Hallan en el fondo del Mar Báltico una máquina Enigma, el «arma» secreta de los submarinos nazis

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Unos buzos alemanes buscaban en el área de Gelting Bay redes de pesca abandonadas cuando dieron con un hallazgo insólito en el fondo del Mar Báltico: una máquina Enigma, una de las armas que otorgó una ventaja definitiva a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Gracias a su sistema de cifrado, los submarinos del Tercer Reich camparon a sus anchas por los océanos acechando a los convoyes que llevaban armamento, munición, alimentos y un largo etc. desde Estados Unidos hasta Gran Bretaña hasta que Alan Turing y su equipo lograron descifrar el secreto de las transmisiones teutonas.

Los autores del descubrimiento creyeron al principio que habían encontrado una máquina de escribir enredada en una red, pero el arqueólogo submarino Florian Huber rápidamente se dio cuenta de la importancia histórica del hallazgo.

«He hecho muchos descubrimientos emocionantes y extraños en los pasados 20 años. Pero nunca soñé que algún día encontraríamos una de las legendarias máquinas Enigma», ha afirmado Huber a Reuters.

Orden de destrucción

Los especialistas se inclinan a pensar que la pieza fue arrojada desde un sumergible alemán. Antes de la rendición de Alemania en mayo de 1945, las tripulaciones de unos 50 submarinos siguieron una orden de hundir sus propios barcos en Gelting Bay, para evitar entregarlos a los aliados. Destruir dispositivos de encriptación era parte de la orden.

«Sospechamos que este Enigma se fue por la borda en ese momento», ha señalado Huber. En total, los alemanes hundieron más de 200 de sus submarinos en los mares del Norte y del Báltico al final de la Segunda Guerra Mundial.

El dispositivo Enigma, que parece una máquina de escribir, consistía en un teclado y ruedas que codificaban mensajes, aunque no usaba papel y se alimentaba a base de baterías. Sus dos partes principales eran un teclado con las 26 letras del alfabeto (en el que el emisor escribía el mensaje que quería cifrar) y un panel en el que se hallaban también cada uno de los caracteres del abecedario. Cuando el emisor pulsaba una de las teclas, y mediante un complejo mecanismo, la máquina la convertía en otra (la cual aparecía iluminada en el cuadro de luces). El receptor, por su parte, debía tener un aparato similar configurado de igual manera que el primero para que el sistema hiciese el recorrido inverso.

Aunque se fabricaron miles de máquinas, sólo unas pocas han llegado hasta nuestros días, por lo que suelen alcanzar cifras qu ealcanzan los miles de euros en las escasas ocasiones en las que salen a subasta.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/abci-hallan-fondo-mar-baltico-maquina-enigma-arma-secreta-submarinos-nazis-202012041355_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-hallan-fondo-mar-baltico-maquina-enigma-arma-secreta-submarinos-nazis-202012041355_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *