El Prado oxigena al Bosco para que no muera de éxito

La sala del Bosco en el Museo del Prado, con el Jardín de las delicias en el centro, estaba “muriendo de éxito” y pidiendo alguna reforma que la oxigenera. Ya está hecha. El espacio se reabrió este martes en unas nuevas condiciones que, cuando la afluencia a la pinacoteca se normalice, permitirá ver las obras del holandés con menos atropello.

La reforma ofrece más espacio a los visitantes que quieran contemplar el tríptico del 'Jardín de las Delicias', gran estrella de una sala que alberga seis obras del autor más un de su taller y otra de un seguidor
La reforma ofrece más espacio a los visitantes que quieran contemplar el tríptico del ‘Jardín de las Delicias’, gran estrella de una sala que alberga seis obras del autor más un de su taller y otra de un seguidor (Dani Duch)

El espacio alberga siete obras, cinco de ellas del propio pintor holandés, además del célebre tríptico de las delicias y los pecados: las tablas también triples de El carro de heno y La adoración de los magos, la Mesa de los Pecados Capitales, La extracción de la piedra de la locura, Las tentaciones de San Antonio Abad, otra versión de esta última obra a cargo de su taller, y el Paisaje con la visita de Tundal al Infierno realizado por una seguidor anónimo.

Con seis obras del autor sobre un total de veinte que se conservan de él, la del Prado es la mayor colección del Bosco en un museo

Sobre un total de veinte obras que se conservan del autor, la del Prado es la mayor colección suya en un museo. No en vano el Bosco da prestigio al Prado e, históricamente, el Prado ha garantizado y apuntalado la fama del Bosco en los últimos doscientos años, destacaba en la presentación de la renovada sala el jefe de Conservación de Pintura Flamenca del museo, Alejandro Vergara.

La reforma del espacio que acoge los tesoros del gran artista de finales del siglo XV y principios del XVI consiste básicamente en un aligeramiento de los soportes de las obras, ahora metálicos y desmontables y con mantas ignífugas en su interior para evitar daños por incendio; un repitado de las paredes; una iluminación más cuidada sobre los óleos pero también sobre los reversos de los marcos, y una gran pantalla donde el público puede ver detalles notables de todas y cada una de las piezas.

Ante 'Las tentaciones de San Antonio Abad, otra de las obras del Bosco en su recién remozada sala en el Prado
Ante ‘Las tentaciones de San Antonio Abad, otra de las obras del Bosco en su recién remozada sala en el Prado (Dani Duch)

Los nuevos y más estrechos soportes de los tres trípticos son los que, al abultar mucho menos que los anteriores, hacen ganar espacio y sensación de amplitud a una sala que, como indicó el director adjunto de Conservación e Investigación de la institución, Andrés Úbeda, “se había hecho incómoda en algunos momentos”.

'El carro de heno', con la que el Bosco se adelantó a la tendencia a la 'cultura del paisaje' en la pintura, según los expertos
‘El carro de heno’, con la que el Bosco se adelantó a la tendencia a la ‘cultura del paisaje’ en la pintura, según los expertos (Dani Duch)

La remodelación del espacio del Bosco forma parte de un plan de reanimación progresiva del museo tras el paréntesis del confinamiento entre marzo y junio . Primero se reabrieron la galería central y espacios anejos, con la concentración allí de grandes obras del museo en la exposición Reencuentro ; después se desconfinaron la primera planta casi en su totalidad y la sala dedicada al Tesoro del Delfín, para después inaugurar la muestra Invitadas , sobre el papel de la mujer en el siglo XIX y principios del XX.

La remodelación del espacio del Bosco forma parte de un plan de reanimación progresiva del museo tras el paréntesis del confinamiento

A partir de ahora y en función de la evolución de la pandemia y las limitaciones que imponga, la idea es compartimentar el Prado en módulos a efectos de continuar la reapertura de la parte expositiva, empezando por lo que falta de desprecintar en la planta baja y continuando en los dos pisos superiores. Todo lo cual se hará en paralelo a la implantación de un nuevo modelo expositivo que, como es el caso en Reencuentro e Invitadas, hará prioritaria la explotación de los propios fondos del museo –bien a través de nuevas muestras monográficas o de itinerarios temáticos.

El objetivo de ese reciclaje es compensar la mayor dificultad que la crisis sanitaria impone, y se teme que por largo tiempo, para organizar grandes exposiciones con préstamos de obras procedentes de otras instituciones y de coleccionistas particulares.

'El Jardín de las Delicias', la obra magna de Jheronimus van Aken, el Bosco.
‘El Jardín de las Delicias’, la obra magna de Jheronimus van Aken, el Bosco. (Dani Duch)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *