La bronca entre PSOE y Podemos que paraliza las ayudas urgentes al sector cultural

Actualizado: Guardar

Enviar noticia por correo electrónico

El sector de la cultura, que vive del público en su mayor parte, se desangra con los cierres y aforos mínimos de la pandemia, pero las ayudas a la cultura prometidas por el Gobierno –tramitadas con carácter de urgencia como ley tras el Real Decreto 17/2020 que llegó con retraso en mayo pasado– se han estancado en el Congreso de los Diputados, cuatro meses después, por una bronca entre los socios del gobierno de coalición. Y están paralizadas, ante la mirada «atónita» del sector.

El desgaste para el PSOE ya es una evidencia, puesto que las industrias culturales han sido tradicionalmente un sector próximo a los socialistas y estratégico para la izquierda, pero ahora ven que PSOE y Unidas Podemos no han sabido evitar un choque que se traduce en un nuevo aplazamiento del periodo de enmiendas «para tapar su fuerte desencuentro», tal y como denunció ayer el PP. Aplazada ya en varias ocasiones (el 17 de junio y el 7 de julio pasados), la Mesa del Congreso acordó ayer por la mañana volver a pausar hasta el día 30 de septiembre la aceptación de enmiendas, después de cuatro meses de parón. ¿Es esto una tramitación urgente para un problema acuciante?, se pregunta el sector.

¿Sobreactúa Podemos?

El motivo, según ha podido saber ABC de fuentes políticas, es que Unidas Podemos (UP) se ha indignado porque su socio de Gobierno no ha contado con miembros de dicha formación para la negociación con el Ministerio de Hacienda de algunas de las medidas propuestas y le entregó las enmiendas con menos de 24 horas para su aprobación. Los de UP negaron su firma con tal alarde que todos interpretan un «castigo» del socio del PSOE.

Los socialistas, por su parte, declaran que ha habido «un desajuste cronológico» que impidió a los socios «alcanzar la valoración de algún ministerio para sus enmiendas» y que «no debería haber más retrasos», según comenta a ABC Marc Lamúa, el portavoz socialista de Cultura en el Congreso. En su Grupo recuerdan que el Real Decreto citado está vigente y en marcha y que esta tramitación urgente de la ley es para mejoras que pronto estarán en marcha.

El PSOE niega que haya grandes desacuerdos y consideran que no existe ni una sola enmienda que puedan pactar entre ambos grupos en los próximos días. Y «lo que no alcancemos podría implementarse en los presupuetos», añade Lamúa.

Videojuegos, tauromaquia…

Pero también hay otros asuntos de fondo. Algunas enmiendas enfrentan a los dos partidos coaligados en el Gobierno (pero no siempre coordinados): las posibles rebajas del impuesto de sociedades no son del agrado de Podemos, en coherencia con su credo económico, según las citadas fuentes. Hacienda se había negado en banda, pero al parece se estaba negociando solo con el grupo socialista.

Tampoco lo son las medidas antipiratería porque los de Pablo Iglesias propugnan todavía un acceso gratuito a los contenidos sin ahondar en el valor de los derechos de autor, algo que en el sector contemplan como la ruina. Por supuesto quieren dejar fuera de las ayudas a la tauromaquia, cuyos más necesitados profesionales ya fueron ignorados en el decreto 8/2020 de medidas económicas urgentes frente a la Covid-19.

El caso es que la Junta de Portavoces había decidido ayer mismo no prorrogar el periodo de enmiendas, pero la negativa de Podemos forzó un nuevo plazo. La mayoría de PSOE-Podemos en la Mesa del Congreso tiene paralizadas otras iniciativas de política cultural en un momento en el que hay que tratar de transposición de directivas europeas, abordar el borradores de audiovisual o dar forma al Estatuto del Artista, en el que la colación gubernamental también discrepa.

Por lo pronto, el nuevo aplazamiento deja sin oxígeno a las salas de cine, que no podrán acudir a las ayudas prometidas en el Real Decreto 17 /2020 porque con las salas cerradas no han podido cumplir la cuota de cine europeo. Para completar el destrozo hay que recordar que la industria de los videojuegos, la más importante por facturación y con más crecimiento potencial –si recibe la protección del Gobierno– ha sido excluida del mismo decreto, a pesar de las promesas de los socialistas de corregir la situación. El ministro José Manuel Rodríguez Uribes prometió incluirlos en tres ocasiones, extendiendo al videojuego las deducciones fiscales del audiovisual y la música en directo como mantienen los países europeos, pero su capacidad de influir en Hacienda ha sido insuficiente a este respecto, ni siquiera invocando la retórica siempre favorable a la «Transición Digital» de Pedro Sánchez.

Uribes, en la picota

Según diversas fuentes consultadas este conflicto coloca al ministro en una muy débil posición frente al partido. De hecho ya se habla de algún roce con Adriana Lastra y Rafael Simancas por lo que en el sector, y también en el PP, denominan «la incomparecencia de Rodríguez Uribes». En el PSOE no ven con buenos ojos el largo desencuentro con un sector siempre cercano.

Desde el PP, que ya ha presentado 47 enmiendas a la ley de ayudas, se ha denunciado esta deriva, porque además les resulta inadmisible que todo lo que tiene que ver con la cultura esté paralizado por una bronca interna en el seno de los partidos del Gobierno: «Hemos pedido dos comparecencias del ministro Rodríguez Uribes, que no se han atendido. No se ha convocado la Comisión de Cultura todavía y ni siquiera responden desde la Mesa del Congreso», afirma Sol Cruz-Guzmán, la portavoz de Cultura del Grupo Popular en el Congreso.

«Las peleas internas entre PSOE y Podemos no pueden retrasar más tiempo la tramitación del Proyecto de Ley de ayudas al sector cultural», ha asegurado la diputada popular, que ha recordado que «miles de músicos y empresas audiovisuales ya se manifestaron el pasado 17 de septiembre para pedir celeridad ante la crítica situación que están viviendo».

«El ministro de Cultura sigue desaparecido», ha denunciado también Cruz-Guzmán, razón por la cual «hemos pedido su comparecencia en Comisión», aunque «ni siquiera ha contestado», afirma.

«Atónitos»

El problema aflora en un momento decisivo, cuando arrecia la crisis económica que azota al sector y se agrava por momentos con la segunda oleada de la pandemia. Las industrias culturales lamentan esta complicación de los equilibrios políticos que nada tiene que ver con problemas reales: «Estamos atónitos ante un PSOE que escurre el bulto de lo que tiene que hacer. Está siendo una muy mala experiencia y la evidencia de que la naturaleza de esta coalición es propia de un gobierno Frankenstein, incluso para cosas urgentes de un sector que está pasándolo muy mal. No se trata de dinero, sino de medidas que permitan salvar empleos. Falta un plan específico que dé impulso a un sector casi quebrado», añaden.

Ver los comentarios

https://www.abc.es/cultura/abci-bronca-entre-psoe-y-podemos-paraliza-ayudas-urgentes-sector-cultural-202009240047_noticia.html

https://www.abc.es/cultura/abci-bronca-entre-psoe-y-podemos-paraliza-ayudas-urgentes-sector-cultural-202009240047_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *