El nuevo electorado desleal desafía a los encuestadores

Un colegio electoral en las pasadas elecciones generales del pasado mes de noviembre de 2019.

El nuevo gatillazo de las encuestas en Estados Unidos sirvió al presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, para defenderse de los ataques de la oposición en el Congreso de los Diputados. Acusado por sus detractores de fabricar sondeos al servicio del Gobierno, Tezanos sostiene que el CIS actúa de manera “totalmente imparcial” y que si falla en algunos de sus pronósticos es porque se están produciendo “cambios muy importantes en las pautas de comportamiento del electorado». “Cada vez es menos predecible”, afirmó para describir un fenómeno que no ciñe únicamente a España. “El panorama es tan volátil, tan cambiante, que debemos relativizar las encuestas, porque solo señalan tendencias”, explicó ante los diputados de la Comisión de Presupuestos. La mitad de los electores actuales, insistió, decide su voto en la última semana o incluso en el último día.

Tezanos compareció a última hora del jueves para dar cuenta de los Presupuestos de su organismo, que dispondrá de más de nueve millones de euros para 2021. La oposición, sin embargo, dejó un tanto de lado las cifras para concentrarse en acusar de “sectarismo” al instituto público de opinión. El diputado del PP José Antonio Bermúdez de Castro le echó en cara sus “errores de bulto” con la intención de crear “un clima de opinión favorable al Gobierno”. El representante del PP denunció el sesgo en la selección de entrevistados del CIS, ya que, según él, un 65% de sus encuestados son personas que se declaran de izquierda o centroizquierda. Antes ya le habían llegado a Tezanos las andanadas de Ciudadanos, cuya diputada María Muñoz lo consideró la “viva imagen de la politización de la Administración”, y de José María Sánchez, de Vox, que, además de despachar al CIS como “un BOE prospectivo”, pidió cortar por lo sano y suprimir el organismo. En su defensa salió el socialista Rafael Simancas, quien dijo que Tezanos se limita a actuar de “notario de la opinión de los españoles”.

“Somos un organismo científico, no un oráculo o un horóscopo”, se defendió el presidente del CIS, antes de esgrimir que durante su mandato el número de usuarios de la web del instituto público ha crecido “un 106%”. Tezanos aseguró que el organismo está viviendo “una revolución” después de que la pandemia le obligase a renunciar a las entrevistas casa por casa. Ahora las encuestas son telefónicas, con la ayuda de un programa informático , lo que permitirá, según el presidente del CIS, afinar en las muestras y llegar a “extractos de la población de altos ingresos» a los que resultaba más difícil acceder en las entrevistas puerta a puerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *