El Gobierno aprobará el martes el plan de vacunación contra el coronavirus

Sánchez, este viernes en un acto en la localidad riojana de Agoncillo. En vídeo, Sánchez informa de que el Gobierno aprobará el próximo martes el…

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, anuncia el acuerdo con CureVac
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, anuncia el acuerdo con CureVacDelmi Álvarez

El anuncio de la farmacéutica estadounidense Moderna del éxito preliminar en su investigación sobre una vacuna contra la covid-19 ha vuelto a coger con el pie cambiado a la Comisión Europea. Al igual que la semana pasada con Pfizer, Bruselas lleva meses negociando con Moderna pero aún no ha concluido el acuerdo de adquisición. En la misma coyuntura le sorprendió la semana pasada el anuncio de la vacuna de BioNTech y Pfizer, aunque solo 48 horas después el organismo comunitario cerró el contrato para adquirir 200 millones de dosis, con opción de añadir otros 100 millones.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha asegurado este lunes que esperan cerrar pronto el contrato con Moderna. Von der Leyen ha anunciado también que este martes se autorizará el contrato con la farmacéutica europea CureVac para la adquisición de 405 millones de dosis.

En el caso de Moderna, la Comisión concluyó el pasado mes de agosto las llamadas “conversaciones exploratorias”, paso previo a la negociación y firma del contrato de compra. El objetivo de la Comisión es concertar un derecho de adquisición, una vez que se compruebe la seguridad y efectividad de la vacuna, 80 millones dosis, con la opción de añadir otros 80 millones.

Imágenes de los laboratorios de Moderna.

Bruselas prevé financiar la opción de compra (Advance Purchase Agrement, según su denominación en inglés) con cargo al Instrumento de Asistencia Urgente, activado en abril a raíz de la pandemia y dotado con 2.700 millones de euros para el ejercicio de 2020. El contrato permitirá a los Estados miembros adquirir la vacuna, así como donarlas a países extracomunitarios en caso de necesidad o reenviarlas a otros países europeos si lo consideran conveniente.

Como en el resto de contratos, la vacuna solo se comercializará una vez que sea autorizada por la Agencia Europea del Medicamento. Y en ese momento, según ha recordado Von der Leyen, “se distribuirá a todos los Estados miembros al mismo tiempo, en una cantidad proporcional [a la población] y en las mismas condiciones”.

La Comisión ya ha suscrito opciones de compra con AstraZeneca, Sanofi-GSK, Janssen y BioNTech-Pfizer. El quinto contrato, con CureVac, será autorizado este martes. Bruselas continúa así con la Estrategia de Vacunación que aprobó el pasado 17 de junio cuyo objetivo es lograr que todos los ciudadanos europeos “tengan acceso a una vacuna de alta calidad, segura, efectiva y a un precio asumible”. La Comisión calculó que la vacunación podría llevarse a cabo en un plazo de 12 a 18 meses, es decir, antes de diciembre de 2021 como muy tarde.

Los contratos firmados ya permitirían el acceso a casi 1.500 millones de dosis en total, aunque de momento no hay garantías de que todas las vacunas en desarrollo vayan a llegar al mercado. La estrategia de la Comisión ha permitido negociar con el músculo que otorga contar con un mercado potencial de 450 millones de personas, muy superior a la capacidad de regateo de que hubieran disfrutado cada uno de los Estados por separado.

Pero dicha Estrategia de Vacunación también ha suscitado críticas por la falta de transparencia que se atribuye a la Comisión Europea. El Parlamento Europeo expresó la semana pasada sus dudas e inquietudes sobre el proceso de compra durante un debate con la comisaria de Salud, Stella Kyriakides. “Europa nos está dando poder de negociación frente a las farmacéuticas en los procesos de compra, pero ese poder de negociación no puede ir en detrimento de la transparencia necesaria para proteger el interés general, obviamente, y generar confianza en nuestros ciudadanos”, señaló el eurodiputado socialista Javi López.

La Comisión defiende que se trata de transacciones comerciales muy sensibles, dado que las investigaciones compiten en paralelo por llegar cuanto antes a la vacuna. El organismo comunitario insiste en que la confidencialidad es inevitable y se niega a revelar, por ejemplo, el coste de cada dosis.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

Descárguese la aplicación de rastreo para España

Guía de actuación ante la enfermedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *