El Prado reordenará sus colecciones y dará mayor presencia a las mujeres artistas

Madrid Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

El Museo del Prado intenta retomar poco a poco la normalidad perdida, por muy difícil que parezca: la amenaza de nubarrones ante un hipotético confinamiento domiciliario, aún son muy evidentes en sus alrededores los efectos de Filomena (hay nieve e hielo por todas partes)… En ese intento por recuperar la normalidad, el director de la pinacoteca, Miguel Falomir, convocaba esta mañana a los medios de comunicación para presentar la programación prevista para este año. O, mejor dicho, «la programación que nos gustaría llevar a cabo. En medio de tanta incertidumbre, hay que ser positivos, optimistas». Por un lado, se retomarán los proyectos que hubo que aplazar en 2020 y quedaron en el tintero. Todos, excepto uno: una exposición de dibujos de William Blake sobre la «Divina Comedia», pospuesta «sine die» por su altísimo coste. Los préstamos procedían de la National Gallery de Melbourne.

Reordenación de las colecciones

Una de las consecuencias de la pandemia ha sido que la reordenación de las colecciones del Prado, prevista a largo plazo, se haya acelerado, pues durante el cierre del museo se proyectó toda la logística y la exposición «Reencuentro» fue un banco de pruebas. De hecho, según una encuesta, el 90% de los visitantes veía esta nueva propuesta muy positiva. Advierte Falomir que la reordenación «no está movida por caprichos del director ni los conservadores del museo». En ciertas partes de la actual ordenación, dice, hay «cierto anacronismo, con modelos decimonónicos y una cronología muy férrea». Así, no cree que tenga sentido que la pintura del siglo XVIII esté expuesta por escuelas, cuando todos los grandes artistas trabajaban en Madrid. Tampoco, que los seguidores de Leonardo estén separados. Se llevará a cabo la reordenación a lo largo del año: «Antes de verano se verán los primeros frutos».

«El Prado será más inclusivo»

Comenzará con la colección del siglo XIX, «que ahora mira más al XVIII que al XX». Explica Falomir que el Prado «será más inclusivo. Habrá una visión más plural del XIX español, se dará una mayor visibilidad a las mujeres, la pintura social y la de otras procedencias geográficas, como la filipina». Dice que habrá una mayor presencia de mujeres artistas, especialmente del siglo XIX, donde el número fue mayor; adquisiciones de obras de mujeres artistas, y una beca de investigación específica para mujeres». En cuanto a si se reordenará la colección de Goya en una sola planta (ahora está en tres), advierte que «hoy por hoy es imposible. Seguirá en tres plantas hasta que se acometa la transferencia de obras al Salón de Reinos. Hay corsés arquitectónicos como las salas de los cartones para tapices, realizadas específicamente para albergarlos. Otra cosa es si se exhibirá la colección de Goya con otros criterios distintos». Esa decisión dependerá de Javier Portús.

Nuevos espacios

Además, el Prado hará realidad un viejo sueño: que todo el edificio de Villanueva sea expositivo. Se recuperará en torno a octubre o noviembre la Galería Jónica (adyacente a la galería central) para la colección de escultura clásica. Se exhibirán 51 obras no expuestas hasta ahora. También se abrirá una instalación expositiva permanente dedicada a la historia arquitectónica y museográfica del Prado, en las salas 100, 101 y 102, donde antiguamente se exhibía el Tesoro del Delfín. Se prevé inaugurarla antes del verano. Ambos proyectos quedaron aplazados en 2020.

Salón de Reinos

Si no hay sorpresas, y la pandemia lo permite, las obras del Salón de Reinos comenzarán en noviembre. Este año habrá un concurso para ver qué constructora se hará cargo de ejecutar el proyecto diseñado por Norman Foster y Carlos Rubio. La línea de crédito de 43 millones de euros se ha incluido finalmente en los Presupuestos Generales del Estado. El plazo de ejecución del proyecto (que costará unos 36 millones) es de cuatro años, por lo que su inauguración está prevista para 2025.

Exposiciones temporales

«Diana y Acteón», de Tiziano – NATIONAL GALLERY, LONDRES

En cuanto a las exposiciones temporales, abrirá plaza el 2 de marzo la esperada «Pasiones mitológicas», que reunirá por primera vez las seis Poesías de Tiziano encargadas por Felipe II y pintadas entre 1551 y 1562, considerado «el conjunto mitológico más influyente de la pintura occidental». Un proyecto en común de cuatro importantes museos: el Prado, la National Gallery de Londres, el Isabella Stewart Gardner Museum de Boston y las Galerías Nacionales de Escocia en Edimburgo. Finalmente, no itinerará a esta última sede por problemas presupuestarios. En Londres, primera parada, fue clausurada dos veces por la pandemia. En el Prado, a las seis Poesías se unirán otras obras maestras de Veronés, Allori, Rubens, Ribera, Poussin, Velázquez y Van Dyck. Preguntado sobre si el Brexit afectará de algún modo a los préstamos de obras procedentes de Gran Bretaña, comenta Falomir que «no tendría por qué afectar, ya que el museo también tiene intercambios de obras con museos de países fuera de la UE. Los seguirá habiendo. Es posible que haya alguna complicación burocrática, en las aduanas, mayor papeleo y más problemas«.

«El cambista y su mujer», de Marinus van Reymerswaele, 1539 – MUSEO DEL PRADO

El 9 de marzo se inaugurará una exposición dedicada a Marinus van Reymerswale. Un artista muy apreciado en el siglo XVI, del que se sabe poco, tiene una producción muy corta, pero obras muy conocidas. No ha habido exposiciones sobre él ni cuenta con monografías. Asimismo, habrá una exposición, «El Hijo Pródigo de Murillo y el arte de narrar en el Barroco andaluz», comisariada por Javier Portús, prevista para septiembre. También ese mes habrá una muestra centrada en la copia de la Mona Lisa del Prado. Un cuadro que, según Falomir, «se ha convertido en uno de los iconos del Prado, no por sus cualidades estéticas». La exposición abordará qué significa esta obra en la producción del taller de Leonardo.

Para octubre está prevista la inauguración de «Tornaviaje. Arte iberoamericano en España», que saldará una deuda pendiente en el Prado: dar visibilidad al arte virreinal. Miles de obras que llegaron a España procedentes de América en los siglos XVI, XVII y XVIII. En mayo se rendirá un homenaje muy especial a una de las benefactoras del museo, la maestra Carmen Sánchez que. tras su muerte, legó a la pinacoteca sus bienes, valorados en unos 800.000 euros, para adquisición de obras. Las compras, de artistas italianos, fanceses, flamencos, se verán con la exposición «El legado de Carmen Sánchez». «Estaría muy orgullosa«, dice Miguel Falomir. Además, habrá una exposición conmemorativa del 40 aniversario de la Fundación Amigos del Prado, «el club más grande de España después del Barça y el Real Madrid», puntualiza el director del Prado. Tiene ya más de 40.000 miembros. Dentro del programa «La obra invitada» se verán los bocetos de Goya para la «Predicación de san Bernardino de Siena» y habrá un itinerario especial por la colección del Prado centrada en el cosmos, comisariado por Montserrat Villa Martín, investigadora del Centro de Astrobiología del CSIC.

Educación

Destaca también un proyecto educativo: bajo el título «Deslizar», va destinado a más de 1.000 alumnos y 34 profesores de la periferia de Madrid, para tratar de involucrarlos más en el museo. Finalmente, Javier Arnaldo ha sido nombrado director de la Escuela del Prado, cuya próxima cátedra estará dirigida por el holandés Justin Kroesen, gran especialista en el Medievo español.

Proyectos digitales… ¿gratuitos o de pago?

¿Hay un plan b en el Prado si se aplica un nuevo confinamiento domiciliario y el museo vuelve a cerrar sus puertas? Su director destaca que Madrid es la única gran capital europea y mundial que mantiene abiertas sus actividades culturales: museos, Teatro Real… Pero, si hubiese que cerrar, recompondremos la agenda. Lo único bueno de la pandemia es la solidaridad entre todos los museos. Si el 2 de marzo no pudiéramos abrir «Pasiones mitológicas», seguro que se prolongarían los préstamos». También continuará potenciando los proyectos digitales: se ha dado un salto cuantitativo y cualitativo de las actividades online. De hecho, el Prado recibirá este año cinco millones de euros de fondos de la UE vinculados exclusivamente al desarrollo de proyectos digitales. Lo digital es cada vez más importante, pero no compite con las visitas presenciales». Deja claro Falomir que «nada que el Prado ofrece gratuito será cobrado». Pero sí dice que habrá proyectos específicos susceptibles de ser cobrados en el futuro, sin ánimo de lucro. «Costarán 2 ó 3 euros, para que no nos cueste dinero». Será el caso de cuidadas visitas virtuales a exposiciones, al estilo de las que ofrece actualmente el Mauritshuis de La Haya. Nada que ver con las visitas de la National Gallery de Londres a la exposición de Artemisia Gentilleschi.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/arte/abci-prado-reordenara-colecciones-y-dara-mayor-presencia-mujeres-artistas-202101201440_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/arte/abci-prado-reordenara-colecciones-y-dara-mayor-presencia-mujeres-artistas-202101201440_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *