El regreso de Yma Sumac, la soprano inca que cantaba en cinco octavas y se adelantó 70 años a Rosalía

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

La legendaria cantante peruana Ymac Sumac, nacida en Ichocán en 1922 con el nombre de Zoila Emperatriz Chávarry, fue lo que hoy llamamos artista total. Poseía un registro vocal único en el mundo, al abarcar cinco octavas y media, pero además creó toda una mitología a su alrededor según la cual ella era una ñusta (princesa de la realeza inca) descendiente directa de Atahualpa, que había aprendido a cantar imitando el canto de las aves de su tierra. Soprano de gran éxito internacional durante los años cincuenta, llegó a vender más de cuarenta millones de discos (lo que la convierte en la cantante con más ventas en la historia de Perú) y es la única peruana que tiene un nombre inscrito en el Paseo de la Fama de Hollywood.

También fue la primera cantante femenina de América Latina en formar parte de un teatro musical de Broadway, y dio conciertos por todo el mundo incluyendo la Unión Soviética, donde pasó seis meses de gira, o Japón, donde fue teloneada nada menos que por Frank Sinatra. Además fue una actriz de éxito que rodó películas como «Pal’ Otro Lao», «El secreto de los incas» (con Charlton Heston), «The Life, Loves and Adventures of Omar Khayyam» o «Música de siempre».

A casi cien años de su nacimiento, existen pocas figuras latinoamericanas que puedan comparar sus logros y trayectoria a la de Yma Sumac, que significa «soy la más bella» en lengua quechua. Cuenta la leyenda que Manuel de Falla quedó fascinado por su voz, y le dijo que nunca tomase clases de canto para preservar su esencia. Celebridades como la Reina Isabel II, Nikita Jrushchov, Quincy Jones o Cher se declararon admiradores de la peruana, que con el tiempo también se ha consolidado como un icono para la comunidad LGTB+. Ya en los setenta, agrupaciones gays en California celebraban fiestas rindiéndole homenaje en la fecha de su cumpleaños, y en la siguiente década, la famosa drag queen Lady Bunny eligió «Malambo Nº1» de Sumac para una performance durante el festival Wigstock (conocido como el Woodstock drag). Más recientemente, esa misma canción se usó para una de las eliminatorias definitivas de Lip Sync del popular reality show «RuPaul’s Drag Race», que dio paso a uno de los momentos más icónicos del programa y también a una ola de entusiastas que llenaron internet con sus propias interpretaciones del tema de Sumac.

Todo esto parece motivo más que suficiente para rescatar su legado, pero también para «globalizarlo», como definen los responsables de Ellas Rugen Records, nuevo sello discográfico que nace con la finalidad de reivindicar a las grandes figuras femeninas de Latinoamérica que hicieron historia, y que actualmente forman parte de la cultura popular. El proyecto cuenta con la colaboración de expertos y coleccionistas reconocidos de cada país de la región latinoamericana, y su primera referencia es el álbum «The Legend Of The Sun Virgin» de Sumac, grabado en 1952 en Estados Unidos de la mano de Capital Records.

La producción, que firmó junto a su marido y estrecho colaborador, el compositor Moisés Vivanco (director de la banda Compañía Peruana de Arte), refleja la exótica propuesta de Sumac como pionera en lo que se ha venido a llamar «world music». El vinilo, fiel al espíritu de esta nueva casa discográfica, cuenta con una cuidada edición que incluye fotos inéditas del archivo personal de Sumac, un texto informativo escrito por la historiadora Carmen McEvoy y una remasterización de sonido con tecnología punta.

«Por falta de políticas culturales de preservación o por negligencia de pequeños sellos discográficos de los años sesenta, setenta y ochenta, se está perdiendo muchísimo de nuestro legado musical. La poca rentabilidad actual de estos proyectos hace que las grandes compañías dejen en el olvido producciones que tienen aún mucho que aportar. Es por esto que este sello apunta a tomar a estas artistas, reeditarlas, revalorizarlas y llevarlas a las nuevas generaciones», comenta Jalo Nuñez del Prado, productor musical, fundador y director de Ellas Rugen.

Para una disquera independiente como Ellas Rugen, uno de los mayores obstáculos que se plantean con estos proyectos es que «después de hacer un trabajo exhaustivo de investigación para encontrar a los dueños de los fonogramas, hay que encontrar la cinta matriz (master) en un estado decente para iniciar el proceso de restauración. En la mayoría de casos estas cintas han sido olvidadas o perdidas, y en otros casos han sido guardadas en lugares nada adecuados para su conservación por más de cuatro cinco o seis décadas. Es por eso, que muchas veces recurrimos al coleccionista dedicado y especializado, que aparte de tener los discos en un excelente estado, siempre tiene información o detalles pintorescos que ayudan a seguir con nuestra investigación. Cuando los masters pertenecen a discográficas multinacionales, lo considero aún de mayor dificultad, ya que en la mayoría de los casos suelen tener una actitud obstruccionista. No tienen planeado re-lanzar a los artistas de su fondo de catálogo pero tampoco quieren que otros lo hagan. Van pasando los años y en cada década nos encontramos con una nueva transición en la industria musical y su consumo. Se salvan los grandes best sellers y claro, los artistas a partir de los años 2000, pero nuestro legado musical tiene mas de 80 años de creación musical. En mi opinión, el estado tiene la responsabilidad de preservar su cultura (en todas sus vertientes) de una forma correcta, eficaz, democratizada y de libre acceso».

El rescate de una obra como la de Sumac, que falleció en Los Angeles en 2008, es especialmente importante porque tal como señala Núñez del Prado, la soprano no destacó sólo por su originalidad y su registro vocal de cinco octavas, sino por haber tenido «esa visión vanguardista, junto a Moisés Vivanco, de mezclar su folkclore tradicional con la música moderna de ese entonces. En los últimos años se habla mucho de esto y se le atribuye a Rosalía y a otros artistas contemporáneos como los pioneros de este híbrido, pero Yma Sumac lo hizo setenta años antes».

La repercusión internacional del trabajo de Sumac fue tan grande, que incluso llegó a sufrir críticas de sus propios compatriotas, algo que también recuerda a Rosalía. «Yma venía de una escuela de folkclore tradicional y súper conservadora, y no aceptaban que se hubiese «vendido» a los grandes músicos de orquesta y arreglistas de Estados Unidos», explica Núñez del Prado. «Eran los años cincuenta, tiempos complicados, Estados Unidos en el ojo de la tormenta como el malvado del mundo… por ahí va el asunto. Fuera de este ejemplo, ella tuvo bastante éxito en Europa, se presentó en casi todas las capitales e hizo historia con su ardua y extensa gira por la ex Unión Soviética en plena guerra fría».

El sello ya tiene en la mirilla sus próximos lanzamientos, que se centrarán en cantantes icónicas de Venezuela y México. «Ahora estamos trabajando en el lanzamiento de Estelita Del Llano (Venezuela), una bolerista extraordinaria de los años cincuenta, que también hacía música de cabaret, y tenía pasión y romanticismo a las venas. También tenemos en mente a Lucha Reyes (Perú), otra figura emblemática del vals criollo de los años setenta, y a María Victoria (México), entre otras».

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/musica/abci-regreso-sumac-soprano-inca-cantaba-cinco-octavas-y-adelanto-70-anos-rosalia-202101140123_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/musica/abci-regreso-sumac-soprano-inca-cantaba-cinco-octavas-y-adelanto-70-anos-rosalia-202101140123_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *