero aquí no hemos afrontado la parte emocional, que es ineludible. Nos hemos quedado sólo con las cifras”, lamenta.

“La gente sí es lo bastante madura y está lista para mirar esta desgracia de frente; el paternalismo viene de los políticos y de los programadores de televisión”

Hernan Zin tiene claras las ideas que quisiera transmitir con el documental y en nuestra entrevista al respecto: “Lo sucedido en este 2020 nos da la oportunidad de darle al botón de reinicio al darnos cuenta de que podemos vivir con menos y lo importante es estar con los nuestros”, dice. Y añade. “Bill Gates dice que la próxima pandemia llegará hacia el 2023, y yo así lo creo. Porque somos una plaga para el planeta, que al percibirnos así genera sus anticuerpos. Así que tenemos que dejar de darle caña al medio ambiente. Si no, seguirán saliendo toda clase de bichos terribles, como este del coronavirus”.

Lo sucedido en este 2020 nos da la oportunidad de darle al botón de reinicio al darnos cuenta de que podemos vivir con menos y lo importante es estar con los nuestros”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *