Garzón exige la reparación pública de su honor: "Es penoso que Anoet aún no me haya pedido disculpas"

El empresario de El Puerto y Córdoba reclama en una carta abierta a la cúpula de los empresarios taurinos la demostración de que "persiguen la…

José María Garzón, el empresario taurino del año, según algún premio y según la masiva voz de la afición, exige una rectificación y una disculpa públicas a la patronal de empresarios que quiso guillotinarlo. Por la corrida de El Puerto y no sólo. Le culparon del fin de la temporada en Andalucía y luego demostró en Córdoba que no era el fin; le señalaron como responsable de un atentado contra la salud pública y la policía de la Junta constató en un informe que era mentira. Garzón pide a Anoet en una carta abierta que le enmiende el honor, que vuelva sobre los pasos de aquel expediente sancionador, que pidan perdón: «Es penoso y muy lamentable que Anoet aún no me haya pedido disculpas». El 16 de septiembre presentó un último escrito para que así lo hicieran.

La carta de Garzón repasa su lucha «por dar toros» en este terrible año del Covid. Pero lo más costoso, lo más duro, más que los ataques de Podemos y demás izquierda antitaurina por la corrida de El Puerto de Santa María -Ponce, Morante y Aguado- en agosto, fueron los ataques de los suyos, a su honor y a su persona: «Lo más difícil de asimilar fueron los ataques personales con los que se puso en duda mi honorabilidad pasando por alto un principio jurídico básico como el de la presunción de inocencia. Fue muy desagradable escuchar algunas acusaciones de otros empresarios taurinos que llegaron incluso a entrar en el plano personal que se publicaron en medios de comunicación y redes sociales, algunas rayando el insulto». Los vídeos de Francisco Rivera, la estigmatización de Ramón Valencia, las maniobras en la oscuridad de los otros.

El empresario de El Puerto y Córdoba insiste en el llamémosle error de la patronal que preside Simón Casas: «La Junta Directiva de ANOET nos acusó públicamente de poner ‘en riesgo la salud pública’, de haber ‘dañado la imagen de la Tauromaquia’ y que nuestra actuación tendría una relación directa en ‘los perjuicios económicos ocasionados a proyectos empresariales de Andalucía. Me inculparon públicamente dando por hecho que había obrado ilegalmente y me señalaron como el responsable del endurecimiento de la normativa a partir de ese momento. Nunca entendí, y así se lo hice saber a Anoet, que a la incoación de un expediente que no se ajustaba a Derecho decidieran darle la máxima difusión a nivel nacional». Los titulares de aquellos días

No descarta Garzón acciones judiciales porque «el perjuicio moral y económico y la vulneración de mi honor ahí están, nada se ha hecho para repararlo». Pero concluye su extensa epístola con optimismo, pasando por encima de las manos negras que mecen la cuna: «Espero que la Junta Directiva de ANOET esté a la altura, rectifique públicamente y demuestre a todo el mundo que defiende la verdad por encima de cualquier interés particular. Mi propuesta ha sido y seguirá siendo la de dar toros, incluso en los tiempos más difíciles que viviremos en varios años, así como adaptarnos a las circunstancias y construir un futuro más alentador para la Tauromaquia».


Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

SuspensiónNo habrá novillada en Córdoba: Lances de futuro cancela su organización por la situación sanitaria
CórdobaCierra un mercado de Córdoba tras declararse un brote con cinco contagiados
Matinal"Una novillada de categoría" para seis aspirantes con el premio de la repetición: así es la "oportunidad" de Córdoba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *