Grandes mitos desmontados: ¿construyeron esclavos las grandes pirámides de Egipto?

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Una de las estafas piramidales en el campo de los mitos más asentada es la de la construcción de las grandes pirámides de Egipto por parte de una servidumbre esclava. Hollywood tiene un enorme poder de influencia en el imaginario colectivo, y ha colaborado activamente en levantar este «hecho» que el popular arqueólogo Zahi Hawass no duda ya en ridiculizar.

Y aunque las cintas de Hollywood basadas en narraciones históricas (Heródoto viajó a Egipto hacia el año 450 antes de Cristo y su teoría incluía a decenas de miles de esclavos) han hecho creer a mucha gente que los judíos construyeron las pirámides mientras estaban esclavizados, la historia también ha sido tergiversada incluso por los frentes más extravagantes y conspirativos: desde extraterrestres hasta misteriosas civilizaciones antiguas o los masones incluso podrían haber estado detrás de las pirámides. Nada más lejos de la realidad, claro. Y lo del mito esclavo, tampoco.

Vamos a dar una serie de argumentos autorizados para desmontar, una vez más, esta vieja creencia. Para empezar, rememorar las palabras en ABC del egiptólogo español José Miguel Parra, doctor en Historia Antigua. «No eran esclavos. Esta idea puede tener más explicación porque al pensar en el mundo antiguo, nos viene a la cabeza el mundo antiguo griego o romano, que eran sociedades esclavistas. Cuando Heródoto llega a Egipto y ve las pirámides, no puede imaginar otro modo de hacerlas que no fuera con esclavos. No se le ocurre que cuando se construyeron las pirámides éstas eran una necesidad vital desde el punto de vista ideológico, y también económico porque puso en marcha circuitos económicos que una vez en marcha se mantenían a través de construir más pirámides. Ideológicamente era muy importante porque en el Reino Antiguo, que es cuando se construyeron las grandes pirámides de Guiza, solo el faraón llegaba al más allá y con él, sus súbditos conseguían revivir en el más allá también. Por eso todo el mundo tenía interés en que el faraón tuviera su pirámide», explica.

Y sigue: «Sabemos que los trabajadores de las pirámides no eran esclavos, porque tenían suplementos de proteína animal, algo que no era lo normal entonces. Los antiguos egipcios tenían una dieta sobre todo vegetal, comían muy poca carne (solo la nobleza y la familia real) y estaban siempre en el borde de la inanición. Sabemos que había centros de producción en el delta que se dedicaban a abastecer de carne a los trabajadores. Se han encontrado restos de cordero, de buey… Era un buen trabajo construir las pirámides, aunque duro, difícil y peligroso».

Tumbas de los trabajadores

En 1990, se encontraron varias tumbas humildes para trabajadores de pirámides a una distancia sorprendentemente cercana de las tumbas de los faraones. En el interior, los arqueólogos descubrieron todos los bienes necesarios que los obreros necesitarían para navegar hacia el más allá: privilegios que es poco probable que se hayan otorgado a esclavos comunes, explican desde «Discover Magazine».

«Hay un cementerio en Guiza con unas 600 tumbas de trabajadores y al examinar sus restos nos encontramos que tienen las deformaciones en los huesos propias de gente que trabaja trasladando grandes pesos, con la columna machacada, con roturas en los antebrazos y los brazos, pero sabemos que estaban bien tratadosporque esas roturas están bien alineadas. Había gente que sabía de medicina que les entablilló bien las roturas», explica el egiptólogo español sobre esto.

Hace un año, un poco antes de que España entrara en el «modo pandemia», hubo una charla en Madrid enmarcada en la exposición «Tuthankamón: La tumba y sus tesoros» en la que participo el famoso arqueólogo Zahi Hawass. Y volvió a desmentir este tema: «Los constructores de las pirámides no eran esclavos, si lo fuesen, no estarían enterrados al lado de los reyes y las reinas», aseguraba.

Realmente, las pirámides estuvieron muy bien construidas. De hecho, es la única de las siete maravillas del mundo que está en pie. Y las autoridades del país vienen luchando desde hace años contra lo que llaman el «mito» de que los obreros esclavos erigieran las pirámides, ya que según ellos esta idea infravalora la habilidad de los constructores y la sofisticación de la antigua civilización egipcia, algo que argumenta también Hawass en el sentido de que construir pirámides es creativo, no puede producirse un milagro científico y de la ingeniería así desde una naturaleza esclava (también añade que no hay evidencia de que hubiera esclavos durante la era de las construcciones de pirámides; además el papiro encontrado en Wadi Al Jarf refuta esta idea también, en su opinión).

En 2010, arqueólogos egipcios hallaron un grupo de tumbas también junto a las pirámides que corroboraban esta línea, la de que los látigos no castigaron las espaldas de pobres esclavos mientras se construían las faraónicas pirámides. Se trataba de hombres libres. Estas tumbas, de 2,74 metros de profundidad, contenían 12 esqueletos perfectamente conservados. Los huesos fueron encontrados en posición fetal, con la cabeza hacia el oeste y los pies hacia el este, según las antiguas creencias egipcias. En las fosas también había vasijas que alguna vez tuvieron cerveza y pan.

En aquellos días, el ministro de Cultura egipcio, Faruk Hosni, dijo de este hallazgo: «Es uno de los más significativos del último siglo», dando cierto giro a las investigaciones hasta la fecha. «Las tumbas fueron construidas al lado de la pirámide del rey, lo que indica que esta gente no era, de ninguna manera, esclava. No los habrían enterrado de una forma tan honorable si se tratara de esclavos», explicaba Hawass, entonces jefe de la excavación.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/abci-grandes-mitos-desmontados-construyeron-esclavos-grandes-piramides-egipto-202102040106_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-grandes-mitos-desmontados-construyeron-esclavos-grandes-piramides-egipto-202102040106_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *