‘El mètode Grönholm’ vuelve al Poliorama una década después

Un clásico contemporáneo del teatro catalán regresa a la cartelera barcelonesa una década después: El métode Grönholm, de Jordi Galceran. Una comedia con giros inesperados que enfrenta a los ambiciosos candidatos a un puesto ejecutivo en una multinacional y que se ha representado ya en más de 60 países. Sólo en Alemania, señala el autor, ha tenido más de 400 producciones distintas. Sergi Belbel vuelve a ser el director del montaje, pero los actores pertenecen ya a otra generación que los que lo estrenaron en mayo del 2003 en el TNC. Si entonces la catapultaron al éxito global Jordi Boixaderas, Lluís Soler, Roser Batalla y Jordi Díaz, esta vez deben hacer frente al peso de acercarse a aquellas rutilantes cifras Mar Ulldemolins, David Verdaguer, Marc Rodríguez y Enric Cambray.

Una imagen del montaje original de 'El mètode Grönholm' en 2003
Una imagen del montaje original de ‘El mètode Grönholm’ en 2003 (Àlex Garcia)

Galceran y Belbel aún recuerdan cuando estrenaron la obra en mayo del 2003 en el TNC dentro del programa T6 para impulsar a los autores catalanes. Era en la Sala Tallers, la más pequeña, y ellos prefirieron quedarse en el bar, porque no tenían claro el resultado. De hecho, tenían muchos nervios porque se les había resistido alguna escena. Pero comenzaron a oír las risas.

Jordi Galcerán fotografiado en el 2003 durante el montaje de 'El mètode Grönholm'
Jordi Galcerán fotografiado en el 2003 durante el montaje de ‘El mètode Grönholm’ (Xavier Cervera)

Y del TNC saltó al Poliorama, donde estuvo cuatro temporadas y ofrecieron casi mil funciones. La obra saltaría fronteras y también se convertiría en una película, El método , que a Galceran no le gustó: como recordaba ayer, “la transformaron de comedia a drama y no tenían sentido los personajes”. “La rodaron antes del éxito internacional de la obra y pensaron: ‘Es una buena idea, pero ahora nosotros la escribiremos como toca y hablaremos de las cosas importantes’”, ironiza.

Detrás, Toni Albaladejo, de la productora Anexa, Sergi Belbel y Jordi Galceran. Delante, tres de los actores del nuevo montaje de 'El mètode Grönholm'
Detrás, Toni Albaladejo, de la productora Anexa, Sergi Belbel y Jordi Galceran. Delante, tres de los actores del nuevo montaje de ‘El mètode Grönholm’ (Anexa)

Y razona que si El mètode Grönholm ha tenido tanto éxito es porque “habla de algo que entienden todos, presentarse a un trabajo, un examen, una entrevista, una cita… y esperar agradar”. “Esa sensación es la que esos personajes llevan hasta el límite. Sus emociones son comprensibles todo el rato. Lo que hay bajo El mètode es la lucha por agradar. Y la gracia es que no saben qué han de hacer para gustar ni a quién, y buscan todo el rato”, sonríe.

“Esta obra rompió la idea de que el teatro catalán sólo podía aspirar a un cierto número de espectadores”, dice Belbel

Para Belbel, la pieza pertenece a la categoría del fenómeno. “Recuerdo la segunda y tercera temporada. Se abría la puerta, salía Lluís Soler y la gente ya se reía. Se había disparado el fenómeno. Tanto, que rompió la idea de que una obra de teatro en catalán no podía superar una determinada cifra de espectadores. Superó la barrera del idioma y atrajo a los espectadores castellanoparlantes. Fue muy importante, la punta del iceberg de lo que ha sucedido en el teatro catalán estos años”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *