Hallados decenas de ataúdes intactos de 2.500 años de antigüedad al sur de El Cairo

Un pozo de entierro profundo que contenía más de 14 ataúdes humanos cerrados hace más de 2.500 años ha sido descubierto en el área arqueológica de Saqqara, al sur de El Cairo, donde también se encuentra una de las pirámides más antiguas del mundo, según informó el Ministerio de Turismo y Antigüedades del país.

Este hallazgo se suma al de la semana pasada, cuando misma misión arqueológica egipcia pudo descubrir otro pozo con otros 13 ataúdes, lo que eleva el número de sarcófagos descubiertos a 27, todos ellos cerrados.

Uno de los ataúdes y otros artefactos descubiertos en un antiguo pozo en una necrópolis en Saqqara, al sur de El Cairo, Egipto
Uno de los ataúdes y otros artefactos descubiertos en un antiguo pozo en una necrópolis en Saqqara, al sur de El Cairo, Egipto (TOURISM AND ANTIQUITIES MINISTRY / EFE)

Los estudios iniciales indican que estos féretros están completamente cerrados y no han sido abiertos desde que fueron enterrados y que no son los únicos, informó en un comunicado el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto. Los sarcófagos de madera están ornamentados y cubiertos de jeroglíficos.

Hasta el momento no se ha identificado la identidad y las posiciones en el escalafón social del Antiguo Egipto de los propietarios de estos ataúdes o su número total

Es probable que se encuentren más dentro de los nichos a los lados de los pozos, donde se han encontrado una serie de hallazgos arqueológicos y féretros de madera en su interior.

Hasta el momento no se ha identificado la identidad y las posiciones en el escalafón social del Antiguo Egipto de los propietarios de estos ataúdes o su número total.

Mostafa al-Waziri, el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, observa uno de los ataúdes de 2500 años descubiertos
Mostafa al-Waziri, el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, observa uno de los ataúdes de 2500 años descubiertos (Egyptian Ministry of Antiquities / Reuters)

Saqqara ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En marzo, Egipto reabrió en Saqqara la Pirámide escalonada de Djoser, la primera jamás construida, tras una restauración de 14 años que costó casi 6,6 millones de dólares.

En julio Egipto reanudó los vuelos internacionales y reabrió las principales atracciones turísticas, incluida la Gran Pirámide de Giza, después de meses de cierre debido a la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, a pesar de las reaperturas y de las continuas garantías de seguridad para los turistas internacionales, muchos admiten que la importante temporada de invierno que comienza en octubre va a ser dura, lo que supondrá una mayor presión para la economía del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *