Juan Gómez-Jurado: “Me divierte más ir con los malos de la película”

Ha pasado poco menos de un año desde que Juan Gómez-Jurado publicó Loba Negra, la segunda parte de Reina Roja, la aclamada saga protagonizada por Antonia Scott, probablemente la mujer más inteligente del mundo, y el agente Jon Gutiérrez. Muy poco tiempo si se tiene en cuenta que este jueves llega a las librerías su nueva y esperada entrega, Rey Blanco, de la mano de Ediciones B. Sin embargo, confiesa el autor a La Vanguardia, “mucha gente me para por la calle asegurándome que el viernes me pedirán un libro nuevo. Y, de verdad, ojalá pudiera hacerlo, pero entonces sería Jeff Bezos”, cuenta entre risas.

Es innegable que el tercer libro de la trilogía era uno de los más esperados, tanto para los lectores como para el sector librero y editorial, en este fatídico 2020. Más allá de sus historias, las cifras avalan al madrileño, que ha logrado vender la friolera de 17.000 ebooks antes de que el propio libro saliera a la venta. Aunque no es algo que vaya diciendo a viva voz pues, admite, “me da vergüenza contarlo. Es algo que no me creo ni yo. Y pese a ello, sigo teniendo muchísimos nervios para ver si va a agradar a los lectores. Por muchos libros que uno publique, creo que nunca se puede estar tranquilo antes de publicar una novela. Es prácticamente imposible”.

Gómez-Jurado ha logrado vender la friolera de 17.000 ebooks antes de que el propio libro saliera a la venta

Son momentos, reconoce, en que “la sensibilidad está a flor de piel […] De hecho, viene desde mucho antes. Confieso que cuando acabé Rey Blanco lloré […] Supongo que es la emoción de culminar con un trabajo, aunque insisto, ‘el final es solo el principio’, y hasta aquí puedo leer”. Lo cierto es que Gómez-Jurado lleva doce años trabajando “mano a mano” con la gran Antonia Scott y, pese a ello, “a veces todavía hoy sigo teniendo quebraderos de cabeza tanto con ella como con Jon. Son personajes complejos y díscolos, especialmente ella. Por ello, cuando me preguntan si soy más de uno o de otro, yo lo que siempre respondo es que de ninguno de los dos, que yo soy de los malos. Sin duda alguna, me divierte más ir con los malos de la película y me resulta mucho más interesante”.

El autor asegura que “desde un inicio tenía muy claro cómo iba a empezar y a acabar las tramas en las que Antonia estuviera involucrada” por lo que “nada es fruto de la improvisación”. Por si es uno de los pocos que todavía hoy no les conoce –se ha vendido más de un millón de ejemplares solo en nuestro país de esta saga– ella es una de las personas más inteligentes del mundo. Brillante y físicamente frágil. Él, en cambio, es un policía vasco, gay y físicamente muy fuerte. No es que esté gordo. “Polos opuestos que están dispuestos a entenderse” y que ahora deben estar más unidos que nunca para enfrentarse al señor White y derrotar al Rey Blanco.

Solidaridad en tiempos de coronavirus

Si una cosa lamenta este año Gómez-Jurado, no es otra cosa que no poder estar cerca de la gente debido a la pandemia de coronavirus. “Yo estoy llevando muy mal esto. A mí me gusta hablar con los lectores y conocerlos, además de que me traigan croquetas, claro”, reconoce alegre, asegurando que un día llegó a contabilizar 68, […] pero ahora ni manjares, ni contacto, ni abrazos ni nada”, lamenta. Por ello, antes esta situación, “he decidido firmar cuatro mil ejemplares de mi nuevo libro. No es lo mismo, pero no quiero que nadie se quede con su dedicatoria”.

Además, el autor se ha solidarizado “con toda aquella gente que lo está pasando mal en estos momentos, no solo en temas de salud, sino que también económicos”. Por eso, anuncia, “todo aquel que no tenga medios para comprar mi libro y desee leerlo, no tiene más que pedírmelo y yo se lo daré. Prefiero mil veces eso que no que se vaya pirateando por ahí. Cuando estés mejor, ya comprarás un ejemplar y lo regalarás a otra persona. Yo confío en la gente y me ha ido muy bien así toda la vida. Yo lo regalo de corazón”.

Otro de los aspectos que le ha obligado a cambiar el coronavirus es su forma de trabajar. “Yo tenía una rutina muy marcada e iba a menudo a escribir al Valle de los Caídos, pero como he dicho más de una vez, por un tema de concentración. Allí es uno de los pocos lugares donde reina el silencio. Pero, claro, ahora no puedo ir y concentrarse en casa no es fácil, y menos con la que está cayendo. Esto me obliga a reconfigurar mi forma de trabajar e intento desarrollar herramientas mentales nuevas. No me queda otro remedio. Y ya me fastidia porque allí me había montado hasta un gimnasio”.

Antonia Scott es el primer personaje literario con un emoji en Twitter

Más allá de por encontrar métodos nuevos, por lo que también lucha Gómez-Jurado es por conseguir algún día que sus historias den el salto al audiovisual. “Yo persisto. Voy a seguir intentándolo, pero no es algo fácil. Vendí los derechos de mi primera novela antes de publicarlo y mira aquí seguimos, sin película. Pero cabe decir que me esfuerzo bastante, no solo en vender derechos sino en hacer algo que sea digno. Una película es el vellocino de oro. Es algo que cuesta, y más todavía si quiero que se ajuste a lo que yo tengo en la cabeza. Aunque tampoco sería un drama si no lo consigo. De los fracasos se aprende mucho”.

Por el momento, se conforma con un mérito no menos importante, el de conseguir que Antonia Scott sea el primer personaje literario con un emoji en Twitter. “No está nada mal que, como mujer cada vez más icónica que es, tenga su propia representación. Van a ser tres meses en los que aparezca su cara cada vez que alguien escriba en la red social #ReinaRoja o #ReyBlanco. No negaré que todo esto me abruma y toda esta magnitud de lo que me está pasando es un poco desbordante. Pero la disfruto día a día, sin duda, y espero saber muy pronto la opinión de los lectores de las nuevas pesquisas de Scott y su inseparable compañero. Estoy realmente impaciente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *