El Museo de Cera de Barcelona vuelve renovado

El próximo viernes 4 de diciembre abrirá un nuevo museo en Barcelona. Al final de las Ramblas, en el palacete construido por Elías Rogent en 1867 para albergar el Banco de Barcelona, se abre el renovado Museo de la Cera.

Ocupa el mismo espacio que en 1973 sirvió para que el arquitecto y escenógrafo madrileño Enrique Alarcón abriese el primer museo de cera de la ciudad. Pero tiene poco que ver. El antiguo museo, que había llegado a tener 200.000 visitantes anuales, se quedó anclado en el pasado. En los últimos quince años no se habían incorporado nuevas figuras. La última era la del papa Juan Pablo II. Y el año pasado se puso a la venta. La sociedad Advanced Leisure Services, que preside Ángel Díaz, y que ya gestiona otros espacios como la Cripta Gaudí de la Colonia Güell, el Palau Moja o el Castell de Montjuïc, se hizo cargo. Y captó a un grupo de socios, encabezado por Toni Cruz, expresidente de Endemol y exmiembro de La Trinca.

El nuevo equipo entró en el museo el 1 de febrero pasado con la intención de reformar el museo en tres fases, sin llegar a cerrarlo. Pero 40 días después llegaba el coronavirus y el confinamiento. Y entonces decidieron aprovechar este cierre para hacer de golpe la renovación. Nueve meses después, con una inversión de 6 millones de euros, con 40 empleados y con 80 nuevas figuras de cera, lo que supone prácticamente el 70% del total, reabre sus puertas.

Quedan 15 días para la reapertura y los trabajos son ya una carrera contrarreloj. Hasta 150 operarios han llegado a trabajar en este palacete situado en el pasaje de la Banca, junto al Departament de Cultura y frente del Arts Santa Mònica. Ayer mismo, dos empleados acababan de limpiar las letras del Museo de la Cera, que rematan la fachada.

Toni Cruz y Ángel Díaz frente al Museu de Cera de Barcelona, cuya completa renovación han impulsado
Toni Cruz y Ángel Díaz frente al Museu de Cera de Barcelona, cuya completa renovación han impulsado (Xavier Cervera)

Ángel Díaz y Toni Cruz han viajado durante estos últimos meses para ver otros museos de cera, algunos de tanto éxito como el Madame Tussauds, de Londres, con franquicias en varias ciudades. Y también han contactado con los mejores escultores para que las figuras no sean un museo de los horrores sino todo lo contrario. Las 80 nuevas figuras de cera han tenido diversos creadores, de Francia, el Reino Unido, México y China. Han trabajado a partir de fotos de personajes reales, escaneadas y trasladadas a modelos en tres dimensiones. Se ha recurrido a los mejores especialistas, desde un oculista alemán para insertar los ojos, hasta los maquilladores o los expertos en injertos de pelo. y sin descuidar tampoco los vestidos, con lo mejores tejidos. Estos días están llegando ya las primeras piezas. Dos de ellas se han presentado ya en sociedad: Copito de Nieve y la activista Greta Thunberg.

“Será un museo del siglo XXI con interactividad, recreación de las escenografías de los personajes y alguna sorpresa”

–¿Estará Messi también?

La respuesta es el silencio. Los impulsores del nuevo museo no quieren revelar más información hasta el día 4. “Lo que sí podemos decir –apunta Toni Cruz, director creativo– es que será un museo del siglo XXI, hemos trabajado con tecnología punta que permite la interactividad con el visitante, que recrea las escenografías de los personajes, y tendrá también una parte de espectáculo, con algún susto y alguna sorpresa. Será novedoso”.

Una imagen del palacete que acoge el Museu de Cera de Barcelona
Una imagen del palacete que acoge el Museu de Cera de Barcelona (Xavier Cervera)

Habrá también dos salas vintage , con figuras antiguas, incluso con recreaciones de personajes como Ausiàs March o Shakespeare, pero pesarán sobre todo las figuras actuales, del mundo de la música, de las artes o del deporte, y con especial atención a la cultura local.

–¿Y las viejas figuras de cera, donde han ido?

Es otro de los secretos. Toni Cruz sonríe: “Ya se sabe que los catalanes no tiramos nada”. Algunas se han conservado y a otras se les han buscado nuevos destinos. Tres ya estan en el CosmoCaixa. Hay otra, la del escritor Ernest Hemingway, que ha bajado a la cafetería. Remozada también, sigue albergando el Bosque de las Hadas. Ese café, junto a la tienda Pasaje del tiempo serán otros dos atractivos del museo.

Ángel Díaz, director de negocio, asegura que se trata de “un proyecto ilusionante, surgido por completo de la iniciativa privada con voluntad de contribuir a la recuperación de la ciudad tras la pandemia, y de ser un referente”.

Cada año se incorporarán entre 15 y 20 figuras y no se descarta incorporar al museo la tercera planta del edificio

Para hacer la fotografía que ilustra este reportaje, el fotógrafo Xavier Cervera les pide a los dos impulsores sacar el Copito de Nieve a la Rambla de Santa Mònica, junto a la puerta de entrada y del quiosco que anuncia el museo. Y cinco minutos después, mientras dispara las primeras fotos, se crea ya una considerable expectación, pese a la ausencia habitual de turistas,

–¿Es el Copito disecado?, pregunta uno de los transeúntes.

No, pero la semejanza hace que al momento aparezcan numerosos móviles para captar la insólita escena. Y algunos preguntan incluso si se puede tocar.

“Nuestro objetivo –explica Toni Cruz– es contribuir a la recuperación de La Rambla”

“Nuestro objetivo –explica Toni Cruz– es contribuir a la recuperación de Las Rambla. Estamos en el corazón de la ciudad, junto a las golondrinas, al monumento a Colón, al museo Marítimo. Queremos que cuando la ciudad despierte, se reencuentre con esa parte de su Barcelona de la infancia, antes de que el recuerdo fuese ocupado por el turismo de la paella y la sangría”.

Será también un atractivo turístico, pero la intención es ese reencuentro con los barceloneses. Por eso, se programan ya actividades complementarias y no se descarta una futura ampliación a un tercer piso. “Lo que es seguro es que cada año se incorporarán entre 15 y 20 nuevas figuras”. De cera, naturalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *