George Saunders: «La cancelación tiene un lado positivo»

Karina Sainz Borgo

Esta funcionalidad es sólo para registrados

24/11/2022

George Saunders era un estudiante de ingeniería de Texas que votaba a Reagan y leía a Aynd Rand. Hasta que se topó con un cuento de Raymond Carver: aquel paisaje humano le resultó fascinante. Pasaron los años. Saunders entró a trabajar en una petrolera en Sumatra, entonces ya escribía. Los años de trabajo en una multinacional le dieron a Saunders perspectiva para dedicarse a la literatura. Hoy es uno de los escritores norteamericanos más importantes.

Jonathan Franzen, Foster Wallace y Lorrie Moore se refieren a él como una de las voces más brillantes de la literatura contemporánea. En sus primeros relatos concentró la mirada en clases marginadas, los perdedores y los atrofiados: presos sometidos a experimentos en una farmacéutica; niños atados a un árbol por madres desquiciadas; una familia miserable que se endeuda para decorar su jardín con una jaula de humanos.

Las suyas son criaturas de una América rural y suburbana que ansía poseer. El humor puede que sea su arma mejor utilizada para retratarlos, porque hasta la desgracia puede llegar a generar ternura. «Mis personajes son perdedores bellos. Decía Flannery O’Connor que podemos elegir escribir, pero no cómo traer a la vida eso que deseas escribir. Me gusta la gente buena que se mete en problemas. Ahí juega el papel la empatía», dice en una conversación telefónica desde Los Ángeles.

Cuento, cuento y más cuento

El autor de los libros de cuentos ‘Diez de diciembre’, ‘Guerracivilandia en ruinas’ y ‘Pastoralia’, publica ahora en España ‘Zorro 8’ (Seix Barral), una fábula ecologista ilustrada por Chelsea Cardinal. Para sus editores en español, se lee como «una carta de amor de un animal a los humanos y una llamada de atención a cuidar del medioambiente». Saunders ofrece una explicación más sencilla. «Más que una fábula, para mí es una historia. Una buena fabula tiene realidad y contradicción; y esa es la intención

Tras el éxito de su novela ‘Lincoln en el Bardo’ y ‘Felicidades, por cierto’, George Saunders ha vuelto al relato breve, que es el genero donde se siente más cómodo. Su libro más reciente, ‘Liberation Day’, aún sin traducción al español, ha sido recomendado por The New York Times como uno de los mejores libros de 2022. «Mi género es el cuento. Es mi credo, acudo a diario ahí. Te permite pensar con frescura y rapidez. Sabes cuándo un relato no funciona porque, como en los chistes, al llegar al final surge un silencio de decepción».

Mejor y peor

Saunders, un crítico del capitalismo que somete a juicio a la sociedad norteamericana en cada libro, tiene una opinión ambivalente sobre la situación actual de su país. «Estados Unidos está mejor y peor, a la vez. Con respecto a lo que era la situación de las mujeres, negros, personas del colectivo LGTBI hace unos años, pues estamos mucho mejor. Pero al mismo tiempo somos más estúpidos y conspiranoicos. Cuando yo era niño, todo el mundo era espiritual y católico. Y sin embargo no teníamos todas las respuestas. Ahora la gente es más materialista y creen que la experiencia sensible basta para conocer el mundo y eso ha deteriorado nuestra percepción de la realidad».

Buena parte de esas críticas aparecen en ‘Liberation Day’, un volumen que escribió entre la pandemia y el asalto al Capitolio. Estados Unidos es un país complejo. Incluso no basta la literatura para explicarlo. «Creo que alguien pensó en algún momento en la Gran Novela Americana y a la gente le encantó. Pero, ¿cómo podría haber (y por qué debería haber) solo una? ¿Especialmente en un país tan diverso, variado y confuso como el nuestro? Me gustaría escribir Una gran novela americana… pero no LA Gran Novela americana».

Cancelación

En la era de la cancelación, George Saunders apenas se siente incómodo o amenazado. Incluso intenta darle la vuelta al fenómeno. «La visión positiva o el lado positivo del ‘Woke’ es que podamos darnos cuenta de que nuestras palabras tienen el poder de herir e incluso marginar a otras personas. Y nadie debería querer participar en eso. ¿Por qué no tratar siempre de hablar respetuosamente de otras personas, incluidas y quizás incluso especialmente de aquellas que históricamente han sido maltratadas o no han sido menospreciadas?».

Saunders, que en sus libros ha trabajado tanto la historia de Norteamérica, lo hizo en ‘Lincoln en el Bardo’ no cree en la corrección del pasado, sino en su contextualización. «La erradicación de todo rastro de los males anteriores puede conducir a un olvido dañino de la historia real. Si hemos tenido, digamos, un sesgo sistemático contra un determinado grupo, en mi opinión, deberíamos estar ansiosos por saber cómo se sintió y sonó eso en la historia, para que no lo repitamos de otra manera».

«Y deberíamos reconocer la complejidad de los seres humanos: si una persona vivía, digamos, en una era sexista, no debería sorprendernos encontrar que el sexismo vivía en él, y esto no está necesariamente en contradicción con el hecho de que podría haberlo hecho. hecho algo útil o incluso maravilloso en ese entonces, con otra parte más alerta de su cerebro que estaba más en contacto con la realidad, la bondad y la verdad».

Esta funcionalidad es sólo para suscriptores

Suscribete

https://www.abc.es/cultura/george-saunders-cancelacion-lado-positivo-20221124184933-nt.html

https://www.abc.es/cultura/george-saunders-cancelacion-lado-positivo-20221124184933-nt.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *