El instrumento musical hecho de “fémur humano” y otras reliquias de hace 4.500 años

Los huesos ya eran “antiguos” cuando finalmente encontraron su reposo eterno. Eran reliquias que habían pasado de generación en generación como símbolo de “poder”, conservadas por personas o grupos que tenían una relación estrecha con el fallecido. “Los restos eran de individuos conocidos dentro de la comunidad y su memoria seguía viva”, aseguran los investigadores.

La práctica se extendió por Gran Bretaña durante la Edad de Bronce y del Hierro temprana, es decir, entre el 2600 y el 600 antes de Cristo. “El uso de estos huesos fue bastante corto, de unas pocas décadas, aunque en algunos casos se utilizaron durante 200 años, como máximo”, escriben en un artículo publicado en la revista Antiquity .

Prehistoria

La práctica se extendió por Gran Bretaña durante la Edad de Bronce y del Hierro, entre el año 2600 y el 600 a.C.

El equipo de arqueólogos, dirigidos por la Universidad de Bristol, los han recuperado de tumbas posteriores o entre el ajuar de nuevos entierros. “Los vínculos entre los vivos y los muertos fueron fundamentales para la construcción de las identidades sociales de la Edad del Bronce”, indican Thomas J. Booth y Joanna Brück, autores principales del estudio.

Las tomografías computarizadas y la datación por radiocarbono revelaron más de 20 casos de restos humanos conservados mucho después de la muerte de los propietarios de esos huesos, hace unos 4.500 años, que se momificaron y se usaron como reliquias durante varias generaciones.

Huesos humanos encontrados en Windmill Fields (North Yorkshire) que incluyen los restos desarticulados de tres individuos
Huesos humanos encontrados en Windmill Fields (North Yorkshire) que incluyen los restos desarticulados de tres individuos (Antiquity)

Los hallazgos, que pueden parecer espeluznantes o incluso horripilantes según las actuales convenciones culturales, indicarían una forma tangible de honrar y recordar a los difuntos. “Incluso en las sociedades modernas, los restos humanos se ven como objetos particularmente poderosos, y esto también parece que fue un hecho para las personas de la Edad del Bronce, aunque interactuaran con los muertos de maneras que hoy en día son inconcebiblemente macabras para nosotros”, indica Booth.

“Después de la datación por radiocarbono de estos restos, encontramos que muchos de ellos habían sido enterrados un tiempo significativo después de la muerte de la persona, lo que sugiere una tradición de conservarlos, ya fuera con la familia directa, un amigo o incluso un enemigo. Así tenían una reliquia para recordar y tal vez contar historias sobre ellos”, añade el investigador.

En Wiltshire

Cerca de Stonehenge se halló un fémur humano que había sido convertido en instrumento musical

Detalle del instrumento musical
Detalle del instrumento musical (Antiquity)

Uno de los casos más sorprendentes se descubrió en Wiltshire, cerca de Stonehenge . Allí se halló un fémur humano que había sido convertido en instrumento musical y que al cabo del tiempo fue enterrado con otro hombre. El artefacto, que estaba cuidadosamente tallado y pulido, se encontraba junto a otros elementos como hachas de piedra y bronce, una placa de hueso, un colmillo y un objeto ceremonial con puntas.

La datación por radiocarbono del instrumento sugiere que perteneció a alguien que su último propietario conoció durante su vida. “Aunque se incluyeron fragmentos de hueso humano como ajuar funerario, también se guardaron en las casas, se enterraron debajo del suelo e incluso se exhibieron. Esto sugiere que la gente de la Edad de Bronce no veía los restos humanos con la sensación de horror o disgusto que podríamos sentir hoy”, dijo la profesora Joanna Brück.

No todos los huesos fueron tratados igual antes de convertirse en reliquias
No todos los huesos fueron tratados igual antes de convertirse en reliquias (Antiquity)

No todos los huesos habían sido tratados igual antes de convertirse en reliquias. Algunos fueron incinerados previamente a ser divididos, otros fueron exhumados después del entierro y algunos se descarnaron dejándolos descomponer en el suelo. “No había un protocolo establecido para el tratamiento de cuerpos cuyos restos estaban destinados a ser conservados”, añade Booth.

“A diferencia de nuestra consideración por las reliquias santas de hoy, las personas de la prehistoria no parecen haberse centrado en restos humanos muy antiguos o del pasado lejano de los antepasados, sino que estaban preocupados por los restos de aquellos que se mantenían vivos en su memoria”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *