El negro futuro de las salas de cine sin grandes estrenos y con el mercado reducido un 68%

El aplazamiento del último Bond, ‘No Time to Die’, condena definitivamente al fracaso el intento de ‘Tenet’ de reflotar la exhibición en salas y tensa…

En un tiempo en el que cualquier duda o empeño de razonar es tachado rápidamente de equidistante, cobarde o sólo blando, hay preguntas que, como poco, molestan. «¿Por qué ‘Tenet’ no ha sido la gran salvación de los cines como se esperaba?» es una de ellas. Con el anuncio el sábado de que Universal aplazaba por segunda vez el estreno (esta vez hasta más allá de 2021) de la última entrega de Bond, ‘No Time to Die’, las salas de cine asistían al penúltimo capítulo de su rendición a plazos. Digamos

que el agente con licencia para matar seguía el camino marcado por la mayor parte de las grandes productoras que ya han colgado el cartel de fracaso al intento de Christopher Nolan. Tras retirar ‘
Mulan
‘ de los cines y llevarla directamente al VOD (pago por visión), Disney se debate entre alimentar a su plataforma o lanzarse a los cines y, así, tanto la superheroica
‘Black Widow’
como la producción de Pixar ‘
Soul
‘ están ahora mismo en el aire. Sólo ‘
Dune
‘ y la versión de
‘West side story
‘ firmada por Spielberg aguantan en diciembre junto a una
‘Woder Woman 1984
‘ que ha dejado para Navidad lo que estaba anunciado para octubre. Y, sin embargo, los cines insisten en que una correcta lectura de las cifras le da la razón a ellos y que las ‘
majors
‘, además de exhibir
una insolidaridad lacerante,
obran de manera precipitada.
«La retirada de producto está lastrando la recuperación del mercado»,
afirma rotundo Borja de Benito en calidad de portavoz de la Federación de los Cines de España (FECE). «Si nos centramos en ‘
Tenet
‘, que es la piedra de toque, lo más relevante es que ahora mismo está en unas cifras muy próximas a ‘
Dunkerque
‘, la cinta anterior de Nolan, en el mismo periodo de tiempo», continúa a modo de prueba. En efecto, sorprende que una película que no puede presumir de fácil y con un público potencial ni de lejos tan mayoritario como la cinta bélica de 2017 haya hecho en plena pandemia unas cifras fuera de Estados Unidos cerca de los
250 millones de dólares
, de los que 6,7 corresponden a España. «Actualmente, el mercado
ha caído un 68% con respecto al año anterior.
Pero, el comportamiento de las pocas películas con vocación comercial que llegan a la cartelera indica que es más por culpa de lo poco que se estrena que por cualquier otra razón.
La gente quiere ir al cine, pero no encuentra buenas razones»
, afirma David Rodríguez, ‘
general manager
‘ para España y Portugal de Comscore, la empresa que audita las taquillas de cine. Enrique González Kuhn, distribuidor independiente y que este pasado fin de semana sacaba a la cartelera ‘
Falling
‘, el debut de Viggo Mortensen en la dirección, insiste en la misma idea y, sin exagerar, carga contra las ‘
majors
‘. «Está claro que los cines lo que necesitan ahora es
películas con cara y ojos
. Y eso es lo que, de alguna manera, se les está negando. La recuperación se ve en Francia donde cada semana tienen algo. Ellos, al contrario que nosotros, no dependen tanto de Estados Unidos», afirma. A su modo, los datos le dan la razón. Más allá de
Tenet
, el público ha reaccionado a la evidencia de
Padre no hay más que uno 2,
con cifras (12,3 millones) cercanas a la primera entrega; a ella y al goteo de cintas que han encontrado en el desierto pospandemia su oportunidad. Y aquí figuran desde
After
(3 m) a
¡Scooby!
‘ (2 m) pasando por
Superagente Makey
(1,8 m). Y dado todo esto, ¿por qué tanta reticencia de los grandes? Está claro que lo que pasa en Europa, pese a su gravedad, no es lo que ocurre en Estados Unidos. Aún más grave. Recientemente el ‘
New York Times’
recogía la opinión de
Jeff Goldstein
del Warner y era él el que servía la clave: «Un 30% de los cines en California y Nueva York aún permanece cerrado». Es decir, no es tanto culpa de ‘
Tenet
‘ como de lo más obvio. Una vez estrenada ‘
Tenet
‘, Warner se empeñó en dejar claro que lo suyo no era un ‘
sprint
‘ sino un maratón. Sin embargo, con una recaudación es Estados Unidos que no alcanza a los 50 millones el problema parece más profundo. Es decir,
las pérdidas no son proporcionales a la reducción del número de asientos.
Haría falta más: más estrenos y de forma más regular.
Jeff Bock, un analista de recaudaciones,
lo resumía en ‘
Entertainment’ Weekly
a su manera: «Muchos cines no abrirán si no hay producto y las grandes productoras no se lanzarán a estrenar si no hay suficientes cines.
No es un maratón, es una carrera al borde de un precipicio».
«Quizá sea el momento para el cine independiente», aventura Rodríguez con las cifras en la mano. Kuhn le da y le quita la razón a la vez: «Sin duda, ahora las películas duran más en cartel y el boca a oreja vuelve a servir». Para De Benito en cambio, todo es más simple: «Una encuesta reciente demuestra que el 60% del público estaba dispuesta a volver al cine a la espera de una película que le interesara… Es frustrante ver que hay demanda de cine, pero no oferta».

Para seguir leyendo gratis

O suscríbete a Premium y tendrás acceso a todo el contenido web de El Mundo


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *