Huesos de santo

Es Noticia

NacionalSevilla Síguenos en

Mi cuenta

ABCCultura

Mi cuenta

Menú Cultura

Huesos de santo

«Definitivamente debemos aprender a caminar sobre los hombros de nuestros gigantes y a no considerar viejo lo antiguo. Y dejar de ningunear a nuestros ídolos de una santa vez»

Luis Alberto de Cuenca Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Ahora que los huesos de santo han abandonado, junto con los buñuelos, nuestras pastelerías hasta el próximo mes de noviembre, se están buscando con ahínco otros huesos de santo, pero de nuestras letras, ni más ni menos que de don Pedro Calderón. Mira que uno adora a Lope, pero en el teatro del Siglo de Oro no hay otro como Calderón. Cuando buscamos con tanto afán los huesos de uno de nuestros fetiches culturales es que llevamos siglos sin hacer los deberes de honrar a nuestros clásicos, y eso no trae más consecuencias que desunión y caos. Shakespeare, que siempre tuvo ese halo fantasmagórico que tanto encanto e interés le da, está enterrado como Dios manda en su natal Stratford-upon-Avon, donde recibe los honores que se merece. ¿Podremos algún día, si el georradar acaba localizando los restos del autor de «La vida es sueño», rendir el culto debido al gran Calderón? España es un país muy cicatero con sus genios. Está acostumbrado a minusvalorar el legado que dejaron a la humanidad, incluyendo su esqueleto. No me imagino peregrinaciones masivas a la parroquia madrileña de Nuestra Señora de los Dolores, si es que por fin se encuentran los restos.

El apóstol Santiago era el santo patrono de las Españas, y ahora lo descabalgan de su caballo blanco en los blasones que lo honraban y descreen de su presencia numinosa en Clavijo (o donde fuere en que apareció para decidir la batalla), y arramblan con todo lo que huela a mythos, pero sin que el logos lo sustituya, lo que produce un vacío que crece en intensidad hasta hacerse tan unánime al menos como los cisnes de Rubén. Y eso no puede ser bueno para nuestro país, si es que «nuestro» país sigue existiendo. Junto a Calderón, ha habido otros patronos laicos cuyos huesos no acaban de aparecer. Pienso en Cervantes y en la búsqueda infructuosa de sus restos en el convento de las Trinitarias, o en los despojos de Lope, desalojados de su enterramiento en sagrado para ir a parar a la fosa común. No. Definitivamente debemos aprender a caminar sobre los hombros de nuestros gigantes y a no considerar viejo lo antiguo. Y dejar de ningunear a nuestros ídolos de una santa vez.

Ver los comentarios

Antes de continuar

¡Hola, !

Queremos conocerte para poder ofrecerte los contenidos según tus preferencias ¿Podrías respondernos unas breves preguntas?

No te llevará más de un minuto.
¡Gracias por adelantado!

AceptarAhora noQueremos conocerte12

Por favor ¿Nos puedes facilitar tu fecha de nacimiento y género?

Omitir este pasoQueremos conocerte12

Por favor, marca uno o varios temas que sean de tu interés.

Omitir este pasoQueremos conocerte

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas.
Al continuar navegando acepta nuestra Política de Cookies.

ABC Premium

Has superado el límite de sesiones

  • Sólo puedes tener tres sesiones iniciadas a la vez. Hemos cerrado la sesión más antigua para que sigas navegando sin límites en el resto.

Sigue navegando

https://www.abc.es/cultura/abci-luis-alberto-cuenca-huesos-santo-202012200138_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-luis-alberto-cuenca-huesos-santo-202012200138_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *