¿Eran realmente rubios los sanguinarios guerreros vikingos?

Estamos ante el mayor estudio genético de los vikingos jamás realizado. Un análisis en el que se ha secuenciado el genoma de hasta 442 fragmentos óseos de distintos miembros de estos clanes escandinavos encontrados por toda Europa y también Groenlandia y que ha aportado descubrimientos sorprendentes. El principal, es que es posible que los sanguinarios guerreros no fueran tan nórdicos como nos pensábamos.

“Los vikingos tenían muchos más genes del sur y este de Europa de lo que esperábamos. Hay que tener en cuenta que con frecuencia tenían hijos con personas de otras partes del mundo. De hecho, también tienden a ser de cabello oscuro en lugar de rubios, pese a que ese es ampliamente considerado como un rasgo vikingo”, asegura el profesor Eske Willerslev, de la Universidad de Copenhague y uno de los autores del artículo publicado en la revista Nature .

Cabello oscuro

Los vikingos tenían muchos más genes del sur y este de Europa de lo que esperaban los investigadores

Estos pueblos dedicados al comercio, los viajes y las conquistas eran mucho más diversos genéticamente que las sociedades campesinas del continente escandinavo, según apuntan los investigadores. “Vivían en zonas costeras y, hablando de sus genes, eran completamente diferentes a las sociedades de agricultores y ganaderos que vivían más al interior”, añade Ashot Margaryan, coautor del trabajo.

Este diverso genoma vikingo es fruto no solo de personas que llegaron a los asentamientos nórdicos, sino también consecuencia de los viajes y los saqueos (que a menudo incluían asesinatos) realizados en distintas partes de Europa. Mientas que los vikingos daneses fueron a Inglaterra, los suecos se desplazaron al Báltico y los noruegos llegaron hasta Irlanda, Islandia y Groenlandia.

Los vikingos daneses fueron a Inglaterra, los suecos al Báltico y los noruegos viajaron a Irlanda, Islandia y Groenlandia.
Los vikingos daneses fueron a Inglaterra, los suecos al Báltico y los noruegos viajaron a Irlanda, Islandia y Groenlandia. (University of Copenhaguen)

“Sin embargo, los clanes de estas tres ‘naciones’ rara vez se mezclaron genéticamente durante la Era Vikinga (entre el 750 y el 1050 después de Cristo). Quizás eran enemigos o quizás hay otra explicación válida. Simplemente no lo sabemos”, asume Margaryan.

Los análisis revelaron detalles insospechados. En base a los restos encontrados en una fosa común en Estonia, donde había varios vikingos que habían sido brutalmente asesinados durante una expedición, los expertos encontraron que había hasta cinco personas estrechamente relacionadas entre sí.

Una fosa común con unos 50 vikingos decapitados en Dorset (Reino Unido)
Una fosa común con unos 50 vikingos decapitados en Dorset (Reino Unido) (University of Copenhaguen)

“La cultura popular sugiere que el Jefe del clan reclutaría a los guerreros más fuertes de las tribus o comunidades vecinas para que se unieran a él en una incursión de saqueo. Pero el vínculo entre esos cinco individuos revela que alguien quizás se llevó a toda la familia en el viaje”, apunta Willerslev.

En otros casos, los vikingos implantaron su cultura en los lugares que visitaron e incluso las comunidades locales acabaron abrazando las costumbres escandinavas. En Inglaterra ha sido posible rastrear esa influencia mediante el estudio del idioma y los nombres de lugares específicos.

Piedra rúnica de Västergötland (Suecia) que dice: '... hizo esta piedra después de su hijo Gudmar. Él fue asesinado en Inglaterra'.
Piedra rúnica de Västergötland (Suecia) que dice: ‘… hizo esta piedra después de su hijo Gudmar. Él fue asesinado en Inglaterra’. (University of Copenhaguen)

”En Escocia hay una sepultura que, en términos arqueológicos, se clasificaría como una tumba vikinga. Sus espadas y símbolos reflejan la cultura nórdica. Sin embargo, genéticamente hablando, el hombre allí enterrado no tiene nada en común con los vikingos”, añaden los investigadores.

Eske Willerslev destaca la influencia de la Era Vikinga en Europa. “Esa gente viajó mucho más lejos, tenían muchos genes del sur de Europa y muy probablemente formaron parte de un intercambio cultural con el resto del mundo mucho más extenso que cualquier sociedad campesina contemporánea”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *