Estos son todos los cambios en la escuela que trae la nueva ley educativa

Alumnos del colegio Aldapeta María, en San Sebastián, se echan gel hidroalcohólico antes de comenzar la clase este miércoles.

Protesta de la escuela concertada contra la nueva ley educativa, la semana pasada en Madrid.
Protesta de la escuela concertada contra la nueva ley educativa, la semana pasada en Madrid.M. Fernández (Pool) / Europa Press

Las movilizaciones de buena parte de la escuela concertada contra la nueva ley educativa, conocida como la ley Celaá, que se vota el jueves en el Congreso, arrecian. Centenares de centros educativos harán llegar este miércoles su rechazo a la norma directamente a los alumnos mediante la lectura de un manifiesto que se opone a ella en un tono encendido sosteniendo, por ejemplo, que “conduce hacia el dominio sistémico del Estado” y “devalúa la enseñanza de la asignatura de Religión”. La medida ha generado malestar en medios sindicales por involucrar a los estudiantes y al profesorado.

El manifiesto ha sido elaborado por la plataforma Más Plurales, de la que forman parte las principales entidades relacionadas con la enseñanza concertada, entre las que figuran Escuelas Católicas, la Confederación Española de Centros de Enseñanza, Escola Cristiana de Catalunya, Concapa, Confapa, la Federación de Enseñanza de USO y otra quincena de organizaciones. Fuentes de Escuelas Católicas aseguran que, a escala nacional, no se ha instado a leer el manifiesto en las clases, sino que se ha pedido a los centros “que adopten las iniciativas que consideren adecuadas para dar a conocer a la comunidad educativa lo que implica esta ley”. Al menos dos organizaciones territoriales de Escuelas Católicas, la de Andalucía y la de la Comunidad Valenciana, sí han animado a los colegios de sus territorios a leer el documento a los alumnos. En Madrid, señalan las mismas fuentes, el manifiesto ya ha sido leído en algunos colegios en los últimos días.

En los centros concertados estudia el 26% del alumnado preuniversitario español. El 60% de ellos pertenece a Escuelas Católicas.

El manifiesto sostiene que la Lomloe (Ley Orgánica de Modificación de la LOE) “permite distribuir a los alumnos por centros reduciendo significativamente la elección educativa de sus padres”, “crea un escenario de desigualdad de oportunidades para las familias”, impone “una ideología laicista impropia de un Estado no confesional” y “conduce a los actuales centros de educación especial a su desaparición”. En uno de los colegios en los que está prevista la lectura del manifiesto, el mensaje que se ha distribuido al profesorado aconseja que el texto, de folio y medio, se lea a los alumnos a partir de tercero de la ESO, y que a los más pequeños se les explique su contenido. Tanto unos como otros guardarán después un minuto de silencio.

La participación de los niños en el ámbito educativo es positiva, cree Miquel Martínez, catedrático de Pedagogía de la Universidad de Barcelona, “pero no lo es que los adultos los conduzcan a hacerlo de acuerdo con sus posiciones, en un tema que es complejo y en el que se hacen afirmaciones tan controvertidas”, dice.

La Plataforma Más Plurales presentó este martes varios escritos en el Congreso en los que solicitó a los grupos la paralización de la tramitación de la ley. Ha iniciado una recogida de firmas contra la norma (este martes sumaban, según la entidad, un millón y medio). Tiene previsto concentrarse el jueves ante el Congreso. Y, el domingo, realizar “una manifestación en coches” en Madrid y otras ciudades.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *