La Biblioteca Nacional expone las grandes joyas de la Astronomía

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

Desde que en 1543 se publicó «Astronomicum Caesareum», el compendio de Petrus Apianus dedicado a Carlos V, y el libro impreso más espectacular del siglo XVI, las estrellas del firmamento nocturno apenas han cambiado. Giran y giran cada noche aunque no nos detengamos casi a verlas. Se trata de una de las joyas de la Biblioteca Nacional, obra maestra de la imprenta con ilustraciones de gran colorido y piezas móviles que siguen funcionando. El mundo alrededor de este prodigioso libro sí ha cambiado, pero los ojos de quienes se asoman a sus páginas, por más que ya no sean los de los césares y cortesanos, sino los de los ciudadanos del siglo XXI siguen mostrando idéntica curiosidad.

Pedro Ducque, la directora de la BNE, Ana Santos, y la comisaria de la muestra, Carmen García Calatayud

La Biblioteca ha reunido en una pequeña muestra, en la antesala del Salón de Lectura, grandes joyas que nos cuentan el progreso de la ciencia astronómica al que asistió la Monarquía Hispánica y que sirvieron entonces para poder hacernos una idea del lugar que ocupaba el mundo y del funcionamiento del universo. Los mitos figuran como adornos maravillosos, dibujos y estampas que representan una tradición milenaria de gentes mirando al cielo, pero por primera vez indican magnitudes de brillo en las estrellas, o indican posiciones para encontrarlas de manera científica. No digamos, además, que en el caso del «Astronomicum Caesareum» las tablas aún funcionan y podemos calcular gracias a ellas todavía la posición o fase lunar o los movimientos de los planetas. Tal vez por ello, el ministro de Ciencia e Innovación (además de astronauta), Pedro Duque, acudió a inaugurarla esta mañana.

La comisaria de la muestra, Carmen García Calatayud, especialista en cartografía, nos orienta en este pequeño cosmos de libros abiertos hacia arriba, dentro de sus vitrinas, como telescopios o como pulmones de un saber antiguo que aún puede aspirarse, aunque con mascarilla en los tiempos del Covid. El libro que está en el centro de la exposición es el trabajo astronómico más importante que se publicó antes de la edición de la obra de Nicolás Copérnico «De Revolutionibus orbium coelestium» (1543).

Entre otras cosas, el magnífico libro de Apiano explica el uso del astrolabio y otros instrumentos utilizados para calcular la posición de los planetas. Para ello el autor recurrió al diseño de discos móviles de papel y coloreados a mano, que crean impresionantes ilustraciones simulando verdaderos astrolabios, siendo el aspecto más llamativo de la obra. La muestra se completa con reproducciones de los discos a todo color del libro en el vestíbulo y escalinata de la Biblioteca Nacional de España.

Todo en esta muestra gira como un universo de papel en torno a la obra principal «Astronomicum Caesareum», verdadero sol libresco, dando a conocer otras obras de Apiano, que aunque menos espectaculares estéticamente, reflejan el pensamiento y las aportaciones de un gran astrónomo y el conocimiento que sobre el Cosmos se tenía en el siglo XVI.

Un momento histórico en el que se inicia la llamada «Revolución científica» y que, a lo largo de dos siglos, originó grandes cambios, entre otros, la modificación de la superficie terrestre y la nueva visión del Universo contribuyendo directamente a la transformación del pensamiento, dominado, hasta ese momento, por las leyes divinas. Se desafió a Dios y a la Iglesia.

Las ideas de Copérnico, Kepler, Galileo o Newton, estan en estos libros que abarcan hasta el siglo XVIII. Junto a todos ellos encontramos el nombre de una astrónoma del siglo XVI, María Cunitz, ensalzada como la mujer más erudita en astronomía desde Hipatia de Alejandría, y autora de un libro Urania propitia que supuso la simplificación de las conocidas Tablas rudolfinas de Kepler proporcionando nuevos datos, corrigiendo errores y ofreciendo una solución más elegante al problema de Kepler sobre el movimiento planetario.

Información práctica

Del 9 de septiembre (a partir de las 14.00h.) al 9 de enero de 2021

De lunes a viernes de 11 a 17:30 h.

Sábados y domingos cerrados

Aforo limitado, máximo: 8 personas. Los pases son cada 15 minutos, tiempo máximo de duración de la visita

Último pase media hora antes del cierre. Entrada gratuita.

Antesala del Salón de Lectura María Moliner (2ª planta)

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/libros/abci-biblioteca-nacional-expone-grandes-joyas-astronomia-202009091431_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/libros/abci-biblioteca-nacional-expone-grandes-joyas-astronomia-202009091431_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *