El juzgado de Barbastro seguirá decidiendo sobre el Art de la Franja

El Tribunal Supremo ha sentenciado que el Juzgado de Barbastro es el competente para seguir adelante con la causa sobre la propiedad de las 111 obras de arte procedentes de las parroquias y que actualmente se exhiben en el Museu de Lleida . Será este mismo juzgado el que decidirá sobre los recursos que se puedan plantear a partir de ahora, tanto los que piden la “devolución inmediata” como los que pedirán elevar recurso a una instancia jurídica superior.

La Generalitat de Catalunya interpuso el pasado mes de enero un conflicto de jurisdicción contra la sentencia del mismo juzgado barbastrense que sentenciaba que la propiedad de las piezas se debía atribuir al obispado de la misma ciudad y ordenaba su entrega inmediata, en una decisión jurídica similar a la que ordenó respecto de las obras de arte del monasterio de Villanueva de Sijena.

La Epifanía de sant Marc de Binacet, una de las 11 obras reclamadas
La Epifanía de sant Marc de Binacet, una de las 11 obras reclamadas (.)

Fue el mismo juzgado de Barbastro el que decidió entonces que no se entregaran cautelarmente las 111 obras, como exigía el Obispado de Barbastro y el gobierno de Aragón, “puesto que los bienes están en un lugar de depósito conocido y no existe un riesgo importante de pérdida”.

En la resolución añadía que la medida cautelar podía suponer “adelantar la ejecución de la sentencia, sin esperar la resolución del Supremo o de los recursos que se pudieran hacer”. El juez rechazaba el recurso del departamento de Cultura catalán en el que le pedía se inhibiera del caso pero aceptó que fuera el Tribunal de Conflictos del Supremo el que se pronunciara y ahora le ha dado la razón.

Reunión urgente de la Generalitat

Los abogados de la Generalitat argumentaron que la sentencia obviaba las competencias que le atribuye el Estatuto en materia de patrimonio cultural, la misma línea de defensa que había utilizado anteriormente en el conflicto por las 44 piezas de Sijena del Museo de Lleida con el resultado adverso de todos conocido.

La consellera de Cultura, Àngels Ponsa, de visita en el Pallars Sobirà afirmó que convocará una reunión “urgente” del Consorci del Museu de Lleida y admitió que “no es una buena noticia”, pero “seguiremos trabajando y haciendo lo que haga falta para defender el patrimonio cultural de Catalunya”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *