La economía de mercado en la Antigua Grecia que pone en duda las teorías de Marx y Weber

Para hablar de Karl Marx y Max Weber no hace falta presentación. El filósofo, economista y militante comunista alemán fue, junto con Friedrich Engels, el padre del socialismo y el marxismo. Por su parte, el también germano Weber es uno de los padres de la sociología, además de historiador y especialista en economía.

Ambos compartían la idea de que la “economía de mercado” era un concepto moderno. Argumentaban que, a pesar de que los mercados ya existían en la antigüedad, las economías que estructuran su producción y distribución en base a las leyes de la oferta y la demanda eran un invento mucho más reciente, desarrollada especialmente en el siglo XIX coincidiendo con el auge de la Revolución Industrial.

Teoría económica

Marx y Weber entendían que las economías basadas en las leyes de la oferta y la demanda eran un invento reciente

Los hallazgos realizados por una serie de investigadores del Instituto Max Planck parecen, sin embargo, poner en duda las teorías de Marx y Weber. Los científicos han analizado los núcleos de sedimentos de seis sitios en el sur de Grecia y han descubierto un patrón en el polen de cereales, olivos y vid que indican cambios estructurales en la producción agrícola entre el año 1000 a.C. y el 600 después de Cristo, según detallan en un artículo publicado en la revista The Economic Journal .

Este equipo de especialistas, liderado por Adam Izdebski, asegura que en la Antigua Grecia ya había una economía de mercado caracterizada por una producción agrícola integrada y una importante expansión del comercio.

Una muestra de polen
Una muestra de polen (The Economic Journal)

La palinología, el estudio de los restos de polen extraídos de los sedimentos con núcleos, les ha permitido estudiar 115 conjuntos de polen para medir el cambio del paisaje. Así observaron una disminución en el polen de los cereales, un alimento básico de la dieta griega antigua, durante un período de aparente crecimiento de la población.

Esta reducción se produjo al mismo tiempo que el aumento en la proporción de polen de olivos y de vid. Los investigadores argumentan que los datos de polen del sur de Grecia revelan una economía de exportación basada en cultivos comerciales desde el período Arcaico, principalmente a través del cultivo de olivos.

Desde el periodo Arcaico

Los datos de polen del sur de Grecia revelan una economía de exportación basada en cultivos comerciales

La evidencia arqueológica de estos períodos documenta el movimiento de mercancías, pero los datos sobre una posible integración del mercado y los cambios estructurales en la producción agrícola han sido muy limitados. “Los registros de polen son una nueva fuente de datos cuantitativos en la historia económica antigua”, señala Adam Izdebski.

Primero, los expertos observaron una disminución en el polen de los paisajes no cultivados que se corresponde con cada aumento en el número de asentamientos. Luego buscaron evidencia de una mayor actividad comercial en los naufragios del Mediterráneo, que se utilizan de forma rutinaria para estimar el comercio marítimo y la actividad económica en general. Ambas fuentes sugieren un auge económico en los siglos I y II d.C., un declive en los siglos IV y V, y un auge menor en el siglo VI.

La economía de mercado ya existía en la Antigua Grecia. Los números señalan los sitios estudiados
La economía de mercado ya existía en la Antigua Grecia. Los números señalan los sitios estudiados (The Economic Journal)

Finalmente, examinaron las tendencias en la presencia de prensas de aceite y vino a gran escala en el Mediterráneo. Estas máquinas, aunque no se encuentren en Grecia, indica un patrón de amplios movimientos económicos en la región y los incentivos cambiantes para la producción de grandes cantidades de aceite de oliva y vino.

“Presentamos evidencia de que había una economía de mercado en la antigua Grecia y una importante expansión comercial varios siglos antes de la conquista romana”, concluyen los autores del artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *