España se clasifica para la fase final de la Liga de las Naciones con una histórica goleada a Alemania

Ferran y Fabián celebran el gol del extremo del City este martes ante Alemania en La Cartuja.

Vencer o vencer a Alemania este martes en Sevilla (20. 45, La1). No le queda otra a España si quiere estar presente en la final a cuatro de la Liga de Naciones. La empresa no es fácil porque enfrente estará una potencia y los últimos partidos de la selección española no invitan al optimismo. Hay una idea innegociable de salir jugando desde atrás, de verticalizar las transiciones y de presionar al contrario muy arriba, pero Luis Enrique aún no acaba de cuajar a un equipo base que plasme esa propuesta.

La alternancia en la portería vuelve a imponerse, y los cambios en el trío de centrocampistas y la falta de contundencia en el remate lastran a una selección que suma dos victorias, cuatro empates y una derrota desde que el técnico asturiano regresó al cargo en septiembre. El triunfo supondría un espaldarazo para un grupo necesitado de victorias que le insuflen autoconfianza. Todo lo que no sea ganar ahondará más en los problemas que se le atisban a La Roja. “No hemos sido inferiores a ninguno de los rivales a los que nos hemos enfrentado”, defiende Luis Enrique. “Seguiremos con la misma idea, pero habrá matices. En Alemania fuimos a por ellos desde el principio y estamos ante una de las selecciones más potentes del mundo. Casi mejor que solo nos valga ganar, porque así no especulamos. Presionar en campo contrario, seguro, presión tras pérdida, seguro, combinar, pues también”, asegura el seleccionador español.

España afronta el reto con las bajas de Ansu Fati, Navas y Thiago, conocidas antes de que Luis Enrique anunciara la lista. A ellas se ha sumado la de Busquets, tocado en una rodilla en el encuentro con Suiza.

El puesto del centrocampista azulgrana lo ocupará Rodrigo Hernández. El mediocentro del Manchester City lleva tiempo buscando dar un golpe en la mesa para asaltar la titularidad. Está ante una gran oportunidad para reivindicarse sobre la hierba del estadio de La Cartuja. España regresa a la ciudad que durante mucho tiempo fue su sede fetiche, pero no tendrá el calor del hincha sevillano.

La frialdad en la calle preside el encuentro. La misma que provoca por el momento la selección de Luis Enrique.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *