El modernismo explicado a través del diseño

El modernismo es una de las grandes atracciones de Barcelona a nivel internacional, por Gaudí, por los edificios y por la contemporaneidad de un movimiento que duró poco más de veinte años, entre 1888 y el inicio de la primera Guerra Mundial. Y ahora el Museu del Disseny le dedica una exposición, que tendrá carácter semipermanente, y un catálogo donde explora a través de los objetos todo su proceso de producción, la difusión, el uso y finalmente el desuso de los mismos. Desde la cultura del diseño se ofrece otra mirada al modernismo, su influencia en movimientos posteriores e incluso su renacimiento más reciente ya con objetos que pasan de la idea artesanal a la industrial.

Cama y mesita de noche, decoradas con marqueteria, obra de Gaspar Homar y Josep Pey
Cama y mesita de noche, decoradas con marqueteria, obra de Gaspar Homar y Josep Pey (Àlex Garcia)

Al tratarse de una exposición que podrá verses durante un largo tiempo, en la segunda planta del edificio, consta mayoritariamente de piezas propias, la mayoría procedentes del antiguo Museo de las Artes Decorativas, y unos pocos préstamos. Se incluyen también algunas de las recientes donaciones como el mobiliario del comedor del arquitecto Jeroni Granell, elementos del archivo documental de la casa Escofet, materiales diseñados por el dibujante proyectista Josep Pey para la casa Lleó Morera o una pieza de orfebrería Masriera.

Entre las compras más destacadas hay un banco dedicado a Sant Jordi del taller de José Ribas

Y también compras del museo como un banco neogótico con tela estampada de los talleres José Ribas (una de las inscripciones es fiel reflejo de la época: “ Poesia fou sempre lo llenguatge y emblema del amor de Catalunya ”), algunas piezas cerámicas del Palau de la Música, un marco de madera muy trabajado de Rafael Masó, una jarra de cerveza de la taberna Els Quatre Gats y un broche noucentista de Jaume Mercadé. Y, naturalmente, también se exponen algunos objetos de Gaudí como un colgador, procedente de la Casa Calvet; una reja, de la casa Damià Mateu, de Llinars del Vallès; dos puertas de la casa Batlló, o unos medallones de cerámica, del Park Güell. Se trata de algunas de las 36 piezas pertenecientes a la cátedra Gaudí de la Escuela de Arquitectura tras el préstamo en comodato por 30 años que se firmó en 2019.

Colgador de Antoni Gaudí de la Casa Calvet de Barcelona
Colgador de Antoni Gaudí de la Casa Calvet de Barcelona (Maria Asmarat / ACN)

La exposición, comisariada por Pilar Vélez, directora del museo, y Mireia Freixa, está dedicada a Anna Calvera, diseñadora gráfica e investigadora, fallecida en 2018, con quien habían iniciado el proyecto. La muestra reinterpreta el modernismo a partir del protagonismo de las distintas artes decorativas y aplicadas, tanto artesanales como industriales. De ahí que se pueda ver desde la magnífica vidriera de Antoni Rigalt, de 1896, que mide 291 x 183 cm. hasta un estandarte del Orfeó Barcelonés, un bordado de Cristina Ribera o un jarrón pintado por Xavier Nogués.

Piezas de Gaudí, procedentes de la cátedra de la UPC. De izquierda a derecha, puertas  y dintelde la casa Batlló y  reja de la casa Damià Mateu de Llinars del Vallès
Piezas de Gaudí, procedentes de la cátedra de la UPC. De izquierda a derecha, puertas y dintelde la casa Batlló y reja de la casa Damià Mateu de Llinars del Vallès (Àlex Garcia)

También se presentan muebles anónimos que dan cuenta de la popularización del modernismo y como existe una línea de continuidad con el Noucentisme, pese a que aparentemente significaba una ruptura. Y se cierra el recorrido con las reediciones industriales que se hacen a partir de 1976 de muebles de Gaudí y de otros artistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *