La Biblioteca Nacional pone fin a la crisis del servicio de limpieza

Esta funcionalidad es sólo para registrados

24/11/2022

Después de dos meses sin cobrar, los trabajadores de la limpieza de la Biblioteca Nacional de España (BNE) ven luz al final del túnel. DLR, la empresa encargada de prestar este servicio, ha manifestado a la gerencia de la BNE su voluntad de resolver de manera amistosa la crisis y que sea otra compañía la que se encargue de la limpieza. Así se lo ha comunicado la dirección a los trabajadores. Con este principio de acuerdo, la treintena de afectados por el impago de nóminas conseguirá lo que vienen reclamando desde hace tres semanas, cuando empezaron a concentrarse en días alternos frente a la sede de Recoletos: que sea otra empresa la adjudicataria y puedan cobrar así de manera regular.

Fuentes de la BNE informaron a ABC de que el contratista ha aceptado la resolución pacífica del expediente, y «esto permite resolver el expediente en un tiempo aproximado de dos meses». Una vez resuelto, será la empresa pública Tragsa la que asuma la limpieza de la BNE y se subrogue a los trabajadores hasta que se adjudique el nuevo expediente de contratación de limpieza. La concesión a DLR, adjudicada en un concurso público por 1,4 millones de euros para dos años, expiraba en junio de 2023. Desde la compañía, han indicado a este diario que su voluntad es una «salida pactada y ordenada» y que sea otra compañía la que se encargue del servicio. «Lo hacemos por el bien de los trabajadores», apunta DLR, que en estos momentos adeuda los meses de septiembre y octubre. La nómina de agosto la pagaron el pasado día 8, justo el día que ABC informó de esta problemática.

La BNE ha defendido en todo momento que ha pagado «en tiempo y forma cada una de las facturas del servicio de limpieza» y, para evitar que se siguieran acumulando impagos, inició los «trámites administrativos» para buscar una solución: «A la empresa contratista se le notificó hace tiempo el inicio de los trámites para resolver el contrato vigente a causa del impago de las nóminas y para que pudieran formular alegaciones». Este proceso iba a dilucidarse en el Consejo de Estado, pero antes de que este organismo se pronunciara DLR ha propuesto una «solución amistosa». DLR había justificado el impago de las nóminas que la administración no les estaba ingresando las partidas en una cuenta distinta de la fijada inicialmente. Pero la Abogacía del Estado no dio el visto bueno a este cambio de cuenta, con lo que el problema se enquistó.

Las 37 familias que estaban sufriendo los impagos hoy respiran aliviadas. El lunes 28 era el último día de paro que habían convocado, y después, los trabajadores de la limpieza estaban decididos a convocar una huelga indefinida. Según relatan los trabajadores, la situación se había vuelto insostenible para muchos de ellos, que podían comer gracias a la solidaridad del personal de la biblioteca y estaban teniendo serios problemas para pagar los alquileres. Ya en 2017 sufrieron un problema similar, pero entonces la empresa adjudicataria entró en concurso de acreedores y se pudo resolver con más celeridad. También entonces fue Tragsa la empresa que se hizo cargo del servicio.

Esta funcionalidad es sólo para suscriptores

Suscribete

https://www.abc.es/cultura/biblioteca-nacional-pone-crisis-servicio-limpieza-20221124142045-nt.html

https://www.abc.es/cultura/biblioteca-nacional-pone-crisis-servicio-limpieza-20221124142045-nt.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *