Hay que prohibir el indulto

Si a los toreros les da pereza entrar a matar, como a Rubén Pinar, y a los ganaderos no les importa hacer el ridículo, como…

Si a los toreros les da pereza entrar a matar, como a Rubén Pinar, y a los ganaderos no les importa hacer el ridículo, como a Victorino Martín, y los aficionados no son capaces de analizar lo que están viendo en el ruedo, a los toros no hace falta que los prohíban: ya están muertos. Cada toro que sobrevive injustamente a la suerte suprema es un paso más hacia la abolición. El camino que se recorre lentamente hacia el final de la tauromaquia consiste en ir perdonando la vida a toros que no pasar

Para seguir leyendo, hazte Premium

¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Mensual

 

1€

primer mes

y después 7,99 €

Anual

4 meses gratis

59€

Gratis 1 año de Legálitas Estándar (valorado en 240€)

Descubre qué es Premium

Cancela cuando quieras

Consulta los términos y condiciones del servicio

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *